domingo, 24 marzo 2019
ZONA PREMIUM
Mercados

Las bajas valoraciones pueden marcar el apetito inversor

Si hay un factor que puede invitar a la toma de las posiciones es el abaratamiento de la mayoría de las compañías en los mercados.

14 de enero de 2019. 00:01h Héctor Chamizo
  • Image

Comenzamos el ejercicio 2019 con un barato PER a 12,2 veces los beneficios en los mercados europeos. Se trata de unos múltiplos bastante bajos para lo que es la media del mercado, aunque todo dependerá de que se cumplan las “exigentes” estimaciones de beneficios por acción estimados por el consenso de mercado.

El 10% de crecimiento del beneficio por acción de las cotizadas para 2019 es quizás demasiado reconfortante. De esta manerá habrá que estar muy atentos a los resultados del cuarto trimestre del ejercicio y a cómo se cierra el conjunto del 2018 para las compañías, en aras de comprobar si realmente tendremos las temidas y probables revisiones de beneficios a la baja.

El crecimiento de los beneficios en 2018 ha disminuido en aproximadamente 390 puntos básicos a un ritmo del 5,8% en comparación con el 9,7% previsto hace un año. La subida en este año durante el mismo período de 130 puntos básicos no debería engañar a nadie, ya que se trata de una actualización de beneficios "a la baja", según los expertos de Alphavalue, y ahora es probable que algunas de las malas noticias de 2018 (como un crecimiento más lento del PIB mundial) "terminen con las esperanzas para 2019".

De hecho, como apuntamos en diferentes notas, los sectores que están generando un crecimiento en los beneficios de 2019 (entidades financieras, sector autos, aseguradoras, compañías de alimentación y telecom) también son los que han sufrido las bajadas más rápidas en los últimos seis meses.

Desde Donald Trump, el Brexit, Matteo Salvini, a los "chalecos amarillos" franceses, a los gobiernos les resultará cada vez más difícil equilibrar sus balances a medida que hacen frente a este tipo de acontecimientos que afectan al crecimiento y a los ingresos fiscales. Este no es un ambiente adecuado para las empresas, aunque la mayoría, en un nivel micro, pretende encontrar una manera de evitar las consecuencias.

Así, los desastres sectoriales en 2018 pueden ser oportunidades adecuadas para 2019. Esto abarcaría las compañías de materiales de construcción, transporte y autos. Las entidades financieras no han logrado obtener ningún respaldo de sus fuertes dividendos, por lo que albergamos algunas dudas.