bolsas y mercados

La recuperación no llegará hasta 2022

Los analistas y expertos esperan fuertes caídas del PIB en 2020 y fuertes aumentos en 2021. Aun así, el escenario que barajan es que en la Eurozona no llegará la recuperación hasta 2022 y, en España, podría retrasarse hasta 2023.

01 DE junio DE 2020. 08:00H Patricia Malagón

2fe732b825591be68bff8af4de5eac93.jpg

La economía está inserta en una recesión. Esa es la conclusión a la que apuntan todos los análisis publicados en las últimas semanas por los diferentes bancos, gestoras y demás organismos internacionales. Una vez asumido esto, cabe preguntarse cómo de profunda y grave será esa recesión. Desde PIMCO aseguran que el mundo puede enfrentarse a “la recesión más profunda y la más corta de la era moderna”.

Lo cierto es que hacer pronósticos es arriesgado porque dependerá de cuánto tiempo dure el confinamiento. Una cuarentena que durase dos meses (como en China), con el 90% de la población cumpliendo y reduciendo el consumo en un 70%, “provocaría unos efectos en el crecimiento del -5% (trimestral). Esto se traduciría en que el crecimiento de 2020 en Estados Unidos fuese del -2,9% y el de la Eurozona del -3,6% (interanual)”, explica Salman Baig, gestor de Unigestion. De acuerdo con el escenario central de la gestora, 2020 debería ver "la primera recesión global desde la Gran Crisis Financiera".

Las previsiones publicadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) son bastante desbastadoras ya que asegura que el PIB retrocederá un 3% en el conjunto del año. Si esto finalmente se cumple, estaríamos ante la mayor contracción mundial desde la Gran Depresión de 1929. Lo más preocupante del informe es que no considera que se recuperen los niveles de PIB en las economías desarrolladas hasta 2022.

Eurozona

Aunque la recesión es global, no todas las regiones van a notar de igual manera el desplome del PIB. Gilles Moëc, Chief Group Economist en Axa IM, subraya que “el impacto de los confinamientos en la actividad es profundo y probablemente durará más de lo esperado inicialmente”. Esto ha llevado a Axa IM a anticipar que “el PIB de la eurozona se contraerá un 4,6% en el promedio anual de 2020”. Esta contracción tendrá un impacto automático en los déficits públicos. “Sin ni siquiera contar con los planes de estímulos fiscales discrecionales ofrecidos por los Gobiernos esto implicaría un automáticamente elevar los déficits de la eurozona a un promedio del 2,6% del PIB, frente a la proyección inicial de la Comisión Europea, que era del 0,9%”, añade el experto de Axa IM.

En España los pronósticos son todavía peores, según el Banco de España el peor de los escenarios supondría una contracción del PIB de un 13,6%, o lo que es lo mismo de 170.000 millones de euros. El FMI, por su parte, señala que la economía española retrocedería un 8% en 2020, algo que también cuadra con las previsiones de la agencia de ratings Scope Ratings. “Esperamos que España caiga en una profunda recesión, con un crecimiento que se contraerá alrededor del 8% del PIB este año, seguido de un fuerte rebote en 2021, suponiendo que haya una recuperación gradual en la actividad económica a partir del segundo semestre de 2020”, comentan Alvise Lennkh y Giulia Branz, analistas de Scope.

Estados Unidos

En Estados Unidos, las cifras tampoco son positivas. El sector privado registró en abril un desplome sin precedentes como consecuencia de la pandemia, según refleja el dato del PMI, que se sitúa en un mínimo de 27,4 frente a los 40,9 del mes de marzo. Se trata de una contracción histórica nunca antes vista desde la Segunda Guerra Mundial. Además, la cifra de paro del país se ha situado en los máximos de 2017, en el 4,4% desde los mínimos situados en el 3,5%.

Según las estimaciones de Goldman Sachs, el PIB del país americano se contraerá un 9% en términos anualizados en el primer trimestre del año y el 34% en el segundo. Aunque, esperan que el tercer trimestre recupere un 19% y en el cuarto siga cogiendo aire para terminar el año con una caída del 6,2%.

China

El Gigante Asiático, donde empezó la pandemia, ya ha publicado el dato sobre la contracción del PIB en el primer trimestre y deja una drástica caída del 6,8%, la mayor en los últimos 40 años. Aunque, una encuesta realizada por Bloomberg a 56 economistas refleja que el país crecerá un 1,1% en 2020. Por tanto, se espera una recuperación fuerte de cara al segundo semestre del presente curso.

Recuperación

La recesión, como se ha señalado, es una de las más drásticas de la historia, debido a su brusquedad. Pero, al mismo tiempo, se espera una recuperación temprana para 2021 o 2022. “Con respecto a cómo será esa soñada recuperación económica tras el control de la pandemia, abandonada la idea de una recuperación en “V” (aquella que gira al alza en la misma forma en la que descendió, con una pérdida neta cercana a cero), va tomando forma la idea de un movimiento en “U” que pueda extenderse hasta inicios de 2021”, explica Javier Molina, portavoz de eToro en España.

“Creemos que Estados Unidos volverá a sus niveles normales de actividad durante el tercer trimestre de 2020. Esperamos que el fin de las restricciones de movimiento, la vuelta al trabajo y de la situación cotidiana para los negocios impulse esta previsión”, comenta Keith Wade, economista jefe de Schroders. Aunque, el experto también asegura que: "El principal desafío es que las medidas que se han implementado para contener el virus -o algo igual de efectivo para reducir la transmisión- deberán mantenerse hasta que se disponga de una vacuna (potencialmente 18 meses o más), dado que prevemos que la transmisión se recuperará rápidamente si las medidas se relajan". Por ello, sostiene que: “la economía podría experimentar una serie de réplicas tras el brote inicial, con la reimposición y el levantamiento de restricciones para gestionar la capacidad del sistema de atención sanitaria para hacer frente al número de casos críticos. En términos económicos, esto llevaría a una doble recesión con el cierre de empresas al restablecerse las restricciones de movimiento”.

Las previsiones de PIMCO apuntan a una “recuperación en U en un horizonte de seis a 12 meses”. La gestora de fondos de inversión advierte, eso sí, de que “será una recuperación gradual con el riesgo de que sea desigual con importantes retrasos y daños permanentes”. En su escenario, PIMCO anticipa que la expansión del virus alcanzará su pico a nivel mundial en el tercer trimestre. Este escenario está sujeto a modificaciones y lo que ahora es un escenario en U, la gestora avisa de que bien puede convertirse en una W. “Los dos mayores riesgos para el escenario en U son la curva de la pandemia y la evolución de los defaults de los sectores cíclicos más apalancados”.

Por su parte, el FMI en el último informe, señala que espera un rebote del 5,8% del PIB mundial en 2021 frente a la caída del 3% en 2020. Para la Zona Euro prevé un retroceso del 7,5% en este año y un avance del 4,7% para el próximo curso, asegurando que no se volvería a los niveles anteriores hasta 2022. Aunque, para España estima que tras caer un 8%, crecerá un 4,3% en 2021 y que podría tardar hasta 2023 en recuperar los niveles previos a la crisis.

Los estímulos

Tanto Estados Unidos, como Europa y el resto de países están aprobando diferentes medidas de estímulos económicos. “Los gobiernos y Bancos Centrales de todo el mundo han respondido de manera rápida, firme y acertada, especialmente en los mercados desarrollados, donde se ha implementado el quantitative easing. En los mercados emergentes, sin embargo, cuando el Banco Central local recurre a esta herramienta, resulta en una depreciación masiva de la moneda, lo cual no suele ser una buena solución para el problema – especialmente cuando las empresas operan en dólares estadounidenses”, comentan desde Tikehau Capital.

El Banco Central Europeo ya ha puesto en marcha un programa de compra de deuda público y privada por valor de 750.000 millones de euros, aunque no podrá comprar bonos calificados como High Yield (alto riesgo). Por otro lado, el conjunto de la Unión Europea ya ha desbloqueado 540.000 millones de euros. "Excelente acuerdo entre los ministros de Finanzas europeos sobre la respuesta económica al coronavirus: 500.000 millones de euros disponibles de inmediato. Un fondo de estímulo por venir. Europa decide y hace frente a la gravedad de la crisis", aseguró ministro de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire.

Por parte de la Unión Europea caben esperar nuevas medidas que pongan de acuerdo a los principales líderes. Por el momento la Comisión Europea ya baraja un plan de 2 billones de euros que se repartirían entre préstamos a los países y subvenciones. La mandataria alemana, Angela Merkel, indicó que el país estaría dispuesto a colaborar en un esfuerzo común de un billón, aunque las diferencias sobre los requisitos de condicionalidad sobre estos fondos volvieron a hacerse muy evidentes. La presidenta de la Comisión, Úrsula von der Leyen, destacó que las disparidades entre los estados miembros en el acceso a los fondos de estímulo podrían erosionar el avance del área en su conjunto y prometió corregir estos desbalances en futuras negociaciones.

En Estados Unidos, los estímulos han sido más rápidos. Además de la compra de deuda de la Reserva Federal, Jerome Powell afirmó que se aplicarían los mecanismos necesarios para subir la capacidad de préstamo a 2,3 billones. Pero, además, el Senado y la Casa Blanca acordaron un plan de 2 billones de dólares, de los cuales muchos llegan en forma de cheque a los individuos afectados.

La mayoría de los analistas coinciden en señalar que la puesta en marcha de las medidas de estímulo ha sido rápida, en comparación la Gran Recesión de 2008. Pero, aun así, consideran que no serán suficientes para apuntalar la economía.

Spainsif: "Los planes de pensiones han sido la punta de lanza de la Inversión Sostenible en España"