bolsas y mercados

¿Qué opinan los gestores de la rebaja de tipos de la FED?

Movimiento agresivo, quizás prematuro y de efecto incierto. Los gestores interpretan el movimiento de emergencia anunciado por la FED como revelador del pesimismo del organismo a largo plazo.

04 DE marzo DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

El movimiento de la FED al desmarcarse y bajar el precio del dinero fuera de una reunión pautada del organismo ha provocado innumerables reacciones. El propio mercado ha dudado en su interpretación, al oscilar entre los números rojos y las alzas para, finalmente, decantarse por un retroceso en el Dow Jones del 2,94%. Una reacción sorprendente aunque “sólo hasta cierto punto”, como señala Esty Dwek, Head of Global Strategy de Natixis IM Solutions. “La Fed había dado indicios de que iba a recortar tipos y había llegado un momento en el que cabía preguntarse (...) ¿para qué esperar hasta el 18 de marzo? Esta es una decisión que tiene mucho que ver la estabilización de los mercados y con apoyar de manera preventiva a la economía”, apunta.

Sin embargo, pese a que el mercado descontase una reducción de 50 puntos básicos para el ejercicio, James McCann, Senior Global Economist de Aberdeen Standard Investments, asegura que “es evidente que la Reserva Federal está alarmada directamente por los riesgos que plantea el coronavirus, pero también lo está de forma indirecta por el pánico que se apoderó de los mercados financieros la semana pasada. Si no se controla, esta explosión de tensión financiera podría haber amenazado el ciclo”. Y en esa línea de interpretación se mueve también Olivia Álvarez, analista de MONEX EUROPE para España. “El repentino movimiento de los tipos denota una notable preocupación por parte de la Fed. Si bien el peligro de una eminente recesión no fuese el móvil central del ajuste, la agresiva demanda de los mercados por condiciones financieras menos agresivas sí lo es. Ante una considerable caída de los rendimientos de los bonos y de los futuros de los fondos federales, de haberse mantenido en “modo neutro”, la Fed podría haber ocasionado de facto un ajuste restrictivo de las condiciones financieras de la economía y profundizar las probabilidades de recesión”.

La FED retrata su pesimismo

Para Philippe Waechter, director de investigación económica de Ostrum AM (Natixis IM), el movimiento de la FED indica el pesimismo del organismo a largo plazo. “La Fed teme una perspectiva económica más débil en los próximos meses, ¿tal vez una recesión?. Esto puede estabilizar los mercados financieros a corto plazo, pero si persiste la incertidumbre, no se puede esperar una recuperación en U de largo plazo. Por lo tanto, este movimiento no es para impulsar la demanda, sino para evitar la quiebra de muchas empresas estadounidenses. 

Thomas Lehr, estratega de mercados de Flossbach von Storch, reconoce que la actuación de la FED es probable que perturbe aún más a los mercados a corto plazo. No en vano muchos inversores recuerdan la última medida comparable en diciembre de 2008, en medio de la crisis financiera.”A diferencia de otros bancos centrales, como el BCE, la Fed tiene la mayor potencia de fuego. En vista de la epidemia, ahora la está utilizando”, señala. Mientras, Ariel Bezalel, responsable de estrategia del área de Renta Fija de la gestora Jupiter AM, asegura que la respuesta de la FED se debe a “la precaución del mercado por el shock de oferta y demanda al que se enfrenta debido al coronavirus”. Y es que, según señala, el hecho de que la actividad económica se haya detenido en China, tendrá “implicaciones para el crecimiento global”. De hecho, cree que “habrá una recesión económica antes de que el 'dinero del helicóptero' venga al rescate”. 

Anna Stupnytska, directora de macro global en Fidelity International, habla de fuerte señal la emitida por la FED, señal que califica de inteligente al adelantarse un mes a un recorte ya esperado. “Claramente, las fuertes ventas de la semana pasada provocadas por la ansiedad que está provocando el coronavirus, junto al endurecimiento resultante de las condiciones financieras, han obligado a la Fed a tomar esta medida preventiva para tranquilizar al mercado”.

¿Medida eficiente?

Entre los expertos existe consenso a la hora de esperar medidas adicionales para hacer frente al impacto del coronavirus sobre la economía. Desde Aberdeen SI, James McCann cree que el paso “debería proporcionar cierta comodidad a los mercados, impulsar a las personas con préstamos y ayudar a mantener la confianza”. Sin embargo, también reconoce que no es la panacea. “Recortar los tipos en una situación como la actual es una herramienta bastante contundente y realmente sería deseable que se combinara con la intervención de los gobiernos. Actuando ahora, la FED se arriesga a dar a los gobiernos todas las excusas que necesitan para no tomar medidas".

Para Mike LaBella, responsable de estrategia de inversión de QS Investors, filial de Legg Mason, “la medida emprendida por la Fed, si bien audaz, probablemente resulte prematura. El mercado sigue intentando determinar el efecto del coronavirus y no está claro si la caída de la semana pasada fue el inicio de un movimiento de pánico en los mercados financieros o un ajuste justificado de la valoración de los riesgos económicos que persisten”. Además tiene claro que “resulta poco probable que la política monetaria cure el coronavirus. La flexibilización tendrá un efecto positivo en la confianza a corto plazo, pero hasta que las tasas de contagio no alcancen su punto álgido, debemos esperar una continuidad de la incertidumbre y la volatilidad”. Además, este experto considera que “cualquier solución para esta epidemia probablemente deba aplicarse a escala mundial”.

Tras la decisión de la última jornada, lo cierto es que la FED se ha quedado pon pocas balas para apoyar a los mercados. “Es demasiado pronto para decir si el mercado puede simplemente recuperarse a partir de ahora, pero lo dudaríamos y esperaríamos más volatilidad en los próximos días. También parece que la Reserva Federal ha cedido a las demandas del mercado demasiado pronto”, señala Eoin Walsh, gestor de TwentyFour AM (Boutique de Vontobel AM). “La volatilidad parece ser capaz de impulsar una reacción de la FED, que en nuestra opinión, no es ciertamente saludable”. 

Más allá va Frank Dixmier, director global de renta fija de Allianz Global Investors, al apuntar que “la intervención de los bancos centrales en esta etapa es inútil, incluso insalubre” y cree que la Reserva Federal está quemando municiones que podría no tener en caso de una recesión severa.

Para Diego Fernández Elices, director general de inversiones de A&G Banca Privada, el hecho de haber adelantado el recorte de tipos “solo genera dudas sobre la situación y alimenta el pánico y confirma, o bien que el impacto económico del virus puede ser mayor de lo inicialmente esperado, o que la FED está más pendiente de la evolución de las bolsas”. Además, recuerda que históricamente, siempre que la FED ha hecho una bajada de 50 puntos básicos, la economía estadounidense ha entrado en recesión en los próximos trimestres.

Desde esta firma esperan medidas adicionales en la próxima reunión de la reserva Federal que complementen la rebaja del precio del dinero y también un movimiento del resto de bancos centrales pese a que tengan menos munición. De hecho, la economista de Schroders, Irene Lauro espera que “el Banco Central Europeo lleve a cabo un recorte de -0,5% a -0,8% antes de finales de año”.

Artículos relacionados

La FED baja tipos para afrontar el coronavirus
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"