bolsas y mercados

Los mercados ponen el ojo puesto en el sentimiento económico

Maryse Pogodzinski, Economista de Groupama AM, habla sobre los últimos datos del sentimiento económico del que están pendiente los mercados.

31 DE agosto DE 2018. 12:16H Víctor Ranera

shutterstock-349461494_66433_20180831121912.jpg

El sentimiento económico medido por la Comisión Europea no ha cambiado mucho desde la primavera, pero continúa cayendo en agosto 0,5 puntos, hasta 111,6. Sin embargo, este sigue siendo un nivel alto y valida todavía la continuación de una expansión sólida a medio plazo. El sentimiento económico de la Comisión Europea es una medida de la actividad más amplia que la medida por el índice compuesto PMI. Aun así, esta última sigue siendo una medida más apropiada del ciclo a corto plazo y nos permite anticipar una inversión de tendencia. Hoy, el sentimiento económico de la Comisión es significativamente más alto que el del PMI, lo que es tranquilizador dadas las diversas incertidumbres que podrían pesar más en los índices de confianza. En general, todas las encuestas de agosto sugieren un crecimiento del PIB de alrededor del 0,4% por trimestre (PMI & Comisión Europea).

La caída del indicador de confianza de la Comisión en agosto es el resultado de un fuerte deterioro en la confianza de los consumidores y una caída más modesta en el sector de servicios (ver gráficos), que fueron parcialmente compensados ​​por aumentos en el comercio minorista y el sector de la construcción. La confianza en el sector manufacturero se mantuvo estable en líneas generales. Los detalles son más bien tranquilizadores porque la bajada se centra principalmente en la confianza de los consumidores y esta era muy alta; También debe señalarse que sobre todo las perspectivas en materia de desempleo se han deteriorado esencialmente, los demás componentes, como los relativos a la situación económica, la situación financiera o incluso las intenciones de compra a 12 meses, siguen siendo sólidos; y, además, la confianza industrial se mantiene gracias a las mejores perspectivas de producción mientras que la confianza en el sector de la construcción continúa mejorando, incluyendo un muy alto nivel de pedidos (el más alto desde 1985). En el sector de servicios y minorista, los recientes cambios han sido marginales y los niveles siguen siendo muy sólidos .

Finalmente, es interesante observar que el sentimiento económico es estable en Alemania, contrastando con un declive generalizado en otros países como Francia, Italia, España y los Países Bajos. Podemos establecer un vínculo con una caída generalizada y significativa de la confianza de los consumidores en los principales países de la zona, excepto en Alemania.

“El mercado está caro, descuenta expectativas de una recuperación demasiado optimista”