martes, 17 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Mercados

Los mercados emergentes despegan de nuevo

Las previsiones para los mercados emergentes se presentan optimistas y parece que les aguardan meses positivos a los países en desarrollo.

22 de enero de 2019. 12:00h Patricia Malagón
  • Image

Los mercados emergentes se presentan con optimismo en este 2019. Este año que está llamado a ser el del final del ciclo económico y en el que se vivirá una ralentización de la economía global, los emergentes parecen ser un balón de oxígeno para el mercado. Al menos, eso empiezan a pensar muchos analistas que ven en varios países en desarrollo lugares con grandes oportunidades de inversión.

Hay dos condicionantes que podrían impulsar aun más la economía de estos estados. El primero de ellos es el fin de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos. El proteccionismo es un gran riesgo para el comercio y los emergentes se resintieron duramente durante el 2018. Por otro lado, el cambio en la política de la Reserva Federal, que empezará a subir las tasas más suavemente, es otro factor determinante. Un dólar fuerte es malo para estos países, por eso la pausa de la Fed ha dado un respiro a las divisas de los emergentes. De hecho, en el terreno de las divisas, están subiendo y recuperando los niveles perdidos durante diciembre y noviembre.

“El dólar ha alcanzado su punto máximo, la política de la Fed se ha dado la vuelta y China está respondiendo con crecimiento a los estímulos monetarios y fiscales”, asegura Paul Greer de Fidelity Internacional. “Todos estos factores, juntos con valoraciones baratas debe ser el apoyo para el funcionamiento de los emergentes”, añadió.

China y Brasil

La cara y la cruz parecen ser China y Brasil. El Gigante Asiático es el que más preocupa, sobre todo teniendo en cuenta sus últimos y preocupantes datos macroeconómicos. Por otro lado, el yuan continúa devaluándose con rapidez.

Por su parte, Brasil parece ser la cara en este momento. Todo apunta a que Bolsonaro conseguirá sacar adelante la fundamental reforma del sistema de pensiones. Algo que los inversores verían como un golpe en la mesa y, sobre todo, demostraría la capacidad reformista del nuevo Gobierno. Además, Jair Bolsonaro se ha posicionado en muchas ocasiones a favor del mercado. Algo que ha levantado el optimismo entre la mayor parte de analistas e inversores, que esperan ver la efectividad del nuevo ejecutivo para confiar en Brasil.

Pese a todo ello, las previsiones se presentan ahora como optimistas, pero no se pierde de vista la ralentización global y los factores políticos que podrían afectar a la economía. Este mismo año, Argentina, uno de los países emergentes por excelencia, celebrará elecciones. Además, el Brexit y la política monetaria del BCE y de la Fed son factores que podrían afectar al mercado emergente.