bolsas y mercados

¿Qué cabe esperar de los mercados en el segundo semestre?

La segunda parte de 2020 se presenta con una gran incertidumbre porque la amenazada de una segunda oleada de coronavirus sigue amenazando a los mercados. Por eso, los expertos llaman a la prudencia y a ser muy selectivos a la hora de invertir.

04 DE agosto DE 2020. 01:32H Patricia Malagón

f72f4513730549af800175b15f775771.jpg

La crisis económica ocasionada por la expansión del virus Covid-19 ha traído consigo una de las mayores caídas del PIB mundial y nacional. Según las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) la economía española caerá un 12,8% en el conjunto de 2020 y el nivel de deuda pública subirá hasta el 123,8%. A nivel mundial los datos son igual de alarmantes y dibujan un escenario sin precedentes. El organismo sitúa la contracción en el -6,1%, la peor caída desde la Gran Recesión. Este escenario es el contemplado si no se da una segunda oleada del virus y no se toman de nuevo medidas que supongan un cierre económico. En el caso de que hubiera cierres forzosos para controlar los rebrotes, el PIB mundial podría caer hasta el 7,6%.

Por su parte, el Banco de España ha destacado, en sus más recientes previsiones, el alto grado de incertidumbre existente en la economía. Por eso, el organismo ha dibujado tres escenarios, en los cuales el PIB nacional caería como mínimo un 9% en 2020 y como máximo un 15,1%. A nivel Eurozona, la Comisión Europea prevé que las restricciones de la movilidad adoptadas por los gobiernos europeos para hacer frente a la pandemia de Covid-19 conducirán a una contracción del PIB del 7,7% este año y a un rebote posterior del 6,3% en 2021 una vez se levanten dichas medidas.

¿Qué esperar del mercado?

Una vez conocidas las malas perspectivas macroeconómicas, cabe preguntarse qué se prevé del mercado. “En nuestra opinión, el escenario base es la reapertura progresiva de las economías durante 2020. Esperamos que la mejora de los métodos para contener la propagación del virus, las noticias sobre los avances positivos en relación con la terapia/vacuna del COVID-19 puedan potencialmente evitar que se vuelvan a producir cierres en todo el país. Pero no nos equivoquemos, la recuperación será desigual ya que algunos sectores estarán en mejor posición para recuperarse rápidamente y otros necesitarán tiempo”, comenta Michael McEachern, experto de Muzinich & Co.

En cuanto a la recuperación de las bolsas, “ciertamente han descontado una recuperación en V de cara a la segunda parte de este año, a pesar de que la tasa de desempleo de EE. UU. supera el 10 % y se prevé que el crecimiento del PIB se hunda en el segundo trimestre. Muchas empresas serán incapaces de generar suficiente tesorería si siguen trabajando muy por debajo de su plena capacidad, lo que provocará una oleada de quiebras que probablemente mantenga la tasa de desempleo en niveles elevados. Dado que el gasto de las empresas y los consumidores probablemente sea muy bajo, creemos que las perspectivas de una recuperación en forma de V son bajas. Es indudable que habrá un rebote, pero probablemente pierda fuelle más adelante en el año”, comenta Ariel Bezalel, responsable de estrategias de renta fija en Jupiter AM.

Renta variable

Las bolsas han mostrado una recuperación que ha sorprendido al conjunto del mercado. Los expertos aseguran que se debe a que los inversores ya han descontado que 2020 será un año perdido y centran sus expectativas en 2021. Pero, el consenso común es el de la incertidumbre. De hecho, basta con mirar el índice S&P 500 VIX, que mide la volatilidad del mercado, para observar el gran temor latente. A mediados de junio, la volatilidad había crecido un 100% con respecto al mismo mes de 2019.


El Comité de Inversiones de Credit Suisse (CI) ha cambiado su postura sobre la renta variable de sobre ponderar a neutral. “Creemos que es prudente reducir nuestra asignación a renta variable desde sobre ponderación a un posicionamiento estratégico en la asignación de activos, especialmente habida cuenta de que nuestro pronto cambio a sobre ponderación nos permitió participar plenamente en el repunte del mercado de renta variable de los últimos meses. Si bien el aumento de los riesgos ya no justifica una posición sobre ponderada, en nuestra opinión, creemos que la renta variable sigue ofreciendo un potencial alcista de cara a los próximos 3 a 6 meses”, señala Michael Strobaek, director de inversiones mundial de Credit Suisse, quien asegura que en es momento de “recoger beneficios a medida que nos adentramos en el verano y crecen los retos”.

Renta fija

“Creemos que la tasa de impago en el mercado crediticio aumentará en 2020, en el sector de la energía por ejemplo, pero otros sectores también pueden ser frágiles, como las aerolíneas, el ocio o los juegos. Las rebajas en el crédito son inevitables y entrarán más ángeles caídos (bonos a los que se les dio una calificación de grado de inversión, pero que debido al deterioro de las condiciones financieras de la empresa se han reducido a un estado de bonos de alto rendimiento) en el mercado de alto rendimiento. Esperamos que los diferenciales se estrechen de aquí a finales de año”, explica McEachern.

Para Chris Iggo, CIO Core Invesments de la gestora de fondos AXA IM, “La valoración y el soporte técnico para los mercados es menos fuerte hoy que hace tres meses. El sentimiento es frágil dado lo que está sucediendo en EE UU y los mercados emergentes. Mirando hacia el futuro, creo que el high yield de EE UU todavía puede funcionar, pero también mantendría cierta duración. Mi apuesta se centraría en high yield de mejor calidad y sectores de crecimiento”.

Peor escenario vs mejor escenario

Ante la incertidumbre reinante es necesario valorar cuáles son las diferentes posibilidades que pueden darse en este segundo semestre del año. “Una segunda oleada del virus sería, sin duda, muy negativa para los mercados. Si bien los gobiernos, en tal escenario, tratarán de evitar un bloqueo general en la medida de lo posible y aplicarán bloqueos regionales y específicos, no podemos descartar que las medidas de bloqueo aplicadas en marzo/abril tengan que volver a aplicarse”, explica Stefan Hofrichter, CFA, economista global y director de análisis macro de Allianz Global Investors.

Mientras que, en el mejor de los escenarios, los expertos apuestan por la aparición de una vacuna. “El mejor de los casos sería encontrar una vacuna o una cura más rápido de lo esperado. Si esto sucediera, los datos económicos deberían recuperarse más rápidamente”, explica Chris Gannatti, Jefe de Investigación, Europa, WisdomTree.

Elecciones en Estados Unidos

El acontecimiento del segundo semestre de 2020 será, sin duda, las elecciones presidenciales en Estados Unidos. En junio, las encuestas situaban a Joe Biden como ganador sacándole una ventaja del 8% a Donald Trump, pero este escenario puede cambiar a medida que nos adentremos en la campaña electoral. “Si el presidente Trump es reelegido, las tensiones entre Estados Unidos y China probablemente continuarían. Esto tendría implicaciones para la sub-industria de semiconductores por ejemplo. Por lo tanto, las cadenas de suministro globales de productos de alta tecnología podrían cambiar y adaptarse al nuevo mandato de Trump. Si, por el contrario, vemos una victoria de Biden, entonces no sabemos exactamente cómo se desarrollará la discusión entre Estados Unidos y China”, comenta Gannatti.

Más allá del conflicto con China, “un cambio de gobierno generará ganadores y perdedores y será posiblemente un entorno menos amistoso para las compañías, posiblemente con riesgo de subida de impuesto de sociedades, por ejemplo, pero nada que cambie en tono positivo de mercado. Lo que será sin duda, es uan fuente adicional de volatilidad”, asegura Diego Fernández Elices, director general de inversiones de A&G banca privada.

¿Hay oportunidades de inversión?

Con un escenario tan incierto y volátil, la pregunta que se hacen los inversores es si hay algún valor dónde haya oportunidades de inversión en estos momentos. “Entender a las compañías es importante. Los sectores como defensa, tecnología, tabaco, la salud animal y los medios de comunicación social no han sufrido mucho impacto en este período de volatilidad del mercado de COVID 19. Luego están los claros beneficiarios, como el comercio electrónico y muchas empresas de salud. Otros, como los operadores de casinos, están sufriendo dolores a corto plazo, pero es probable que se recuperen a largo plazo. Y luego están los que van a sentir el impacto durante mucho tiempo o incluso para siempre, como muchos restaurantes, pequeñas empresas, algunos minoristas y empresas de ropa”, explica Martyn Hole, Investment Director de Capital Group.

Por su parte, en la renta fija “Consideramos que los sectores de grado de inversión (Investment Grade) y los respaldados por activos (ABS) ofrecen una atractiva prima de liquidez, que puede ayudar a compensar el aumento de la volatilidad y la incertidumbre. Por otra parte, seguimos siendo prudentes en lo que respecta a los mercados de alto rendimiento y los mercados emergentes, habida cuenta del aumento de las vulnerabilidades y el riesgo de incumplimiento. Una cuidadosa selección de los sectores y de los valores individuales es fundamental para encontrar oportunidades en esos mercados”, aseguran las gestoras de carteras de PIMCO Eve Tournier y Sonali Pier.

Por su parte, Chris Wallis, CEO, CIO y gestor de fondos en Vaughan Nelson (NATIXIS IM), asegura que: “Desde un punto de vista de inversión, hay una serie de tendencias que ya estaban en marcha y se han acelerado. Las valoraciones del mercado ya entraron en 2020 bajo estrés y era realmente difícil decir que, en términos generales, el mercado estadounidense fuera atractivo. Lo que hay ahora son oportunidades interesantes a nivel individual, no a nivel de índices generalizados. Lo que el mercado está haciendo bien es distinguir entre las empresas que tienen un balance sólido, que lo hacen mejor que las que no, o las que se han visto menos afectadas por la crisis, que también lo hacen mejor que las que no. Pero, ahora, una de las grandes preguntas es qué compañías tienen el suficiente poder de generar beneficios para soportar las valoraciones actuales”.

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"