bolsas y mercados

La “versión dos” de Lagarde sí convence pero, ¿será suficiente?

El mercado de bonos, los expertos y las instituciones de la UE aplauden el plan de emergencia del BCE que destinará 750.000 millones de euros a la compra de deuda. La duda ahora está en si harán falta más apoyos.

20 DE marzo DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

33e0e66565396b0c3593caabfd87ab0a.jpg

Una semana después de decepcionar al mercado con las medidas adoptadas para afrontar la emergencia originada por la expansión del Covid-19, la sensación es que el BCE se ha “enmendado” a sí mismo. Los líderes de la UE hablan de “escudo europeo” para hacer frente a la pandemia con la llegada de las medidas extraordinarias para tiempos extraordinarios."Se esperaba una medida como ésta después de la torpeza de Lagarde con los spreads", apunta Philippe Waechter, Jefe de Investigación Económica de Ostrum AM (Natixis IM), un programa de gran envergadura y flexible en cuanto a su implementación. “El BCE se ha hecho de rogar, pero sale con toda la artillería. Con ello ha logrado aliviar, en gran medida, las tensiones de los mercados de los últimos días”, reconoce Juan Ramón Casanovas, de Bank Degroof Peteram. De hecho, en la primera jornada tras la decisión, se han relajado de forma considerable los diferenciales de crédito y han bajado las primas de riesgo de los países periféricos.

Los expertos de Dunas Capital-Inverseguros insisten en que la acción del BCE debe ayudar a rebajar buena parte de la presión que se ha visto sobre las curvas de gobierno europeas, en particular a Italia. A su juicio, el cambio de discurso desde un “haré lo que pueda” a “haré lo que sea necesario” también podría soportar al crédito corporativo Investment Grade, “aunque es discutible ver si puede haber un rally prolongado en el mismo mientras las bolsas y la renta fija High Yield continúen tan sumamente presionadas como hasta ahora”, recuerdan. Y para que esa presión remita lo que se necesita ver es que se estabilicen al menos las cifras de afectados por el Covid-19.

“El BCE, esta vez sí, se lanza al rescate de Europa”, asegura Javier Molina, analista de eToro. Eso sí “la recesión está siendo descontada por el mercado y la pregunta pasa por intentar cuantificar la magnitud de la misma. En cualquier caso, este tipo de estímulos no son suficientes si no vienen acompañados por mayores medidas fiscales y de apoyo al tejido empresarial. Los Gobiernos deberán perseverar en las medidas adoptadas a tal efecto”. 

¿Será suficiente?

Una de las claves está en la duración de la crisis actual. “Parece que el escenario central que Gobiernos y Bancos Centrales están pintando es una recesión relámpago, es decir, muy violenta y en un corto espacio de tiempo”, considera Ignacio Perea, director de inversiones de Tressis. Desde ese punto de vista, el último anuncio del BCE le parece “una herramienta razonable para parar la sangría en los niveles de financiación de los gobiernos”. Sin embargo, nadie tiene certeza sobre la duración de la crisis. De momento, para Diego Fernández Elices, director general de inversiones de A&G Banca Privada, el paso del BCE es “tremendamente relevante”. Cree que se está inyectando liquidez para evitar una crisis sistémica pero entiende que los gigantescos estímulos monetarios y fiscales tendrán mayor efecto en la siguiente fase porque se están sentando las bases “para que el rebote futuro pueda ser más fuerte y más rápido”.

Paul Diggle, Senior Economist de Aberdeen Standard Investments, no descarta “medidas aún mayores del BCE en las semanas y meses venideros, incluyendo el trabajo con el Mecanismo Europeo de Estabilidad para proporcionar un apoyo fiscal esencialmente monetizado, e incluso anclar la rentabilidad de los bonos soberanos y los diferenciales en todo el bloque”. En este sentido, Fernández Elices recuerda que “no podemos infraestimar la capacidad de los bancos centrales y de los gobiernos. Tienen aún mucha munición”, destaca. 

Sin embargo, Frank Haüler, estratega jefe de Vontobel AM, no espera a partir de ahora nuevas medidas no convencionales en Europa aunque recuerda que en otras zonas la posibilidad de poner en marcha el llamado "dinero helicóptero" está generando debates más serios.

En todo caso, en opinión de Gilles Moëc, Gorup Chief Economist (AXA Investment Managers), "la profundidad del shock económico a corto plazo todavía depende de cómo se maneje la epidemia", pero al menos ahora, "hay un aparato político convincente para lidiar con los efectos de segunda ronda que podrían obstaculizar el rebote”

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"