martes, 23 abril 2019
ZONA PREMIUM
Mercados

Los bancos centrales se suman a la fiebre del oro

Los bancos centrales aumentan las compras de oro un 74% respecto a 2017 y han comprado un total de 651,5 toneladas de este metal

08 de febrero de 2019. 12:00h Patricia Malagón
  • Image

Los bancos centrales compraron más lingotes de oro el año pasado que en cualquier otro momento desde 1971. Tal y como informan en Bloomberg, han adquirido nada más y nada menos que 651,5 toneladas de oro durante 2018, un aumento del 74% respecto al año anterior. A la cabeza esta el banco central ruso que tras la “desdolarización” de sus reservas se lanzo a la compra del oro, seguido por Turquí y Kazajstán. Hungría también fue un importante comprador. “Los bancos centrales optaron por aumentar significativamente sus reservas de oro, lo que refuerza la importancia del metal como activo de reserva”, afirman en WGC.

Pero no solo los bancos centrales se refugian en el oro, también lo hacen los inversores. Desde el último trimestre de 2018, el metal no para de subir y ya está en los 1.323 dólares por onza, cuando el pasado verano tocaba mínimos en los 1.174 dólares.

La previsión, según la consultora Metales Focus, es que estas entidades adquieran este año 600 toneladas más, lo que ayudará a los bancos a diversificar sus activos en divisas en un momento de inestabilidad política. Esto es sorprendente, porque tal y como explica el experto Juan Carlos Artigas, director de investigaciones de mercados en WGC, “los bancos no eran compradores netos hace una década”. “A medida que expanden sus reservas de divisas, están diversificando cada vez más”. Es decir, desde el estallido de la crisis de 2008, los bancos centrales han comenzado a aumentar sus compras de oro de manera significativa.

El oro ya está en máximos de los últimos seis meses desde que en junio de 2018 alcanzase los 1300 dólares por onza, ahora el metal dorado vuelve a acercarse a esa cantidad. El máximo de los últimos seis años se encuentra en los 1350 dólares por onza, una cifra que no se descarta que alcance el metal dorado durante el 2019. De hecho, son varios los analistas que indican que la cotización de la onza de oro podría llegar al rango de los 1370 dólares este año, lo que supondría tocar un nuevo máximo del último lustro. Aunque, todavía está muy alejado de los 1837 dólares de cotización máxima a los que se llegó el 25 de julio de 2011, es llamativo como la aparición de la ralentización económica vuelve hacer crecer este metal.