bolsas y mercados

Los mercados miran con buenos ojos la investidura de Biden y baten récords

Wall Street ha recibido con los brazos abiertos al demócrata y su moderado control en las cámaras. El clima y las claves sociales serían dos de los puntos fuertes en su nueva administración.

22 DE enero DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

778a8685969d31f9bcb4cc9197a1f519.jpg

Joe BIden se convirtió hace tan solo unas horas en el 46º presidente de los Estados Unidos de América, resolviendo así la incógnita que preocupaba a los mercados ante de las idas y venidas políticas que han rodeado a la potencia estos meses. 

Así, y tras un control ajustado de los demócratas de ambas cámaras, los mercados vieron con buenos ojos la necesidad del demócrata de contar con las opiniones más centristas del partido para la toma de decisiones durante su mandato, así como el estímulo a la economía para superar el periodo covid-19. Esta cantidad, supone el 8% del PIB, 1,9 billones de dólares americanos. 

Una gran jornada para los mercados 

Y es que aunque parece que los índices ni se inmutaron con el asalto al Capitolio de extremistas contrarios a las normas del nuevo partido en el poder, lo cierto es que el día que Biden tomó posesión, el índice S&P 500 tuvo la mejor jornada desde el segundo mandado de Ronald Reagan. Pero no es solo eso, pues el experto de eToro Edoardo Fusco asegura que "la administración Biden ya ha marcado un récord, con la rentabilidad más elevada del selectivo estadounidense en el período que abarca entre las elecciones y la toma de posesión: un 14,3% en comparación con el 13,3% de la administración Hoover”

“En general, los inversores aprecian el nuevo marco: una nueva administración que se presume más inclusiva en términos de política interna, más colaborativa en las relaciones con los socios extranjeros y, finalmente, la puesta en marcha de un estímulo fiscal cercano a los 2 billones, que gozará del pleno apoyo del Congreso”, agrega el entendido. 

En este contexto, la reacción de los mercados financieros ha sido más que positiva “desde el inicio de la sesión europea, donde hemos visto beneficios generalizados en los sectores más cíclicos, especialmente el de lujo, después de que Richemont registrara un aumento del 5% en sus ventas trimestrales, impulsado por el fuerte crecimiento de sus marcas en Asia Pacífico y Oriente Próximo”, aclara. 

Los índices estadounidenses fueron aún más destacables donde en el Nasdaq, Netflix añadió más de 30.000 millones a su capitalización cerrando con una subida del 16,85% tras su presentación de resultados del 2020. Morgan Stanley tampoco se quedó atrás y "cerró prácticamente sin cambios, tras unos beneficios trimestrales que superaron las estimaciones del consenso, gracias a su actividad comercial, debido a la volatilidad generada por el coronavirus durante muchos meses en los mercados”. Los mercados asiáticos, arrastrados por el comportamiento positivo de Wall Street, también han arrojado buenos resultados.

Las claves sociales, sanitarias y climáticas

La preocupación sobre el clima era uno de los puntos claves en la agenda de Biden ya incluso en su campaña electoral. Así, con la llegada del nuevo presidente a la Casa Blanca, “conllevará un cambio radical en la postura del país con respecto al cambio climático”, señalan desde Schroders, aunque precisan que su ajustado margen demócrata en las cámaras planteará todo tipo de desafíos. 

Esa limitada manga para gobernar es lo que podría hacer que el presupuesta de los 2 billones estimados para el plan climático del demócrata se quede en la mitad. “Esperamos que el enfoque se mantenga en las soluciones verdes, incluyendo energía renovable, transporte alternativo, bienes inmobiliarios sostenibles y tecnología limpia”, señala la gestora. 

La reincorporación de EEUU al acuerdo por el clima de París es un paso importante y simbólico que Biden se ha comprometido hacer en su primer día, algo que supone entrar de nuevo en ese consenso mundial de descarbonización. 

“Biden puede hacer progresos en el sector del automóvil, de la energía y de la electricidad mediante una orden ejecutiva; puede establecer prioridades en las agencias federales; y puede conceder a los estados una independencia aún mayor para llevar a cabo estrategias climáticas ambiciosas”, concluyen desde Schroders. 

En lo que respecta al área social, la propuesta de aumentar de 7,25 dólares a 15 dólares la hora el salario mínimo parece que no podría cumplirse por no poder tener los suficientes apoyos incluso dentro de su partido. Pese a ello, desde Schroders sí que pronostican que podría haber algún progreso en materia se seguridad social. 

Con respecto a la atención sanitaria, desde la gestora se augura que "las propuestas para limitar el aumento de los precios de los medicamentos no deberían causar gran controversia, mientras que la opción de un seguro médico público sería mucho más difícil de aprobar” y aclaran: “También podríamos asistir a un debate sobre una mayor regulación para las grandes tecnológicas en términos de responsabilidad de contenido y privacidad de datos”. 

Altex: "El inversor conservador ya no tiene disponible el activo que se lo daba todo"