bolsas-y-mercados

Morgan Stanley recomienda la compra de los bonos de Pemex

El banco de inversión recomienda la compra de estos bonos con vencimiento en 2028 tras la revalorización de los últimos días.

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Irene del Campo

gasolinera-pemez_41-134260_20190314124539.jpg

Los bonos emitidos por Petróleos Mexicanos (Pemex) llevan revalorizándose durante todo el mes de marzo y el motivo parece ser el apoyo del Gobierno a la compañía petrolera, que es la más endeudada del mundo. El espaldarazo definitivo se lo ha dado Morgan Stanley, que ha recomendado abiertamente la compra de los bonos emitidos por la compañía. Concretamente, el banco de inversión ha instado a la compra de los bonos con vencimiento en 2028. En lo que va de marzo, el precio de los bonos ha acumulado una ganancia del 2% y cotizan en un nivel de 91.24 dólares.

La entidad explica que las nuevas medidas del Gobierno para apoyar a Pemex están “probablemente en curso” y podrían salir del fondo de estabilización de petróleo. Esta ayuda haría que Pemex no tuviera que acudir a los mercados de deuda internacional para financiarse durante los próximos 12 meses.

De confirmarse el apoyo del Gobierno, se utilizarían activos del gobierno federal para pagar la deuda en vencimiento de Pemex. “El nivel de descuento de los bonos, especialmente los de vencimiento de 2028, son de los más atractivos. Su relación riesgo-recompensa lo hacen una compra muy buena”, aseguró Gonzalo Monroy, director de GMEC al diario mexicano ‘El Financiero’.

Sin embargo, a pesar de las subidas de marzo, los rendimientos de estos bonos siguen siendo muy altos. Por lo que es más cotoso emitir nueva deuda. Otra gran empresa petrolera latinoamericana que acaba de acudir al mercado de deuda es Petróleo Brasileiro, que el pasado martes tuvo que emitir nuevos bonos, algo que han podido hacer después de la caída del coste del endeudamiento.

En Morgan Stanley reconocen que la inyección de efectivo por parte del Gobierno de López Obrador no resolverá los problemas estructurales y fundamentales que atraviesa la compañía nacional. Entre esos problemas están la disminución de la producción y el alto porcentaje del robo de combustible cuando es transportado en los oleoductos que atraviesan México. Sin embargo, otra agencia de calificación con Fitch Ratings rebajó la calificación de estos bonos a ‘bono basura’ en enero por la falta de concreción del Gobierno a la hora de apoyar a la petrolera.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"