bolsas y mercados

La emisión de bonos verdes en los mercados emergentes ascendió a 40.000 millones de dólares en 2020

El el informe de 'Bonos Verdes de Mercados Emergentes 2020' de Amundi ha indicado también que esta emisión alcanzará los 100.000 millones de dólares para el año 2023

27 DE abril DE 2021. 14:36H Funds&Markets

4294dc2ec3dbd5ec73d1f3aa4fc60cda.jpg

La emisión de bonos verdes de mercados emergentes alcanzará los 100.000 millones de dólares en el año 2023. Así lo afirma el informe de Bonos Verdes de Mercados Emergentes 2020. 

De esta manera Amundi, la mayor gestora de activos europea, e IFC, miembro del Grupo del Banco Mundial, se ha hecho eco de la tercera edición de este informe, cuyos resultados son de vital importancia para el sector. 

Y es que entre sus principales conclusiones se destaca que a pesar del impacto de la Covid-19, la emisión de bonos verdes ascendió a 40.000 millones de dólares en los mercados emergentes durante el 2020.

“Asia Oriental y el Pacífico acapararon la mayor parte de las emisiones de bonos verdes de mercados emergentes, con un 76%. En 2020, China siguió siendo el mayor emisor de bonos verdes de mercados emergentes, a pesar de una caída en la emisión, desde más de 30.000 millones de dólares en años anteriores a 18.000 millones, debido a la crisis de COVID-19 y a un impulso gubernamental para emitir bonos relacionados con la pandemia. Más de la mitad de las emisiones de China se produjeron en la segunda mitad del año, lo que indica un repunte del mercado de bonos verdes”, explican y añaden que fuera de China, la emisión de bonos verdes de mercados emergentes aumentó un 21% en 2020, hasta alcanzar los 22.000 millones de dólares, "lo que representa un crecimiento más rápido que el aumento del 17% de la emisión global de bonos verdes. Entre los mayores emisores emergentes se encuentran Chile, Brasil e Indonesia, y siete emisores debutantes que incluyen a Egipto, Kazajistán y Arabia Saudí”. 

Por otro lado, el estudio también hace hincapié en que se espera que la emisión de los bonos verdes en estos mercados alcance nada menos que los 100.000 millones de dólares para el año 2023, una cifra respaldada por los fundamentales del mercado. 

"A través de esta asociación única e innovadora con IFC, Amundi mantiene su compromiso con el desarrollo del mercado de bonos verdes en los países emergentes a través de notables esfuerzos y un compromiso sólido con diferentes participantes del mercado para impulsar tanto la oferta como la demanda de bonos verdes. Los mercados financieros están llamados a desempeñar un papel clave en el apoyo a los proyectos sostenibles y las perspectivas de emisión de bonos verdes en los mercados emergentes siguen siendo sólidas, y se espera que la emisión alcance los 100.000 millones de dólares en los próximos tres años”, declara Yerlan Syzdykov, Director Global de mercados emergentes de Amundi.

Además, es importante señalar que desde el año 2012, han sido hasta 43 los mercados emergentes que han emitido bonos verdes, hasta alcanzar los 226.000 millones de dólares en emisiones. 

“"El sólido apetito de los inversores y los entornos políticos cada vez más favorables seguirán apoyando el crecimiento de los mercados de bonos verdes en los mercados emergentes. Esto es ahora de vital importancia, ya que la inversión para el desarrollo sostenible resulta urgentemente necesaria para atenuar las consecuencias sociales y económicas profundamente negativas de la pandemia. Esto es especialmente cierto en lo que respecta al daño causado a los esfuerzos para reducir la pobreza mundial, donde ahora se necesitarán varios años más para recuperar el terreno perdido debido a la pandemia de COVID-19”, apunta Jean Pierre Lacombe, Director de Global Macro & Market Research de IFC.

Unas perspectivas de futuro positivas para los bonos verdes

Pero a pesar de estos buenos números, lo cierto es que todo parece indicar que el potencial de futuro de los bonos verdes en los mercados emergentes, siguen siendo muy alentadores. 

Factores como los compromisos con el impulso de la emisión de bonos verdes y el desarrollo del mercado de capitales en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, los avalan. 

Desde el documento insisten en que se necesitan políticas financieras sostenibles y marcos normativos adecuados para fomentar los flujos de capital hacia proyectos y sectores verdes. "Una serie de iniciativas mundiales podrían movilizar aún más el desarrollo del mercado de bonos verdes de los mercados emergentes y abordar los retos de la fiabilidad y comparabilidad de los datos para los inversores institucionales”, aclaran. 

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"