bolsas y mercados

La presión inflacionista y la subida de la luz impacta en las empresas: la clave del largo plazo

Los expertos consideran que hay que pensar a largo plazo a la hora de invertir, pues la subida de los precios en energías y commodities se mantendrá en el tiempo

14 DE diciembre DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

La inflación marca en estos momentos la tendencia de mercado en plena recuperación post-covid. Así, y alcanzando cifras que no veíamos en décadas, el viernes pasado conocimos que los precios al consumo en EEUU para el mes de habían aumentado un 6,8% anual y un 0,8% mensual. 

Las razones, que marcan también la subida de los precios en Europa son claras. Según según Ana Otalvaro, portfolio manager en AXA IM, debemos mirar hacia “los problemas en la cadena de suministro, especialmente en el sector automotriz, la vivienda y el aumento en la demanda de los consumidores”, para explicar esta gran subida. 

Y es que precisamente ha sido la subida de los precios de la energía y las materias primas, como por ejemplo hemos visto este fin de semana como el precio de la luz ha marcado un nuevo récord en España, los que están ejerciendo gran presión en las empresas y los negocios.

La preocupación ya existente por la desaceleración de la economía se ha intensificado recientemente por el aumento dinámico de los precios del petróleo y el gas. Muchas empresas deben gestionar un aumento de los precios de las materias primas, mayores costes logísticos e incluso mayores costes laborales Los problemas en las cadenas de suministro provocan mayores tiempos de espera y escasez de productos preliminares”, explica Nils Bosse Parra, gestor de fondos ODDO BHF Polaris Dynamic y ODDO BHF TRUST, y añade a continuación: “Las empresas de alta calidad pueden subir los precios sin reducir simultáneamente la demanda de sus productos, porque sus clientes están dispuestos a pagar precios más altos por sus productos o servicios”. 

Grandes ejemplos de grandes empresas

Tan mala pasada les están jugando esta crisis inflacionista a las empresas, con sus aumentos de precios de materias primas y energías, que por ejemplo, y tal y como señala Bosse Parra, Assa Abloy, líder mundial en soluciones de entrada, ha registrado un crecimiento orgánico de 7 puntos este trimestre, de los cuales 4 proceden de aumentos de precios. 

“El mayor reto en el ámbito operativo es la visibilidad de algunos de los componentes que deben pedir. Normalmente, tenían una visibilidad de seis meses o más. Ahora sólo tienen una visibilidad en la cadena de suministro de seis semanas. Se trata de una gran diferencia”, explica aunque añade que Assa Abloy tiene la ventaja de que puede volver a subir los precios el año que viene si es necesario. “Deberían ser capaces de compensar totalmente la inflación de los materiales. La capacidad de subir los precios es muy importante si una empresa quiere mantener estable su margen de explotación”, insiste el experto en sus declaraciones. 

De hecho, el entendido destaca también que la gran Nestlé también subió sus precios en el último trimestre. “También tuvo que hacer frente a la inflación de los costes de los insumo y a las limitaciones de la cadena de suministro. Nestlé aumentó los precios de forma responsable, manteniendo un fuerte crecimiento”, aclara. 

Sin embargo, el experto recalca que aunque este panorama tienda a extenderse en el tiempo y a largo plazo tengamos que tener en cuenta este aumento en el precio de las energías y los commodities, hay acciones de las carteras que ofrecen oportunidades a largo plazo. 

“Las instalaciones comerciales y los edificios industriales y públicos consumen más del 60% de la electricidad mundial y producen más de la mitad de las emisiones globales de carbono. La mayoría de los edificios no son eficientes desde el punto de vista energético, lo que representa un enorme potencial de descarbonización y mayor sostenibilidad y posibilidades de ahorro de costes energéticos. La digitalización de la energía ayuda al personal de gestión y mantenimiento de las instalaciones a evaluar el uso de la energía, a gestionar los costes energéticos y a utilizar menos energía”, considera Nils Bosse Parra, poniendo como ejemplo Schneider Electric. 

Satya Nadella, presidente y director general de Microsoft, dijo recientemente: "La tecnología digital es una fuerza deflacionaria en una economía inflacionaria Las empresas, grandes y pequeñas, pueden mejorar la productividad y la asequibilidad de sus productos y servicios mediante el desarrollo de la intensidad tecnológica”. Las ofertas en la nube, por ejemplo, están ayudando a las empresas a reducir costes y a navegar en una época de transición y cambio. Las empresas que ofrecen este tipo de servicios abren oportunidades de inversión a largo plazo.


La inflación en EEUU continúa al alza: claves y consecuencias para los mercados y Fed


Las claves de mercado para entender por qué se ha disparado el gas


Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"