martes, 17 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Mercados

Septiembre, ¿nuevas caídas en bolsa o recuperación?

En septiembre el Banco Central Europeo y la Reserva Federal tendrán un papel clave para determinar si la corrección de las bolsas es temporal o si las caídas siguen persistiendo.

03 de septiembre de 2019. 08:00h Patricia Malagón
  • Septiembre, ¿nuevas caídas en bolsa o recuperación?

Los meses de junio, julio y agosto de 2019 no serán recordados como los mejores de la bolsa, ni mucho menos. La guerra comercial, el Brexit y los malos datos macroeconómicos han hecho tambalear la renta variable, que ha sufrido importantes correcciones estivales. El Ibex, que comenzó el verano apuntando a los 9.400, se encuentra luchando por no perder el soporte y caer por debajo de los 8.500. Una situación similar vive el resto de indicadores europeos. En el caso del S&P 500, aunque la volatilidad ha subido, se encuentra en los mismos niveles que anotaba en abril.

Las causas

Las causas de las caídas se encuentran en diferentes puntos geográficos, aunque la más importante se focaliza en Washington y Pekín. A principios de agosto Donald Trump anunció su intención de gravar con un impuesto a la importación a partir del 1 de septiembre los 300.000 millones de dólares de bienes chinos exentos hasta ahora de este tipo de medidas. China respondió haciendo uso de una de las pocas herramientas que aún tiene: permitió que el tipo de cambio de su moneda frente al dólar cayera. Esta reacción provocó una corrección en las bolsas.

A esto se le sumaron los malos datos macroeconómicos que acercan la recesión, sobre todo en Europa. Además, otros agravantes como la crisis política en Italia, la posibilidad de un impago por parte de Argentina y, sobre todo, la amenaza del Brexit duro ha hecho el resto.

¿Qué esperar?

La pregunta que los inversores se hacen tiene que ver con las previsiones. Por el lado más optimista, se encuentra la visión de que estas caídas podrían deberse a una corrección del mercado que se solventará en los próximos meses. Sin embargo, hay quienes detectan señales de alerta claras para las bolsas.

En septiembre el papel de los bancos centrales será fundamental. La Reserva Federal inició una nueva ronda de flexibilización monetaria el 29 de julio, recortando sus tipos de interés en 25 puntos básicos. “El mercado espera tres recortes más en los próximos 12 meses, incluyendo una en septiembre, pero algunos portavoces esperan que el organismo sea aún más acomodaticio.” aseguran desde Bank Degroof Petercam.

“Dada la debilidad de la actividad industrial en la zona euro, también se espera que el Banco Central Europeo reduzca aún más los tipos de interés en septiembre. Creemos que podría rebajar el tipo de la facilidad de depósito (actualmente -0,40%) y también poner en marcha un nuevo programa de compra de bonos (tanto soberanos como corporativos).”, añaden en el informe.

China también está tomando medidas de impulso para su economía. El gigante asiático está facilitando los préstamos para el consumo y bajando los impuestos para estimular la demanda interna. Además, el gobierno de Xi Jinping ha anunciado nuevas inversiones en infraestructuras. Pero no solo China, muchos más bancos centrales de todo el mundo están comenzando un camino más acomodaticio para alejar la recesión que se viene.

Los riesgos

A pesar de que se espera mucho de los bancos centrales, los riesgos del mercado siguen siendo muchos y preocupantes. El primero de ellos es, de nuevo, la guerra comercial. Nuevas tensiones entre China y Estados Unidos minarían los efectos positivos que puedan tener las medidas acomodaticias. Pero no solo eso, el Brexit duro caería como jarro de agua fría sobre la débil economía europea y arrastraría a las bolsas a una fuerte caída. Si a esto se le suman tensiones políticas internas y datos macroeconómicos negativos, los efectos de las medidas de los bancos centrales podrían ser mucho más suaves de lo esperado.

Septiembre, mal mes

Desde 1950 septiembre ha sido el peor mes para el S&P 500. De media, este indicador suele caer un 0,5% cada septiembre desde hace 69 años. Aunque, en la última década la tendencia ha sido diferente y ha anotado ganancias del 0,9%. La diferencia esta vez es que, el VIX o indicador de la volatilidad está 3,5 puntos más alto que en los últimos 2 años.