bolsas y mercados

Recetas de Lombard Odier para defenderse de la volatilidad

Pese a que la volatilidad parece ahora controlada, conviene no perder de vista algunas de las opciones que existen para enfrentarla y cubrir una cartera. Lombard Odier las tiene claras.

27 DE febrero DE 2019. 09:38H Silvia Plaza

volatilidad_41-130636_20190227100752.jpg

¿Se acuerdan de lo inusual de 2017 en términos de volatilidad? 2018 puso fin a esa tranquilidad, con movimientos violentos de mercado hace ahora justo un año, en el segundo mes del ejercicio. Por no hablar del miedo reflejado en el último trimestre. Suponemos que no se han olvidado ya de la caída de más del 19% del S&P500 desde su pico a finales de septiembre y la caída de Navidad. Desde entonces, el rebote ha sido prácticamente del mismo porcentaje y es cierto que la volatilidad (VIX) ha regresado a niveles que se consideran más tranquilos, hacia entornos de 15 puntos.

Pero, por si la volatilidad repunta y vemos una mayor inestabilidad en los mercados, desde Lombard Odier su director de inversiones, Stéphane Monier, nos da las claves para cubrirse. ¿Cómo?

Medidas contra la volatilidad

La primera estrategia de defensa de una cartera es “reducir gradualmente la exposición a activos de mayor riesgo”, destaca Monier. Y la segunda tiene que ver con la volatilidad. El director de inversiones del banco suizo destaca que “los niveles de volatilidad implícita, medidos por el índice de volatilidad CBOE VIX, se han reducido a más de la mitad desde su pico registrado en diciembre”. Además, por primera vez en casi un año, la volatilidad implícita en Eurostoxx ahora es más baja que en el S&P500. El resultado, por tanto, es que ahora es relativamente barato comprar algunos seguros contra la volatilidad futura.

Coberturas rentables

Para Lombard Odier, cualquier herramienta diseñada para proteger una cartera de una eventual recesión debe ser rentable. Y cree que, con ese objetivo, las estrategias de cobertura simple pueden ser útiles, especialmente si se implementan a través de la compra de opciones de venta (put), ofreciendo a los inversores una forma de seguro contra una caída en un mercado o activo.

Dependiendo de la disposición del inversor para pagar el seguro y aceptar el riesgo a la baja, comprar una opción simple (es decir, ofrecer la posibilidad de vender un activo a un precio acordado antes de una fecha establecida dentro de unos meses) puede ser apropiado. En concreto, señalan que “al comprar una opción de venta (put) en un índice con un precio de mercado cercano a los niveles actuales, los inversores pueden acceder a una barrera para su cartera”.

De forma alternativa, está la opción de poner en marcha una estrategia Bear Spread. Una alternativa que implica la compra de una opción de venta en un índice con un precio de mercado y, al mismo tiempo, vender un número igual de opciones de venta a un precio de mercado más bajo. Esto permite a un inversor con menos aversión al riesgo ejercer la opción de venta si el índice cae, y luego volver a comprar el índice a un nivel inferior, obteniendo una ganancia por la diferencia entre los dos, menos el precio del contrato de la opción.

Buy and Hold: “Google o Facebook a un PER 20/21 no son empresas caras”