bolsas y mercados

El mercado y sus claves en plena carrera por la vacuna de Covid-19

Las grandes empresas de la industria farmacéutica se juegan mucho y los estados están dispuestos a hacer una fuerte inversión en la vacuna más fiable y segura para su población.

06 DE noviembre DE 2020. 08:00H Alejandra Gómez

6602d67cfaf54276ea48c05eb48d3fab.jpg

Las grandes empresas de la industria farmacéutica se juegan mucho. Y es que desde que el Sars-CoV-2, causante de la pandemia de Covid-19, ha llegado a las fronteras del mundo entero causando el colapso de los sistemas sanitarios y una cantidad impronunciable de muertes, la ciencia está a la carrera por conseguir una vacuna eficaz y segura contra el virus. Analizamos que está ocurriendo con las empresas más punteras del sector y cómo responden los mercados.

Pese a que desde prácticamente los comienzos de la situación crítica esta pandemia sanitaria está teniendo un impacto directo sobre la economía del mundo, los mercados se encuentran ahora en una situación delicada tras la llegada de la segunda ola de coronavirus y los nuevos confinamientos. 

Las adelantadas

Desde que comenzó la pandemia, son muchas las empresas, universidades y centros de investigación que están tras la ansiada vacuna que terminaría que nuestra agonía social y económica. La inversión en I+D para ponerle fin al problema alcanza niveles poco antes observados y los estados están dispuestos a invertir grandes cantidades de dinero en ella.

Sin embargo, hasta hoy son solo algunas punteras las que sobresalen y las que están ya en las últimas fases del proceso o incluso en autorización comercial. 

La carrera la encabezan la británica AstraZeneca, en colaboración con la prestigiosa Universidad de Oxford, y la estadounidense Pfizer, aliada con la china Fosum y la alemana BioNTech. Ambas serían las más avanzadas y en revisión continua por la Agencia Europea del Medicamento, algo que según informan desde Cinco Días, quiere decir que la autoridad sanitaria comprueba los datos de pruebas con voluntarios y cuando posea los suficientes sobre la efectividad de la misma, dará el visto bueno para su comercialización y distribución. 

El caso de AstraZeneca: un avance con piedras en el camino

El optimismo de sus acciones ante un posible medicamento contra el Covid es claro. Tanto es así que han subido alrededor de un 11% en lo que va de año e incluso, tal y como escriben desde Investing “a finales de julio, las acciones que cotizan en el Reino Unido registraron máximos históricos en 10.120 peniques".

De hecho, su beneficio neto del tercer trimestre ha sido de 648 millones de dólares, una cifra muy superior si la comparamos con la de 2019 en el mismo periodo, que quedaba en 299 millones. 

El avance de sus beneficios no ha sido sin embargo lineal. Pese a que a principios del 2020 AstraZeneca no era ni mucho menos la empresa de mayor capitalización del mercado del FTSE 100, el índice bursátil del Reino Unido, y ese puesto lo ocupaba la petrolera Royal Dutch Shell, en primavera y con su prometedor medicamento anti coronavirus, todo dio un giro. 

Pero no lo hizo sin ninguna piedra en el camino. Según aseguran analistas de Investing, a comienzos del mes de septiembre el miedo de un posible efecto secundario del fármaco y la detención de sus ensayos clínicos, truncó su éxito bursátil. Afortunadamente para la compañía británica, tan solo unas semanas después la Agencia Reguladora de medicamentos y Productos Sanitarios reanudó los ensayos elevando nuevamente las acciones en los mercados. 

Así, es un valor interesante y protagonista del sector, pero los analistas consideran que sus acciones son algo costosas. “Los inversores potenciales podrían considerar una disminución del 5-7% como punto de entrada de las acciones. En el caso de noticias positivas con respecto a su ensayo clínico, AZN podría registrar fácilmente nuevos máximos históricos. Los accionistas a largo plazo también tendrían derecho a dividendos. El rendimiento actual asciende a un 2,59%”, escriben desde Investing.

Eso sí, tal y como informa Reuters, AstraZeneca comenzará a discutir la aprobación de una vacuna de emergencia con la FDA (la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU) una vez tenga sobre la mesa los datos eficaces y fiables de sus ensayos de sus ensayos. Estos se han realizado a 25.000 voluntarios en Reino Unido, Sudáfrica y Brasil. 

Además, tanto Oxford como la compañía farmacéutica prevén presentar resultados de la tercer y última fase de sus ensayos antes de que termine el 2020 o como tarde a principios del 2021: "soy optimista respecto a llegar a ese punto antes de finales de este año", ha indicado a la prensa Andrew Pollard, el investigador jefe de la vacuna para también añadir: "Nuestro granito de arena es este: nos estamos acercando, pero aún no lo hemos logrado"

Pfizer: un valor “seguro” aunque cambie el presidente de la Casa Blanca

Aunque a AstraZeneca le avale la Universidad de Oxford, lo cierto es que la estadounidense Pfizer va de la mano de la alemana BioNTech y la china Fosum en cuanto a su vacuna anti Covid se refiere. 

Y es que la farmacéutica ya está en fases tan avanzadas de su vacuna que se augura como una de las primeras en dar la campanada contra la pandemia del Sars-CoV-2. 

Así, y aunque sus acciones han caído en 2020, lo cierto es que la visualización de una posible vacuna de su cosecha le hace una opción atractiva a inversores. Y es que su ámbito de actuación, el sanitario, es uno de los pocos que no se verían demasiado modificados en EEUU con la victoria de Biden o Trump al frente la Casa Blanca. 

“No importa quién gane las elecciones, implementar un programa nacional de vacunación para garantizar que las personas estén a salvo del coronavirus es algo en lo que ambos candidatos pueden estar de acuerdo”, explican los analistas de Investing

En una entrevista para elEconomista, Sergio Rodríguez, director general de Pfizer en España aseguraba que una vez superada la barrera de seguridad de su vacuna, la compañía solicitará la autorización de emergencia en Estados Unidos sobre la tercera semana de noviembre. 

“Si se obtiene la aprobación o autorización regulatoria, esperamos fabricar a nivel mundial hasta 100 millones de dosis para finales de 2020 y potencialmente 1.300 millones de dosis para finales de 2021”, explicaba además de señalar que su coste no estará relacionado con la rentabilidad sino, “de una manera que pueda ayudar a los gobiernos a garantizar que haya pocos o ningún gasto para su población”, publicaban desde el medio. 

Los ETF que podrían salir muy beneficiados

Según aseguran desde Investing, las próximas semanas son decisivas si se diera con una vacuna exitosa. Así, “los participantes del mercado que consideren la posibilidad de asignar parte de su capital de inversión al sector biofarmacéutico con la esperanza de una vacuna también podrían investigar los siguientes ETF: ETF SPDR® S&P Biotech (NYSE:XBI); ETF VanEck Vectors Biotech (NASDAQ:BBH); ETF Virtus LifeSci Biotech Clinical Trials (NYSE:BBC)."

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"