bolsas y mercados

Las claves del mercado: riesgos y oportunidades

Aunque parece que todos los indicadores y resultados empresariales del primer trimestre conducen a la senda de la sólida recuperación financiera post-covid, no podemos olvidar los posibles riesgos y oportunidades que podemos encontrar durante esta transición.

04 DE mayo DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

d848abe79c91348a9e67e0f02aef68e0.jpg

Los excesos del mercado alentados por la política monetaria estadounidense 

Para Yves Bonzon, CIO del banco privado suizo Julius Baer, “los excesos del mercado alentados por la política monetaria estadounidense constituyen la fuente clave de riesgo para los inversores”, y, de hecho, precisa que con la actual estrategia, si la Fed quiere ajustar en algún momento […] la palanca de ajuste más eficaz podría ser activar un 20% la corrección del S&P 500”- 

El experto, que recuerda que el Banco de Canadá fue el primero en reducir las compras de activos, indica que es algo clave debido a que “la liquidez es el principal impulsor a medio plazo de la rentabilidad absoluta y relativa de las clases de activos”. 

“Contrariamente a las expectativas de los inversores, los rendimientos no aumentaron cuando el banco central dejó de comprar bonos del Tesoro de Estados Unidos, sino que se desplomó, y el verano de ese año fuimos testigos de una gran dislocación del mercado, lo que llevó a la Fed a cambiar de rumbo rápidamente”, recuerda el entendido. 

“La combinación de un alto nivel de ahorro del sector privado y la reducción del déficit del sector público provocó un aumento de las presiones deflacionarias, ya que el estímulo monetario se retiró prematuramente”, añade.

Y es que para Bonzon expone el aumento masivo de gasto público de la administración Biden en EEUU “está destinado a ser financiado en parte por aumentos de impuestos en el sector empresarial, en primer lugar, y en las personas con altos ingresos, en segundo lugar”. 

Y cita que el resultado final es un repunte de los déficits de aproximadamente 1 billón de dólares estadounidenses durante un período de ocho a diez años. “Obviamente, pasarán muchas cosas de aquí a entonces, pero la dirección es clara”, cuenta. 

Ante este contexto, indica que la demanda de los consumidores reprimida para reafirmar la economía de manera sostenible se encuentra en los deciles de menores ingresos de la población estadounidense, cuya propensión marginal a consumir es de alrededor del 100%. “Por lo tanto, al observar el caso de Estados Unidos, de forma aislada, la reducción gradual en tales circunstancias es probable que provoque un incremento, en lugar de una caída, de los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos”, afirma.

China, en el centro de las miradas

Álvaro Cabeza, Country Head de UBS AM Iberia, señala en un comentario sobre esta temática que desde la gestora consideran que “una retirada abrupta de las políticas de apoyo en China, tal vez exacerbada por un resurgimiento de las tensiones con la nueva administración estadounidense, es el catalizador más plausible para una reversión sostenida de las posiciones procíclicas en todas las clases de activos”, aunque precisan que este no es su escenario base. 

Y es que para la gestora, un recorte importante y abrupto de los rendimientos del Tesoro de EEUU "también eliminaría un elemento de apoyo para nuestras operaciones de valor relativo en la renta variable”, pero añaden: “Sin embargo, es importante recordar que el motor fundamental del valor y el buen rendimiento internacional -el crecimiento superior de los beneficios gracias a una sólida recuperación económica y una orientación más cíclica- seguiría sustentando esta posición”.

Más allá de los apoyos a las economías 

Otro de los puntos importantes a señalar es sin duda, mirar hacia 2022, un horizonte algo más lejano pero donde se puede valorar "un cambio sustancial en la actividad y crecimiento de los beneficios a medida que las economías pasen por el punto máximo de apoyo de las políticas”. 

“Creemos que la magnitud del estímulo que ya está en marcha y el mejor punto de partida para los balances de los hogares implican que esta expansión envejecerá mejor que la recuperación de la crisis financiera. Por lo tanto, es demasiado pronto para pedir un giro prolongado en este régimen de “value” sobre “growth” en la renta variable, dado el probable impulso económico y la persistente brecha de valoración”, estiman desde UBS AM Iberia.

Y es que desde su punto de vista, el ritmo de vacunación que estamos viendo, junto a la resistencia económica de China y a la aceleración de la actividad en EE.UU “son potentes catalizadores que elevarán todos los marcos económicos en los próximos meses”.


La renta variable europea y japonesa

A la hora de posicionarse, para UBS AM Iberia son “preferibles las geografías que están comenzando el ciclo en las que los índices de gestores de compras están subiendo, los márgenes operativos están mejorando y la actividad del sector de los servicios está preparada para girar al alza” y añaden: “la renta variable europea y japonesa deberían superar a la estadounidense, dada su mayor exposición al crecimiento mundial y a la actividad manufacturera”. 

En lo que respecta a los mercados emergentes, sus elevadas primas de riesgo “deberían comprimirse a medida que aumente la fe en la durabilidad de la expansión económica”. 

“Es probable que una pausa táctica en la venta del Tesoro estadounidense contribuya a un nuevo tramo de debilitamiento del dólar. A medio plazo, creemos que la curva del Tesoro retomará su tendencia a aumentar la pendiente. La solidez de la actividad mundial de bienes y el repunte más expansivo de los sectores de servicios en distintos países pueden contribuir a que este retroceso del billete verde sea más duradero”, indican. 

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"