bolsas y mercados

La apuesta por los mercados emergentes, de la mano de la diferenciación

El experto de Jupiter Am, Alejandro Arévalo, apuesta por una recuperación mundial de cara al año que viene, especialmente en los mercados emergentes.

21 DE diciembre DE 2020. 22:51H Alejandra Gómez

61ca929fadbc002e19ac3c51a974cf45.jpg

Los expertos y el panorama macroeconómico nos muestra el camino bastante abierto a la hora de acomodar las carteras hacia los mercados emergentes de cara al 2021. Eso sí, parece que habrá que estudiar cada caso y hacer los deberes, pues dentro de esta amplia clasificación, hemos de acertar a la hora de apostar por uno u otro. 

Según Alejandro Arévalo, experto en deuda de mercados emergentes en Jupiter AM, estamos ante “el momento ideal para asignar deuda de mercados emergentes, aunque la diferenciación sigue siendo esencial”

Y es que 2021, que va a volver inevitablemente a estar marcado por la pandemia de Covid-19, son muchos los inversores que comparten la visión de que, tras la distribución eficaz de la vacuna, “se espera observar una intensa y amplia recuperación mundial, especialmente importante para los mercados emergentes, que carecen de la capacidad de prestar y emitir dinero de la que sí disfrutan la mayoría de los países desarrollados”, explica. 

Además, Arévalo expresa que la flexibilidad política, monetaria y los paquetes de estímulos fiscales a los que estamos asistiendo son cruciales para los mercados emergentes y los de materias primas. 

La administración Biden, con la mirada puesta en los mercados emergentes

Por supuesto en este juego geopolítico también tendrá mucho que ver la nueva administración de los demócratas de Joe Biden, por lo que, tal y como expresa el experto, “Prevemos un giro continuo de Estados Unidos hacia los mercados emergentes, en los que las valoraciones son mucho más económicas y los rendimientos son muy superiores. Además, es probable que la administración Biden en Estados Unidos impulse la confianza en los mercados emergentes, ya que se espera una política de exteriores menos agresiva y más predecible, basada en un enfoque multilateral que respalde el comercio mundial y los flujos de inversión internacionales”. 

La solidez del dólar se espera también que continue a la baja, y ante la amplia posibilidad de que la Fed siga con su posición débil, las condiciones para los deudores de los mercados emergentes se van a facilitar aún más. 

Vientos favorables para los mercados emergentes desde el entorno macro

“Aunque no hay duda de que algunos mercados emergentes han recibido un duro golpe con la pandemia, otros países han demostrado una resiliencia extraordinaria”, introduce Arévalo para después añadir: “Si la historia se repitiera, cabría esperar que una pandemia diera lugar a una posible crisis de deuda y que cundiera el pánico entre los inversores. No obstante, a pesar de breves episodios de volatilidad, el optimismo de los inversores se ha mantenido considerablemente elevado desde marzo”. 

Algo que, según el experto es debido en parte a que las principales economías de los países emergentes han aprendido de su pasado, lo que denomina su “pecado original” y que consistía en tener la mayor parte de su financiación en dólares estadounidenses, que generada una gran disparidad entre el activo y el pasivo y les llevaba a la imposibilidad de hacer frente a los pagos en diversas ocasiones. “En la actualidad, y gracias a un mercado local mucho más potente, financian la mayoría de sus necesidades con sus propias divisas”, considera. 

Por otra parte, otro de los factores que ha ayudado a conservar el optimismo de los inversores hacia estos mercados, ha sido la reactivación de los datos económicos de los mercados emergentes, con algunos indicadores económicos de regiones como China o América Latina al alza y con el progreso de aquellas reformas que se había paralizado. 

La importancia de la diferenciación entre mercados emergentes 

“Tras la incertidumbre de las elecciones estadounidenses y con la inminente distribución de la vacuna contra el Covid-19, consideramos que es un buen momento para aumentar la exposición en deuda de mercados emergentes. Tras las elevadas inversiones de principios de año, ya se aprecia una rentabilidad monetaria en la clase de activos, y numerosos estudios de mercado indican que los inversores esperan un aumento en sus asignaciones de deuda de mercados emergentes en 2021”, consideran desde Jupiter Am. 

Arévalo insiste en que, a pesar de estar muy infrarrepresentadas en todo el mundo, la clase de activos por valor de 23 billones de dólares es un aspecto “cada vez más importante en las carteras de los inversores”, debido a que más del 90 % del universo de renta fija ofrece una rentabilidad inferior al 3 %, “por lo que la deuda de mercados emergentes es una de las pocas opciones para que los inversores consigan una rentabilidad aceptable. Esperamos que las asignaciones sigan al alza”. 

De esta manera, la insistencia sobre la diferenciación de los mercados emergentes se hace indispensable, así como aportar flexibilidad y amplitud a las carteras. “Si se adopta un enfoque flexible y activo, podremos dar respuesta a la nueva información disponible y aprovechar las oportunidades de venta indiscriminada cuando se presenten, además de gestionar las pérdidas”, comenta el experto. 

Eso sí, aunque se espera esa volatilidad a corto plazo, “creemos que el entorno macroeconómico es también favorable y nuestra investigación en los aspectos básicos nos ayudará a identificar los agentes soberanos y empresariales con mayor potencial a largo plazo”, aclaran. 

Monex Europe: "En Jackson Hole podremos ver las primeras pinceladas del tappering"