bolsas y mercados

Los expertos no confían en los bancos centrales para alentar una recuperación

Consideran que las medidas aplicadas por la Fed y las previsibles del BCE no serán efectivas.

11 DE marzo DE 2020. 08:00H Patricia Malagón

0ea830dcdf8febfb8e565111a11d4d9c.jpg

La crisis sanitaria desatada por el coronavirus de Wuhan ha cogido a los bancos centrales a paso cambiado y con poca artillería para combatir los efectos económicos que pueda tener esta pandemia vírica, al menos eso es el sentir común de los analistas y gestores del mercado.

Por el momento, el banco central que más ha actuado, quitando al Banco Central de China, y de una manera más fuerte ha sido la Reserva Federal. La Fed ha aumentado el tamaño de su oferta de préstamos a corto plazo. La medida persigue mantener el flujo de efectivo entre las entidades financieras y se toma en un día de desplome de las bolsas y en plana debacle del precio del petróleo. A esto hay que sumar que la pasada semana asestó un recorte en los tipos de interés del 0,5.

“Aunque los mercados esperan muchos más estímulos de mercado en varios países del mundo, no esperamos que medidas más acomodaticias de los bancos centrales sean una cura porque la mayoría de los recortes de tipos ya se han producido a través de declives en el precio de los bonos y en la curva de tipos”, comenta Salman Baig, gestor de Unigestion.

Por su parte, Adam Vettese de eToro subraya que: "Hay una gran esperanza generalizada sobre un importante paquete de estímulos por parte de los bancos centrales, pero ¿durante cuánto tiempo imprimir dinero servirá como solución? Parece que está perdiendo su efectividad. El virus ha continuado extendiéndose y parece que podría empeorar más antes de empezar a mejorar". En este mismo sentido, desde Bank of America lanzan un mensaje similar: "los bancos centrales responderán, sin embargo, su munición limitada en comparación con 2008 y su incapacidad para solucionar una pandemia global están elevando los riesgos mundiales.".

El BCE, la gran incógnita

El Banco Central Europeo, que tiene que pronunciarse esta misma semana, es la gran incógnita para los inversores debido a que es el que menos capacidad de movimiento tiene. Con los tipos de interés en el 0% y los de depósito en el -0,5% e inyectando en el mercado 60.000 millones de euros de forma mensual, los recursos que le quedan parecen limitados.

“En un contexto extremadamente incierto en cuanto al alcance de las consecuencias económicas de una pandemia, el BCE no puede dejar de actuar. Algo que Christine Lagarde confirmó explícitamente a principios de la semana pasada: el BCE tendrá en cuenta los riesgos causados por el coronavirus en la economía”, señala Franck Dixmier, director global de renta fija de Allianz Global Investors.

La cuestión es, entonces, ¿qué puede hacer el BCE? Las respuestas son tres según Allianz GI: una reducción de los tipos de 10 pb, con medidas de acompañamiento para fortalecer la estratificación (tiering), un mecanismo de depósito multi-tier bajo el cual la imposición de las reservas excedentes de los bancos se activa por encima de un umbral que es específico para cada institución; una flexibilización de los parámetros de operaciones de refinanciación a largo plazo (TLTRO); un aumento en las compras de activos (QE), dirigido a bonos corporativos.

Lo que parece obvio es que el mercado espera algún tipo de actuación por parte del BCE, lo cual puede causar un impacto negativo en el sistema bancario. “Los mercados esperan un recorte de los tipos. En cambio, estamos a favor de un aumento en el QE, en un contexto donde, dada la evolución de las discusiones en la zona euro sobre las posibles medidas de apoyo presupuestario, un tipo aún más negativo parece menos urgente. Además, una relajación de los parámetros del TLTRO3, con facilidades a la financiación dirigidas a las PYMEs, alentaría a los bancos a promover el acceso al crédito para las empresas más expuestas a la crisis. El objetivo es evitar que los problemas de liquidez se conviertan en problemas de solvencia, lo que resultaría en una cascada de quiebras y una explosión del desempleo”, concluye Dixmier.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"