bolsas y mercados

Los inversores europeos tienen el principal escollo de los presupuestos italianos

Andrea Iannelli, director de inversiones en renta fija de Fidelity, habla sobre la influencia que la política seguirá teniendo en los inversores de deuda pública europea.

12 DE septiembre DE 2018. 14:45H Víctor Ranera

shutterstock-208489615_69207_20180912144924.jpg

La deuda pública se mantuvo estable en agosto, un periodo en el que los rendimientos se movieron dentro de unos rangos consolidados. Por ejemplo, los tipos del bono del Tesoro de EE.UU. a 10 años han cotizado en un rango de 21 pb en lo que llevamos de trimestre, dejando de lado la mayor parte de las buenas noticias procedentes de la bolsa, pero también el aumento de la volatilidad y la incertidumbre provocada por los conflictos comerciales y la debilidad de los países emergentes.

Europa

En Europa, el BCE ya no es el foco de atención de los actores del mercado después de que la entidad se comprometiera a mantener los tipos sin cambios hasta finales del segundo semestre de 2019. El mercado no espera que los tipos vayan a subir en absoluto y descuenta únicamente 7 pb en septiembre del año próximo. Aunque la política monetaria permanecerá tranquila durante un tiempo, los inversores europeos siguen muy pendientes de la esfera política.

La negociación de los presupuestos italianos a finales de septiembre es el siguiente obstáculo en el horizonte y los titulares de prensa han provocado ampliaciones de los diferenciales de los BTP, y han mantenido la volatilidad elevada en todos los activos italianos. Después de los últimos movimientos, la deuda pública italiana se encuentra barata frente a otros títulos de la periferia y por un buen motivo. El mercado ha puesto presión sobre el gobierno de la Liga Norte y el M5S, y con razón, para que presente unos presupuestos en sintonía con las directrices de la UE. Los precios descuentan una probabilidad nada despreciable de salida de Italia de la UE o de redenominación de la deuda: los rendimientos a tres años de los BTP sugieren que el mercado está cifrando en el 20% la probabilidad de una redenominación, con una quita del 30%. Eso es mucho.

Pensamos que, en última instancia, el gobierno presentará un presupuesto que respete el límite del 3% de la UE, pero el mercado podría intensificar la presión de aquí a finales de septiembre. Del mismo modo, los Bunds sigue cotizando en sintonía con el sentimiento del mercado hacia Italia hasta que aumente la certidumbre.

“En BME Growth se puede ganar mucho más del 100% con una empresa, pero también perder todo en otra"