bolsas y mercados

Qué son las burbujas de inversión y cómo podemos evitarlas

Desde que en siglo XVII conociéramos la llamada "crisis de los tulipanes", las burbujas en el sistema se han sucedido debido a la irracionalidad y la búsqueda de la especulación del ser humano

23 DE agosto DE 2021. 08:58H Alejandra Gómez

a3e8d10861d96f8d5eafe2771127d021.jpg

Uno de los mayores peligros a los que se enfrentan los inversores sin sin duda las llamadas burbujas de inversión, las cuáles emergen de vez en cuando en los mercados financieros y que encuentran al miedo y a la irracionalidad como grandes aliados para generarse. 

Borja Durán, Socio Fundador de Wealth Solutions y Finletic, define una burbuja como el fenómeno financiero que “se produce cuando existe un fuerte incremento de demanda en un activo, en un periodo de tiempo breve, teniendo como consecuencia un importante incremento de precios”. 

La clave está en que ese activo comienza a generar un efecto llamada muchas veces irracional y por el que los inversores tienen la sensación de que dicho activo continuará siempre al alza y es muy fácil que en esta situación se pasen por altos los riesgos que conlleva esa inversión. ”La codicia es peligrosa, como ha ido sucediendo a lo largo de la historia con las burbujas”, matiza el entendido. 

Claros ejemplos en la historia

Podemos poner en ejemplo de varias burbujas de inversión que se han ido sucediendo a lo largo la historia como por ejemplo la llamada "crisis de los tulipanes, considerada la primera burbuja especulativa masiva de la historia mundial y que se dio en el siglo XVII, o el famoso Crack del 1929 que vino de la mano del auge especulativo y el fatídico ‘lunes negro’ donde la bolsa tocó a fondo y Wall Street se desplomó. 

Burbujas más recientes son por ejemplo la de las empresas “punto com” y su caída en los años 90 o incluso la crisis del 2008 con origen en la concesión de “hipotecas tóxicas”, aquellos créditos que los bancos concedían a personas que no tenían la solvencia económica para asumir esas deudas.

Las fases de las burbujas en los mercados financieros

Y como muchos fenómenos de esta vida, las burbujas que se generan en los mercados financieros tienen ciertas fases que debemos conocer para no caer en sus garras. 

Según señala el economista Hyman Minsky, la primera de ellas es el “Comienzo”, aquella en la que los los inversores se dejan llevar por un escenario que promete ser un cambio de paradigma para el entorno económico. 

El experto continúa explicando la fase “Boom” y la especifica como aquella en la que el precio del activo empieza a atraer la atención de gran parte de los inversores. "Cuidado: cuando todos hablan de lo mismo, es bueno incluso incrementar la precaución”, aclara Minsky.

La “Euforia” sería la tercera de las fases y sería aquella en la que la cuando la burbuja alcanza su máximo nivel y las valoraciones están muy alejadas de sus fundamentales. 

La cuarta es la “Toma de beneficios”, donde algunos inversores empiezan a darse cuenta de la irracionalidad que sustenta los precios del activo y posteriormente se desencadena la fase del “Pánico”, la final, donde los inversores sufren un agresivo desplome de los precios del activo inflado. “Al caer el precio los inversores van vendiendo el activo en función de su aguante emocional”, insiste el economista.

Fuente: Wealth Solutions y Finletic

Cómo podemos evitarlas 

Tal y com señala Durán, pese a que las burbujas no cesarán debido a que la irracionalidad y la codicia forman parte del ADN humano, debemos tener en cuenta determinadas herramientas para evitarlas o hacerles frente. 

Uno de los primeros consejos del experto es que debemos recordar siempre que la inversión es lo contrario que la especulación. “Especular es invertir sin criterio para “forrarnos”. Como dice Warren Buffet, “si te sientas a jugar al póker y no sabes quién es el pardillo, el pardillo eres tú”, explica. 

Por otro lado insiste en que nunca debemos invertir en nada que no se entienda en 5 minutos o que no está clara la forma de subir de valor de manera fundamental en términos económicos.

“Diversificar las inversiones para minimizar las consecuencias de posibles contagios en los mercados financieros, incluso si no se cuenta con posiciones en activos sobrevalorados”, es otro de sus consejos y añade: “Cualquier alejamiento de este principio de la inversión acarrea mucho dolor en el medio y largo plazo”. 

Además, es importante hacer hincapié en que no debemos invertir buscando maximizar la rentabilidad per se, sino ponderando los riesgos

“Separar las historias del proceso inversor. Las historias emocionan, las valoraciones de los activos han de ser racionales”, es otro de os tips del entendido de Wealth Solutions y Finletic y precisa además que nunca se debe invertir en nada que se base a la premisa de  “te lo estas perdiendo”. 


Volatilidad, inflación y cambio de paradigma de los mercados, un contexto a tener en cuenta


"En España hay que ir al dividendo”


¿El momento de las acciones value? La recuperación post-covid marca la senda


"Las criptomonedas han nacido para darnos libertad, para tener un control total de nuestros activos"



Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"