bolsas y mercados

Las claves del gobierno de Draghi ante la situación de los bancos italianos

Aunque el mundo financiero y de mercados coincidan que la llegada del expresidente del BCE es muy beneficiosa para Italia, los expertos aportan razones para entender qué puede pasar en el sector bancario del país europeo.

01 DE marzo DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

6a44affdad005ad5364cc5edb6a50a22.jpg

Desde que Mario Draghi se convirtiera en el nuevo primer ministro de Italia, los mercados y las posiciones más europeístas han visto, sin duda, con buenos ojos la llegada del expresidente del Banco Central Europeo (BCE) a la cúpula del país. 

Reto Cueni, economista de Vontobel AM ya mencionaba en la toma de posesión del político que Draghi es un candidato propicio “para llevar a cabo reformas positivas en la economía italiana” aunque eso sí, señalaba que “si Draghi quiere realmente cambiar la eficiencia del sistema político y económico italiano, el camino será largo y necesita mantener el apoyo de muchos partidos diferentes durante mucho tiempo”. 

Es en este punto cuando los expertos se han lanzado a expresar cuál es la situación bancaria italiana que se encuentra el expresidente del BCE y qué papel puede jugar su mandato en ella. 

Así, Piergiacomo Braganti, director de análisis en WisdomTree, apunta que “el gobierno de Draghi podría ser el viento en contra oportuno que necesitan los bancos italianos”. 

De hecho, tal y como indica el entendido, desde que Mario Draghi lograra formar gobierno en Italia y debido a su alta credibilidad, “tuvo el efecto inmediato y visible de empujar el diferencial BTP a 10 años / Bunds alemanes por debajo de 100 pb, en el nivel más bajo desde 2015, lo que renovó el interés de los inversores en los bancos italianos”. 


Fuente: WisdomTree, Bloomberg. Data from 17th August 2020 to 17th February 2021.

La credibilidad de Draghi para los mercados, basada en su buen hacer en el BCE

Y es que al parecer, los mercados tienen un recuerdo claro del papel decisivo que desempeñó el político como presidente del BCE en 2011, cuando la flexibilización cuantitativa (“QE”) de inmediato apagó la alarma sobre los bonos del gobierno italiano.

Además, no solo eso, sino que a partir de 2012, “el posterior lanzamiento de políticas monetarias innovadoras como las de refinanciación a largo plazo y tasas cero o negativas (por ejemplo, TLTRO) ayudó al país a respaldar su deuda y los bancos italianos para disponer más fácilmente de sus préstamos deteriorados”. 

La implementación de reformas en Italia

Para el entendido de WisdomTree, Mario Draghi va a tener que trabajar duro para un uso eficaz y oportuno del Fondo de Recuperación e implementar varias reformas estructurales.

“Los inversores creen que Mario Draghi tiene la experiencia, la credibilidad y la autoridad para gestionar mejor la implementación de este proceso, que afectará, directa e indirectamente, a los bancos italianos de manera positiva”, explica para dar además varias razones. 

Las claves para mirar con buenos ojos la gestión bancaria de Draghi en Italia

Tal y como indican desde Wisdom Tree, por una parte, el diseño y la implementación del Plan de Recuperación deben realizarse con la participación de los bancos y los ahorros de los hogares, que crecieron aún más durante la pandemia.

Además, indican que si en el corto plazo es razonable pensar en una extensión de las garantías estatales vigentes, “en el mediano plazo el Gobierno podría favorecer la transformación de las deudas en capital social, con la participación primaria de los Bancos comerciales”. 

Otro de los puntos fundamentales que menciona Braganti es que la experiencia de Draghi en el sector crediticio también debería llevar al nuevo Gobierno a implementar medidas que faciliten la transmisión de la política monetaria a las empresas y los hogares y la eliminación de préstamos incobrables.

“El gobierno de Draghi debería presionar para que las fusiones aumenten la concentración en el sector, como lo hizo desde la época del BCE”, considera también. 

Por otro lado, la credibilidad de un gobierno liderado por el expresidente del BCE “podría mejorar la capacidad de diálogo y negociación de Italia con los socios europeos, especialmente cuando las reglas fiscales y de estabilidad del sector crediticio, ahora de alguna manera atenuadas o suspendidas, deban reactivarse y reformularse”. 

Y es que es justamente esa confianza la que es fundamental y muy beneficiosa para los bancos y seguros italianos, que están muy expuestos al riesgo soberano. 

“Algunos bancos italianos están dispuestos a pagar dividendos antiguos, aprobados y no pagados, cuando se eliminen las restricciones impuestas por el BCE, válidas hasta el 30 de septiembre de 2021”, algo que según el entendido podría suceder en el cuarto trimestre del año. 

Una situación difícil, pero no catastrófica 

Sin embargo, y a pesar de que la llegada de Draghi es más que positiva para el terreno financiero, lo cierto es que Stephane Déo, Head of Market Strategy en Ostrum AM (Natixis IM) es "indudablemente difícil, pero menos catastrófica de lo que se suele decir”. 

Según considera el entendido Italia tiene una serie de aspectos positivos que a menudo se infravaloran, tales comouna sólida posición exterior, una gestión fiscal conservadora y unos tipos de interés que se han vuelto favorables”. 

Déo considera que la posición externa italiana ha mejorado y ha ido convergiendo lentamente hacia el equilibrio. Además, en lo que respecta a la gestión fiscal conservadora, señala que “a Italia no le falta ortodoxia presupuestaria, más bien bien, le falta crecimiento” debido a que “el nivel de deuda pública es muy elevado" por lo que "la gestión de las finanzas públicas ha sido muy prudente.” 

En relación a los tipos de interés, el entendido considera que, al estar en estos momentos por debajo de la estimación de crecimiento potencial de la OCDE, "el efecto del crecimiento se vuelve mayor que el efecto “bola de nieve” de la deuda" y “un aumento de los tipos de interés una vez que estén menos administrados por el BCE reactivaría el efecto bola de nieve.” 

“Los problemas económicos de Italia son sobradamente conocidos y han sido ampliamente debatidos: una deuda pública muy elevada, un crecimiento deficiente, el envejecimiento de la población y una administración pletórica e ineficaz”, explica Déo que, además, señala que “los tipos de interés bajos y el optimismo del mercado se deben en gran medida a la actuación del BCE. Cuando el QE termine, los tipos volverán a niveles más altos y el círculo virtuoso terminará inmediatamente.” 

Por todo ello, el experto concluye que “es importante la llegada de Mario Draghi, que puede inclinar la balanza hacia el lado correcto si consigue poner en marcha una política adecuada".

Monex Europe: "En Jackson Hole podremos ver las primeras pinceladas del tappering"