bolsas y mercados

¿Puede ser la reducción de los tipos de depósito un empujón del BCE a las fusiones?

Han corrido ríos de tinta desde que hace unos días el presidente del BCE, Mario Draghi, lanzase al mercado la idea de que el organismo que preside baraja reducir la penalización a los bancos por tener depósitos en el organismo. Se ha analizado hasta la saciedad qué países serían los más beneficiados. Pero, ¿y si el BCE trabaja con ello el camino hacia sus pretendidas fusiones transfronterizas?

01 DE abril DE 2019. 21:51H Rocío Arviza

shutterstock-1262066146_41-141081_20190401215543.jpg

El BCE no da puntada sin hilo. Compensar a la banca por los tipos negativos que les obligan a pagar un 0,4 por ciento por el dinero que aparcan en el organismo está claro que busca apoyar al sector. “No hay duda de que les viene bien a todos”, subraya Ignacio Cantos, director de análisis de atlCapital. A algunos más que a otros. Marco Troiano, responsable de calificación de Instituciones Financieras de Scope Ratings, apunta a que “son las entidades de Europa central, especialmente de Alemania y Francia, las más beneficiadas, ya que cuentan con un gran exceso de liquidez”. Pero, a renglón seguido, añade que “el apoyo a la rentabilidad del sector será marginal”, de modo que la banca deberá construir sus estrategias en torno a un modelo de negocio que no requiera que los tipos de interés suban para ganar dinero. Es decir, deben trabajar en la eficiencia de costes y en la adecuada fijación de precios del riesgo de crédito.

Una vuelta de tuerca más

Al reducir los tipos de depósito negativos que deben pagar los principales bancos europeos, que actúan casi como un impuesto, el BCE podría estar intentando fomentar la transferencia del exceso de reservas del núcleo de Europa a la periferia a través del sistema bancario. Es la idea que pone sobre la mesa Andrew Fraser, de Aberdeen Standard Investments. Considera que este mecanismo “relanzaría el mercado de préstamos interbancarios o, más probablemente, fomentaría la consolidación del sector, especialmente entre entidades de diferentes países”, asegura.

Los bancos alemanes tienen unos 600.000 millones de euros en exceso de reservas depositadas en el BCE. Esto a -40 puntos básicos les “cuesta” unos 2.400 millones de euros en beneficios “perdidos”. ¿Y si el alivio que les proporcione una tasa de depósitos escalonada les deja en mejor posición financiera para participar en una consolidación transfronteriza? No parece descabellado. Fraser defiende que el BCE les puede dar el motor que necesitan para estimular esas consolidaciones entre países.

De hecho, entiende que, al cambiar los términos del nuevo programa TLTRO que arrancará en septiembre, el BCE está intentando retirar parte de su apoyo a las entidades pequeñas y periféricas que más lo necesitan. Es decir, pretende exponerlas un poco sin pasarse para no crear una contracción del crédito, pero sí lo suficiente como para que se abran a una fusión.

El vaso medio lleno

La banca suele quejarse del impacto negativo en sus ingresos de los bajos tipos de interés. Es cierto. Sin embargo, desde Scope Ratings aseguran que no suelen mencionar que esos mismos bajos tipos de interés les ayudan por el lado de la calidad de los activos. “Cuando hay que financiar un gran volumen de préstamos en mora, por ejemplo, estos tipos hacen más fácil mantenerlos durante más tiempo”, recuerda.

Incluso cuando se venden préstamos inmobiliarios fallidos, el precio del dinero determina las condiciones de financiación para los compradores y, por tanto, el precio que están dispuestos a pagar. “Si los tipos de interés hubieran sido más elevados, los bancos españoles e italianos habrían tenido más dificultades para vender activos improductivos”, apunta Marco Troiano.

Y hay un tercer factor aspecto a no olvidar: la sostenibilidad de la deuda pública. Tanto Italia como España tienen grandes saldos de deuda pública y sus bancos están muy expuestos a su deuda soberana nacional. “Si los tipos fueran más elevados, los gobiernos tendrían más dificultades para mantenerse al día con respecto a sus deudas”, aseguran desde Scope Ratings. Y eso, a su vez, aumentaría el riesgo en las carteras de bonos de los bancos.

Buy and Hold: "En renta fija solo vemos valor en los intereses positivos"