martes, 17 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Mercados

Talgo descarrila en bolsa tras la salida de su accionista MCH

La salida de un inversor de referencia nunca es una buena noticia para un valor. Tampoco en Talgo. El fondo de capital riesgo MCH Private Equity se ha deshecho de su participación del 9 por ciento mediante una colocación acelerada a 5,61 euros por acción. La decisión hace descarrilar la cotización del fabricante de trenes español.

05 de marzo de 2019. 11:07h Rocío Arviza
  • Talgo descarrila en bolsa tras la salida de su accionista MCH

MCH Private Equity hace caja en Talgo después de que la compañía española haya conseguido repuntar cerca del 15 por ciento en lo que llevamos de ejercicio. Vende después de que el fabricante de trenes haya regresado sobre los 6 euros por primera vez desde hace años y lo hace a pesar de que su cotización está muy por debajo de su propio precio de entrada en Talgo: los 9,25 euros de la salida a bolsa en mayo de 2015.

Descuento del 8,3% frente al cierre anterior

El fondo de capital riesgo pone fin a su andadura en Talgo como accionista de referencia por 69,17 millones de euros, a 5,61 euros por acción. Un precio que implica un descuento del 8,3 por ciento frente al cierre de la compañía española en la última sesión (6,12 euros). El valor se ajusta en bolsa a ese descuento y deja atrás de forma clara el nivel de los 6 euros. “El descuento demuestra que había mucha dificultad para poder desprenderse de un porcentaje tan elevado de la compañía”, reconoce Marc Ribes, analista y trader de Blackbird. De hecho, no hay que olvidar que “la acción había pasado de 4,65 euros a 6,12 en el marco del programa de recompra de acciones que la compañía tiene en marcha y solo con la ejecución de un 15 por ciento de todo ese plan”, subraya.

Aún con todo, Ribes reconoce que “siempre es una mala noticia que salga un accionista de referencia porque te hace preguntarte cuál es el motivo, preguntarte por qué ya no es estratégica la compañía para ese fondo”. Tiene claro que decisiones de este tipo siempre generan volatilidad, pero recuerda que “ahora hay otros inversores institucionales que han entrado a un precio muy competitivo”. De hecho, considera que el castigo que hoy sufre Talgo puede ser una oportunidad para entrar en el valor. “La desinversión de MCH no trastorna lo bueno de la empresa, que es esa parte estacional cíclica positiva para la generación de beneficios”. Tampoco borra “la asignación de los últimos contratos en Alemania o su buena posición para conseguir nuevos algunos nuevos de cercanías o locomotoras en próximos trimestres”, insiste.

Pérdida de contrato en Letonia

La noticia de que los tribunales de Letonia echan para atrás la reclamación de Talgo sobre un contrato de cercanías de 225 millones en ese país es un jarro de agua fría para la compañía. "Es un contrato importante que se pierde definitivamente", reconoce Ribes. Ahora, la empresa está pendiente -en efecto- de la cascada de pedidos que Renfe prevé licitar en el primer semestre de este año y del macrocontrato de suministro para la primera línea AVE de Reino Unido, entre Londres y Birminghan.

Hasta el día de hoy, Talgo se había recuperado en bolsa más de un 14 por ciento en lo que llevamos de ejercicio favorecido por noticias como el veto de la fusión de los negocios ferroviarios de Siemens y Alstom por parte de la Comisión Europea. También se había apoyado en un reciente contrato importante procedente de Alemania: el suministro de un centenar de trenes de alta velocidad para la operadora Deutsche Bahn. Un contrato que, según Talgo, le va a suponer un volumen de ventas de 550 millones de euros sólo en una primera fase.

El primer accionista de Talgo es ahora Pegaso Rail Internacional, con un 35 por ciento del capital. Entre sus accionistas de referencia está también Seguros Santalucía, con un 5 por ciento.