bolsas y mercados

No hay recesión, pero sí cambios notables

Esa es la idea que se desprende del último informe de Allianz Investors, donde se destaca que el mundo no está en recesión, pero sí está sufriendo y sufrirá notables cambios

23 DE octubre DE 2018. 11:04H Irene del Campo

shutterstock-188066618_84610_20181023111139.jpg

Las acciones globales en general, y las de los Estados Unidos en particular han estado al alza durante la última década. Además, la política acomodaticia de los bancos centrales y los bajos tipos de interés, como ocurre con el QE en Europa, hicieron que los inversores se alejasen de los bonos soberanos y se acercasen a las acciones. Sin embargo, los mercados de renta variable han experimentado en los últimos meses una serie de tropiezos y de volatilidad que han desconcertado a los inversores.

Este 2018 ha sido todo un desafío para los inversores hasta la fecha, destacan en el último informe de Allianz Investors. La realidad es que solo la renta fija americana es la que ha estado en un rally casi constante, aunque en este mes de octubre se han visto algunas fuertes caídas. Para los analistas de Allianz lo que se está viviendo en este octubre es un “ataque de nervios” que ha llegado desde Estados Unidos.

Apuntan que la política de la Reserva Federal, que ha vuelto a subir los tipos de interés, la existencia de menos liquidez en el mundo porque se está repatriando efectivo hacia los Estados Unidos y los sistemas bancarios más débiles también están afectando a la actual situación. Sobre todo, estos factores a los que más están lastrando es a los mercados emergentes, aunque se expande por el resto del mundo. Además, hay que añadir el cese trimestral de las recompras de acciones de empresas, que alcanzan niveles récord y los problemas comerciales derivados por la guerra comercial con China.

Aun con ello, los analistas de Allianz destacan que el “mundo no está en recesión” aunque la economía global está pasando por algunos cambios notables. La desaceleración de la economía de China es uno de los grandes cambios. El mercado asiático si no consigue mantenerse fuerte puede extender su desaceleración a Alemania o Japón. Además, la inflación está creciendo a nivel mundial y se verá agravado por los aranceles. Además, los precios de los alimentos subirán según pasen los meses debido a las malas cosechas de este verano en algunos de los países más productores. Por otro lado, el 2019 estará marcado por las decisiones que tome el BCE respecto al camino de salida del QE, por la senda que siga la Fed y por el Banco de Inglaterra.

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"