bolsas-y-mercados

La japonetización de Europa

Europa y los bajos tipos de interés se asemejan cada vez más al contexto económico que vive japón desde hace lustros.

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Funds & Markets

shutterstock-1106269265_41-169230_20190621171439.jpg

Europa experimenta una serie de problemas a largo plazo: envejecimiento de la población, elevados compromisos en materia de pensiones y tipos de interés persistentemente bajos. Japón se ha enfrentado a esos mismos problemas durante un período de tiempo mucho más largo y ha elaborado una serie de soluciones. Esto también podría ayudar a Europa a salir de su apuro.

La política económica Abenomics, que lleva el nombre del Primer Ministro Shinzo Abe, consiste esencialmente en tres flechas diseñadas para asegurar la generación de un crecimiento económico sostenible en el futuro a pesar de los desafíos económicos mencionados. Las flechas incluyen el estímulo fiscal con medidas de recuperación económica, una política monetaria ultraliberal y reformas estructurales. “En Japón, la política monetaria ultra liberal ha financiado los paquetes de estímulo económico del gobierno de más de 230.000 millones de euros en infraestructuras como carreteras, puentes y protección contra terremotos. Los recortes fiscales para las empresas -especialmente para las tecnológicas - también sirven para impulsar la economía. El Nikkei, el principal índice de la bolsa japonesa, ha aumentado significativamente en los últimos años. El desempleo está en su nivel más bajo en 25 años y las inversiones directas de Japón en el extranjero superan incluso a las de los chinos.”, señala Patrick Vogel, gestor de MainFirst Absolute Return Multi Asset.

“El enfoque de Abe también podría ayudar a Europa a ganar un nuevo impulso. Japón y Europa tienen características demográficas y económicas similares. La población de Japón ha estado disminuyendo durante 20 años. Al igual que Europa, Japón no promueve la inmigración para compensar los déficits resultantes en la economía de mercado. En la actualidad, las economías de la Unión Europea y Japón ganan más que la mayoría de los demás países, como puede verse en el PIB per cápita.”, destaca el experto..

Un flujo de dinero continuo y los bajos tipos de interés japoneses asociados podrían ayudar a los Estados periféricos, en particular, a saldar sus deudas. Esto crearía de nuevo un mayor potencial de crecimiento económico. El objetivo es que el crecimiento económico sea superior a la inflación, de modo que la situación real de los activos pueda volver a aumentar y el poder adquisitivo también pueda crecer con más fuerza. Al igual que Japón, el Banco Central Europeo (BCE) también podría mantener una gran proporción de bonos del Estado -el Banco de Japón posee poco menos de la mitad de los bonos del Estado japoneses en circulación-.

“Los paquetes de estímulo económico financiados mediante créditos son una segunda medida que podría ayudar a impulsar la economía europea. El objetivo del "cero negro" (superávit), especialmente en Alemania, no aporta ningún valor añadido en un entorno de bajo crecimiento o recesión. Por el contrario, el futuro debe ser asegurado a través de un apoyo específico. Las medidas para ampliar la infraestructura son importantes en este sentido: la infraestructura digital de Europa va a la zaga de muchos países. Hay una necesidad urgente de actuar en este sentido, especialmente en la transición al 5G, para que Europa no se quede a la cola.”, comenta Vogel.

La tercera medida, que menciona el gestor de MainFirst Absolute Return Multi Asset, tiene que ver con las reformas estructurales, ya que podrían proporcionar un apoyo adicional y un nuevo impulso positivo. Además de reformar las pensiones en muchos países para reducir las obligaciones a largo plazo, la educación debería volver a ocupar el primer plano, especialmente la educación permanente en el ámbito de la digitalización. Las reformas destinadas a incentivar fiscalmente a las industrias de futuro, especialmente en nuevos campos como la inteligencia artificial, también podrían impulsar el crecimiento.

“Europa tiene el potencial y las oportunidades para seguir siendo grande y avanzar. Para ello, sin embargo, tiene que alejarse de las formas de pensar anticuadas, llenar la aljaba de flechas de forma proactiva, innovadora y valiente y colocar el arco para poder disparar las flechas en el centro de la diana.”, concluye Patrick Vogel.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"