bolsas y mercados

Las claves del mercado con Biden en la Casa Blanca y el control demócrata del Senado

Tras la victoria demócrata también en Georgia, la nueva administración tiene más posibilidades de sacar adelante sus medidas de la "ola azul". Sin embargo, su muy ajustada mayoría podría ser el "escenario ideal" para los mercados.

08 DE enero DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

10439a5ab0a1e17de2608432828675b2.jpg

Desde hace ya un par de meses se resolvió la incógnita de las elecciones en Estados Unidos, un resultado que sin duda inquietaba a los mercados.Tras una repartición muy ajustada, que le daba la victoria a los demócratas con Joe Biden a la cabeza, parece que la política estadounidense sigue dando de qué hablar. 

Después de la celebración de los comicios del sureño estado de Georgia, los demócratas se han hecho con el control del Senado también, algo que no conseguían desde el año 2014 y que le da más manga ancha a Biden para ejecutar su plan electoral pero con muchos límites. 

El control del Senado es demócrata, pero centrista 

Así, y aunque los senadores se reparten ahora 50 del partido demócrata y 50 del republicano, lo cierto es que el voto de desempate recae sobre la vicepresidenta del Gobierno, Kamala Harris, la mano derecha de Biden.

Estos datos, que hacen numéricamente una imposición de los demócratas frente a los republicanos durante al menos dos años en la cámara, en la práctica sin embargo son algo más complejos. 

Y es que Biden no podrá escorarse demasiado a la izquierda en sus normas o iniciativas, debido a que necesita sin duda el apoyo de todos los demócratas, incluidos los más centristas y que evitarán sin duda esos cambios más “revolucionarios” que el ya actual presidente de la Casa Blanca anunciaba a bombo y platillo durante la campaña electoral. 

“El Escuadrón Mod (Demócratas Moderados - Manchin (WV), Sinema (AZ) y Tester (MT)) planteará algunos problemas para la agenda progresista. El Senado está lejos de ser progresista y realmente debería ser categorizado como moderado. Los movimientos bruscos hacia la izquierda serán difíciles de conseguir. Es necesario reafirmarlo: el Senado está lejos de ser progresista y sigue siendo francamente moderado”, explica Jack Janasiewicz, portfolio manager en Natixis Investment Managers. 

De esta manera, el experto de la gestora asegura que el escenario en el que nos movemos ahora con Estados Unidos, sea tal vez “el escenario ideal”. “Una mayoría de 50/50 +1 en el Senado podría ser justo lo que receta el médico: Suficiente para sacar adelante más estímulos, pero no lo suficiente para conseguir que se hagan las subidas de impuestos”, puntualiza Janasiewicz. 

Con la Cámara en control de los Demócratas y el Senado también “la Ola Azul vuelve a estar de moda”, según el experto, algo que en términos de mercado deja unos claros ganadores y unos perdedores. 

Los sectores que están de suerte, según la gestora, son los cíclicos, energía verde, financieros, biotecnología, aseguradoras de salud ACA (Affordable Care Act) e infraestructuras. 

Del otro lado, el sector de defensa, el de los combustibles fósiles, el farmacéutico (en lo que respecta al precio de los medicamentos) y el de la tecnología, serían los grandes perdedores de esta nueva administración Biden. 

La importancia de los estímulos económicos

Y es que los mercados no solo no están defraudados con los resultados electorales, sino que ya no temen esa “ola azul” demócrata con los datos ajustados entre ambas formaciones políticas. 

Así, la implicación más significativa del control demócrata del Senado, según lo que explican desde Fidelity, es sin duda que el estímulo fiscal adicional a los 900.000 millones de dólares aprobados en diciembre (de entre 1,5 y 3 billones de dólares de cara a los próximos 4 años) “sea desbloqueado, con una primera partida de alivio contra la Covid a comienzos de este 2021”, y añaden: “Creemos que esto podría llevar al PIB de Estados Unidos a una tasa de crecimiento del 7% en 2021, muy por encima del consenso actual del 3,9%, lo cual apoyaría las fuerzas inflacionarias en la economía”. 

Según Janasiewicz, de Natixis Investment Managers, “podemos esperar que se envíen cheques de 2.000 dólares. Se puede esperar una extensión de los beneficios de desempleo. Incluso un estímulo a los 300 dólares para los beneficios de desempleo está sobre la mesa. Los números para el plan de estímulo pasan ahora a tener un tamaño de 750.000 millones a 1 billón”. 

"Las implicaciones políticas del llamado "Blue Sweep" son numerosas. Esperamos que la administración de Joe Biden, con mayoría en el Congreso, impulse una ayuda fiscal adicional relativamente pronto. Después del paquete de 900.000 millones de dólares aprobado a finales de diciembre, se podría acordar una ayuda fiscal adicional de emergencia de hasta 1 billón de dólares cuando el nuevo gobierno asuma el poder, incluyendo transferencias más generosas a los hogares estadounidenses. Esto conducirá a un mayor repunte del consumo cuando las perturbaciones del Covid-19 se alivien y estimulará el crecimiento en el segundo y tercer trimestre por encima de nuestras previsiones reales.", comentan Sandrine Perret, que economista de Vontobel Wealth Management.

Y añade: "En una segunda etapa, Biden impulsará un paquete de gastos de infraestructura con una inclinación de inversión verde a finales de este año, políticas que fueron fundamentales para la agenda demócrata".

Los impuestos, la otra gran preocupación de la administración Biden 

Una de las grandes preocupaciones del modus operandi del nuevo presidente estadounidense para los mercados ha sido sin duda el tema de los impuestos y la nueva fiscalidad para las grandes empresas. 

De esta manera, se espera que suban tanto el impuesto de sociedades como el impuesto sobre la renta, aunque de forma menos agresiva a lo que se comentaba desde las filas demócratas en plena campaña. 

“La pregunta importante es: ¿cuánto subirán? Hay una posibilidad de que sean menos que las cantidades por las que Biden hizo campaña.La tasa máxima en el lado personal probablemente alcanza el 39,6%, que es lo que Biden defendió. Se esperaba que la tasa corporativa subiera del 21% al 28%. Tal vez esto sea menos severo – en un entorno del 25-26%. O tal vez no… Hay que recordar también que las elecciones intermedias ya están en la agenda y esto hace que la ventana legislativa sea algo estrecha. Los próximos 12-18 meses serán críticos”, asegura el entendido de Natixis, Janasiewicz. 

ODDO BHF: "La inversión en megatendencias minimiza las fluctuaciones diarias del mercado"