jueves, 18 octubre 2018
ZONA PREMIUM
Mercados

¿Provocará la guerra comercial el final del ciclo alcista?

Las disputas entre Estados Unidos y China han generado dudas en algunos mercados. ¿Puede perjudicar al seguimiento de la tendencia?

02 de octubre de 2018. 09:22h Héctor Chamizo
  • Image

Los mercados financieros continúan centrándose en las guerras comerciales a raíz de la decisión de los Estados Unidos de imponer aranceles a otros 200.000 millones de dólares en importaciones procedentes de China. Esto eleva el total a casi 250.000 millones de dólares, alrededor de la mitad de las importaciones chinas.

En respuesta, China ha aplicado aranceles a otros 60.000 millones de aranceles de las importaciones estadounidenses, de tal manera que ahora se aplicarán 110.000 millones de de dólares sobre productos provenientes del país norteamericano. Esto cubre casi el 90% de todas las importaciones de China desde los Estados Unidos. A menos que se avance en las negociaciones comerciales, los aranceles más recientes aumentarán del 10% al 25% el 1 de enero de 2019.

Estados Unidos ha amenazado con seguir con una tercera ronda de aranceles sobre los 267.000 millones de dólares restantes de las importaciones de China.

En este sentido, desde Schroders apuntan que, claramente, cualquier debilitamiento posterior en el crecimiento del comercio “tendrá un mayor impacto en China que en Estados Unidos, puesto que los 250.000 millones de dólares equivalen a alrededor del 11% de las exportaciones de China o al 2% del PIB”.

Los mercados han hecho el mismo cálculo, a juzgar por el rendimiento más elevado del S&P 500 frente al índice de acciones A de China. Como dijo Donald Trump: "las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar" y los mercados parece que de momento lo están respaldando.

Sin embargo, estos expertos creen que China tiene opciones más allá de los aranceles. Por ejemplo, muchas empresas estadounidenses han optado por comerciar con el país asiático a través de sus filiales locales. Las empresas como GM venden más autos en China que en Estados Unidos, mientras que Apple vende el doble de iPhones, por ejemplo.

Tal y como las compañías coreanas en China han explicado, las autoridades pueden hacer la “vida muy difícil a través de la aplicación entusiasta de las regulaciones en caso de que caigan en manos del gobierno”. De manera más general, las compañías estadounidenses pueden encontrar que están “en desventaja cuando hacen una oferta por contratos y China también está considerando una restricción a las ventas de exportaciones”.

¿Provocará la guerra comercial el final del ciclo alcista?

Hacia una prolongada disputa

En opinión de la gestora, la situación entre Estados Unidos y China tiene una “complicada disputa”. Las líneas rojas en cada lado son demasiado ideológicas y afianzadas para permitir mucho margen de maniobra. China considera que sus políticas comerciales son una parte esencial de la estrategia de crecimiento que permitirá a la economía obstaculizar la trampa del ingreso medio, en línea con su política 'Hecho en China 2025'.

Mientras tanto, el presidente Trump llegó al poder con la promesa de poner a 'América primero' y reunió a un equipo que cree que China es la causa raíz del declive en partes de la economía estadounidense, de la cual extrae su base de apoyo. Desde esta perspectiva, no habrá ningún acuerdo en el que ambas partes se pongan de acuerdo y concreten un camino a seguir. Los aranceles son la nueva realidad.