bolsas y mercados

Los expertos se muestran escépticos con el plan de estímulos de EEUU

Los analistas consideran que los estímulos aprobados podrían no ser suficientes si la crisis del coronavirus se alarga.

27 DE marzo DE 2020. 08:00H Patricia Malagón

9baeb6dd494ff46fe9d676f8812fb78f.jpg

Estados Unidos ha aprobado un plan de estímulos muy ambicioso, ya que por un lado el Gobierno destinará 2 billones de dólares y, por otro, la Reserva Federal comprará deuda de manera ilimitada. El Senado y la Casa Blanca se pusieron de acuerdo, tras varios días de negociaciones, para inyectar en la economía del país nada más y nada menos que 2 billones, de los cuales 250.000 millones irán a parar a pagos directos a individuos y familiar. Según el plan las personas que ganan 75.000 dólares al año en ingresos brutos obtendrían pagos directos de 1.200 dólares, las parejas casadas que ganan hasta 150.000 dólares recibirían 2.400 500 adicionales por cada hijo. El pago se reduciría según los ingresos, reduciéndose por completo a 99.000 para solteros y 198.000 para parejas sin hijos. También destinarán 500.000 millones en préstamos para empresas, pequeñas y medianas especialmente.

Por otro lado, la Reserva Federal ha bajado los tipos de interés al 0-0,25% y ha iniciado un plan de compra de duda ilimitado. Ese plan no solo contempla comprar deuda soberana, sino también corporativa e, incluso, hipotecaria. Esto supone un plan expansivo y de estímulo muy amplio para tratar de frenar la más que probable recesión que Estados Unidos sufrirá este año.

¿Qué piensan los expertos?

La pregunta que se hacen ahora los ciudadanos e inversores es si este plan funcionará. Para James McCann, Senior Global Economist de Aberdeen Standard Investments, este paquete de estímulos es “enorme”. “Pero hay una cosa que no puede detener, y es la recesión que se avecina. Con todo, cabe esperar que actúe como un cortafuegos para frenar la propagación de esta crisis a través de la economía y evitar que se apodere del sistema financiero”, advierte el experto.

Sobre la efectividad de las medidas, el experto señala que dependerá “exclusivamente” del tiempo que dure el encierro. “En cualquier caso, si los datos económicos de las próximas semanas son mucho peores que las predicciones actuales, este paquete podría terminar siendo insuficiente y el Congreso se encontrará de nuevo en el punto de partida”, asegura McCann.

Para David Page, responsable de Macro Research de AXA IM: “El problema es que nadie está seguro de cómo de grande será el agujero económico que provocará el coronavirus”. De hecho, sobre el crecimiento del desempleo en EE UU, Page subraya que la Reserva Federal de Saint Louis “sugiere que el desempleo podría crecer hasta el 30% en el segundo trimestre. Un incremento tan brusco en el paro en EE UU podría provocar un descenso de dos dígitos en la renta real disponible de los americanos, lo que, en consecuencia, exacerbaría una fuerte caída del gasto de los consumidores no solo en el segundo trimestre, sino también en los próximos trimestres”.

Desde la gestora MFS Investment Management se muestran pesimistas con el futuro económico en el corto plazo. “Aun con los estímulos fiscales y los pagos de transferencias gubernamentales en marcha, las rentas familiares se desplomarán a buen seguro y es probable que el consumo caiga en saco roto”, señalan. Además, advierten que no pueden “predecir el ritmo de recuperación hasta que sepamos la profundidad del agujero económico”.

Campello: “Hemos comprado muchos ETFs de mercados en los que estábamos infraponderados”