miércoles, 12 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
Mercados

Repercusiones de la tregua comercial EEUU-China en los mercados

Richard Turnill, Director Mundial de Estrategia de Inversión en BlackRock, explicaba qué se puede esperar para la renta variable a partir de ahora.

30 de noviembre de 2018. 00:01h Héctor Chamizo
  • Repercusiones de la tregua comercial EEUU-China en los mercados

Si algo ha caracterizado a este 2018 ha sido la incertidumbre que se ha generado alrededor de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Sin embargo, lo que están haciendo ahora desde muchas gestoras es plantearse cuál puede ser la escena para el próximo ejercicio en aras de diseñar su estrategia.

Como contexto, los activos vulnerables a la relación entre Estados Unidos y China han experimentado un repunte debido a las esperanzas de que se produzca un acercamiento entre ambos países en la cumbre del G20.

Así, se ha producido un movimiento de rotación desde los sectores vulnerables al crecimiento hacia los defensivos en el seno de los mercados de renta variable mundiales. El precio del petróleo siguió cayendo.

A este respecto, Richard Turnill, Director Mundial de Estrategia de Inversión en BlackRock, señala que las expectativas de que se produzca una distensión en el conflicto entre Estados Unidos y China "han aumentado" tras saberse que Donald Trump y Xi Jinping se reunirán en el marco de la cumbre del G20. Los activos de riesgo que más perjudicados se han visto por la política comercial basada en el «ojo por ojo» se han revalorizado en comparación con los mercados mundiales.

No obstante, desde la gestora evitan exponernos "a cualquier repunte a corto plazo". En su opinión, el conflicto entre ambas potencias va mucho más allá de los asuntos comerciales y "probablemente perdurará".

El indicador de riesgo BlackRock Geopolitical Risk Indicator (BGRI) para las relaciones entre el país norteamericano y el gigante asiático muestra que la atención del mercado respecto al riesgo de un recrudecimiento de la tensión entre ambos "es elevada", sostiene Turnill.

Con todo, las señales positivas de ambas partes en los días previos a la reunión entre Trump y Xi en Buenos Aires han hecho que el BGRI se aleje notablemente de sus máximos de 2018. Nuestro análisis muestra que las amplias variaciones en el BGRI sobre la relación entre Estados Unidos y China coinciden con importantes fluctuaciones en los precios de los activos con exposición cíclica y vulnerables a este riesgo.

Entre la plétora de factores que impulsa los precios de los activos, los riesgos políticos conllevan mayores repercusiones cuando la atención del mercado al respecto cambia con celeridad. No obstante, Turnill considera que esta relación "suele ser más firme en horizontes temporales más cortoplacistas". Así, en horizontes a más largo plazo, "los factores ajenos a la geopolítica se reafirman como principal catalizador de las rentabilidades en el mercado".