bolsas y mercados

Qué podemos esperar de los gigantes chinos de internet tras la normativa antimonopolio

La Administración Estatal de Regulación del Mercado publicaba el pasado 7 de febrero la reglas antimonopolio con las pretende gestionar las compañías de comercio electrónico de la potencia asiática.

17 DE febrero DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

93eb0f8d73d7a74808320768f02f3e52.jpg

A China le inquietan los monopolios y las consecuencias que sus compañías gigantes de comercio electrónico puedan tener en su mercado. Así, el pasado 7 de febrero el país publicaba sus reglas antimonopolísticas. 

La norma se dirige especialmente a los “operadores que brindan instalaciones comerciales, comparación de transacciones, intercambio de información y otros servicios de plataforma de Internet” y son parte de los esfuerzos de la agencia china State Administration for Market Regulation (SAMR) y del Banco Popular de China para controlar este tipo de actividades. 

Eso sí, parece que la redacción fue vaga y su aplicación ya ha tenido dificultades sobre el terreno. “No es probable que estas directrices cambien mucho el comportamiento del mercado. Incluso cuando se aplica la normativa, la sanción suele ser una multa pequeña en relación con el tamaño de la empresa. Por ello, las compañías podrían simplemente considerar el riesgo de una multa como un coste de hacer negocios”, explica Brian Bandsma, gestor de Vontobel AM para añadir: “Cualquier directivo prudente debería revisar ahora sus prácticas empresariales y asegurarse de que no está haciendo algo que pueda llamar la atención más adelante por ser injusto o poco competitivo”. 

Según Bandsma las palabras despectivas de Jack Ma, el fundador y presidente ejecutivo de Alibaba Group, sobre el estado de las regulaciones financieras en la potencia asiática "han puesto de manifiesto una reflexión de fondo para someter a las grandes empresas de Internet a un mayor escrutinio normativo en torno a posibles comportamientos anticompetitivos”

Y añade: “Se considerarán varias actividades. En el caso de Alibaba, el objetivo más probable es la práctica de exigir a los comerciantes que se comprometan exclusivamente con una plataforma, aunque en este momento sigue sin determinarse cuándo y cuál puede ser el impacto financiero. Sin duda, las prácticas comerciales de la empresa seguirán bajo escrutinio, limitando las opciones de la dirección en el futuro”. 

Las presunciones del mercado 

Por otro lado, el experto de la gestora considera que el mercado ya ha asumido que la caída de Alibaba es una clara ganancia para las plataformas de comercio eéctrónico JD y Pinduoduo

“Hasta cierto punto, lo será si permite a los comerciantes utilizar todas las plataformas como mejor les parezca. Sin embargo, el tamaño y la escala de Alibaba siguen dando a los comerciantes el mayor alcance, y ciertos vendedores, especialmente los de productos de gama alta o de lujo, pueden no querer ser asociados con ciertas plataformas o encontrar mucha tracción con un grupo demográfico diferente. Por tanto, la suposición optimista del mercado puede necesitar cierta moderación”, aclara. 

La probable reducción de la venta por debajo de los costes

Para el entendido, otra práctica que seguramente se vea reducida con la política antimonopolio china es la venta por debajo de costes. Y es que algunas empresas, sobretodo las que están empezando, ofrecen importantes descuentos para hacer crecer la llegada de sus usuarios y Bandsma señala que “el fácil acceso a la financiación de capital riesgo ha limitado la ventaja de un balance amplio y líquido”. 

“En cualquier caso, el fuerte gasto en promoción o subvención se ha producido a expensas del crecimiento del flujo de caja. Los cambios para limitar esta práctica serían una buena noticia para los inversores”, precisa. 

El caso de Tencent

Tal y como comenta la gestora, “Tencent ha experimentado unas consecuencias mínimas del mayor escrutinio normativo”, aunque indica que la empresa “no está totalmente a salvo”. 

“Weixin ha adquirido una importancia creciente en el comercio electrónico a través de los miniprogramas integrados. Actualmente, este canal se ha cerrado a Alibaba. Además, el propietario de Douyin, ByteDance, presentó recientemente una demanda contra Tencent por comportamiento monopolístico, ya que la empresa limita el intercambio de contenidos de Douyin”, considera el experto para añadir sin embargo que “los daños y perjuicios solicitados, de 90 millones de RMB, son minúsculos, lo que lleva a preguntarse hasta qué punto pueden resultar perjudicados. Esta falta de capacidad para compartir vídeos Douyin en Tencent no ha sido, desde luego, una limitación para el rápido crecimiento de ByteDance”. 

De hecho, según Vontobel AM, el mayor riesgo para Tencent es la posible erosión de la tasa de captación en su tienda de aplicaciones, siendo la regulación de precios es menos importante. “Con un 75%, está claro que se lleva la mayor parte de los ingresos de las ventas de la tienda de aplicaciones”, puntualizan. 

“Mientras que en la mayoría de los mercados del mundo sólo se puede elegir entre dos tiendas de aplicaciones, en China hay al menos media docena de ellas, y la mayoría de las plataformas, fabricantes de teléfonos y operadores de telecomunicaciones tienen unaA pesar de ello, los índices de adopción suelen ser del 50%, frente al 30% que se observa en el resto del mundo”, aclara el experto. 

Pese a ello, este riego no parece ser una preocupación inmediata para los accionistas de esta cotizada ya que la dirección todavía tiene mucha flexibilidad para gestionar su crecimiento. “La empresa ha seguido diversificando su oferta de juegos de terceros, y muchos de los títulos más exitosos son propios. Las demás fuentes de ingresos de la empresa también se han monetizado de forma conservadora”, explica Brian Bandsma. 

La diferencia de la regulación con occidente 

Desde la gestora consideran importante hacer hincapié en que los reguladores chinos no tienen los mismos problemas de aplicación de las normas si lo comparamos con sus homólogos en Estados Unidos y en Europa. 

“Si el gobierno chino le dice a una empresa que haga algo, la compañía tiene que hacerlo sin hacer preguntas. En Estados Unidos y Europa, el poder gubernamental es limitado y las corporaciones tienen derecho a impugnar las demandas si no siguen un proceso legal predefinido”, considera el experto gestor y añade: Dicho esto, la cuestión reguladora clave es similar en cualquier país: esa forma tradicional de medir el poder del mercado o el daño al consumidor no funciona cuando lo que la empresa ofrece es en gran medida gratuito. Pero los reguladores de China tienen más flexibilidad y pueden utilizar potencialmente algo equivalente a la norma "lo sabemos cuando lo vemos".

Altex: "El inversor conservador ya no tiene disponible el activo que se lo daba todo"