bolsas y mercados

Los estímulos del BCE no sorprenden al mercado, que espera nuevas medidas futuras

El BCE decidió mantener los tipos y aumentar el paquete de estímulos en 500.000 millones, además de mejorar la financiación de las entidades bancarias.

11 DE diciembre DE 2020. 00:04H Patricia Malagón

2f103683c12259e904b8f3a82d7e4547.jpg

El Banco Central Europeo celebró su reunión con todas las miradas puestas, ya que se esperaba nuevas medidas por parte del organismo. El BCE decidió mantener los tipos, aumentar el PEPP en 500.000 millones y mejorar las líneas de liquidez de los bancos. En primer lugar, el tipo de interés de las operaciones principales de financiación y los tipos de interés de la facilidad marginal de crédito y de la facilidad de depósito se mantendrán sin cambios en el 0,00%, el 0,25% y el -0,50%, respectivamente.

En segundo lugar, el Consejo de Administración decidió aumentar la dotación del programa de compras de emergencia para casos de pandemia (PEPP) en 500.000 millones de euros hasta un total de 1.850.000 millones de euros. Además, el Consejo de Gobierno decidió volver a calibrar las condiciones de la tercera serie de operaciones de financiación a plazo más largo específicas (TLTRO III). Concretamente, decidió ampliar en doce meses, hasta junio de 2022. demás, el Consejo de Administración decidió elevar el importe total que las entidades de contrapartida tendrán derecho a pedir prestado en las operaciones TLTRO III del 50% al 55% de su volumen de préstamos admisibles.

El mercado no se sorprende

A pesar de estas medidas, el mercado no se ha sorprendido y ha respondido apático. "El BCE anunció hoy una serie de medidas de flexibilización de la política monetaria, incluyendo más QE y flexibilización del crédito. Sin embargo, el punto clave es que estas medidas estuvieron más o menos en línea con lo que se esperaba, por lo que el anuncio no ha tenido mucho impacto. En todo caso, la comunicación en la conferencia de prensa le dio a todo el evento un toque poco útil de halconería. Los pronósticos económicos a la baja del BCE - adoptando una visión relativamente cautelosa sobre la velocidad con la que las vacunas permiten el retorno a la normalidad - significan que probablemente no sea la última incursión en el estímulo monetario de este ciclo", asegura Paul Diggle, Senior Economist de Aberdeen SI.

Por su parte, Olivia Álvarez, analista de Monex Europe, comenta que "el BCE refuerza su mensaje de amplia acomodación monetaria para estimular la recuperación económica de la Eurozona, al tiempo que monitoriza los efectos adversos y desiguales de la pandemia en los distintos sectores y estados de la zona euro. Aunque al BCE parecieran quedarle pocas herramientas adicionales para devolver la inflación a la meta de 2%, la institución ha hecho un buen trabajo hasta el momento garantizando una holgura de las condiciones de financiamiento sin precedentes".

Pese a las medidas anunciadas, el mercado esperaba algo más. "En nuestras previsiones habíamos asumido una distribución más equitativa, con un total de 750.000 millones de euros de compras adicionales, pero el tamaño puede aún alcanzarse en una etapa posterior. Sin embargo, es evidente que los inversores se quedaron un poco decepcionados por la magnitud del aumento de las compras, ya que los rendimientos de los bonos soberanos aumentaron ligeramente (los precios cayeron) y el euro se fortaleció frente al dólar estadounidense", explica Azad Zangana, economista senior para Europa de Schroders.

Por último, Anna Stupnytska, Economista global de Fidelity International afirma que el "BCE ha cumplido con las medidas de alivio prometidas", pero pese a ello, y debido a la situación económica global, "no cabe duda de que el BCE tendrá que seguir ofreciendo un sólido acomodo en el futuro inmediato".

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"