bolsas y mercados

Udekta Capital: “BME Growth tiene un déficit de captación de empresas”

El consejero y socio fundador de Udekta Capital, vehículo de inversión centrado en lo que hasta ahora se denominaba MAB, lamenta el balance de este segmento de mercado desde su puesta en marcha en términos de captación de empresas. Juan Sainz de los Terreros explica el cambio de nombre a BME Growth y confía en que pueda suponer un impulso.

14 DE septiembre DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

db90ad13ea49f4ee13d1a06736ca063b.jpg

¿Por qué piensa que se produce este cambio de nomenclatura ahora desde MAB a BME Growth?

Hay dos motivos, uno más de marketing y otro técnico. Lo de BME Growth entiendo que es para darle un toque más internacional, mirando a otros mercados alternativos en Europa como puede ser el Euronext, donde el segmento de empresas en expansión se llama Euronext Growth. En definitiva, a nivel internacional se entiende más que los mercados de pequeñas y medianas empresas cotizadas tienen ese toque growth (...) y creo que se lo han querido dar para potenciar este mercado tanto para el mercado nacional como para empresas extranjeras que en un momento dado quieran cotizar en España. Luego hay una segunda razón más técnica que, a efectos prácticos no afecta a los inversores, pero que tiene que ver con que el MAB era un Sistema Multilateral de Negociación ( SML). Dado que, a nivel europeo quieren potenciar mucho las pymes cotizadas y han creado una nueva categoría que es el SME (Small and medium-sized enterprises Market Growth), el MAB llamándose BME Growth podría ser SME, lo que implica que se forma parte de un mercado que está homologado como de pymes a nivel europeo y mundial. Va a haber unos programas de fondos especializados en estas compañías, en ayudarlas, con menos cargas administrativas (no legales porque la seguridad está igual de garantizada que en cualquier compañía grande) y que les ayudará a hacer una normativa ajustada a pequeñas y medianas compañías...

¿Qué le aporta a una empresa cotizar en un mercado como éste, que ahora pasa a denominarse BME Growth?

Le aporta muchas cosas, la más clara puede ser la visibilidad y notoriedad de ser una empresa cotizada. Otra ventaja muy clara es la financiación, el poder buscarla más allá de la bancaria y del “préstamo/deuda” y hacerlo a través del equity y del capital social con gente que acompañe a la empresa en su proyecto. Cotizar en un mercado alternativo te da también cierta liquidez, no comparable con la de una empresa del Ibex, pero tienen liquidez ya que, en una SML no cotizada, es mucho más complejo comprar y vender acciones. Creo que otra ventaja importante aunque se hable menos de ella es la de obligar a las compañías a profesionalizarse: las compañías que cotizan en un mercado de valores tienen, sí o sí, que estar profesionalizadas. En el BME Growth tienes que ser Sociedad Anónima, tener un Consejo de Administración, un Comité de Auditoría, unos consejeros independientes, es decir, ya hay que organizar la empresa de una manera mucho más profesional...

¿Y desde el punto de vista del inversor?¿Por qué puede ser interesante fijarse en este tipo de compañías?  

Lo más claro es el potencial de crecimiento que tienen. Todos podemos entender que para una compañía que factura 20.000 millones multiplicar esa facturación por 10 va a ser bastante complicado. Sin embargo, no lo es tanto para una compañía que factura dos, tres o cinco millones poder pasar a facturar diez veces más si ha hecho un proyecto importante, si han crecido de manera orgánica o inorgánica, si tienen financiación detrás... Y ese potencial de crecimiento tanto en facturación como en beneficios le puede dar un potencial de revalorización a tu inversión impresionante, aunque hay que tener en cuenta que son inversiones que también tienen mucho riesgo. En este tipo de inversiones tienes que tener una visión de largo plazo y ser consciente de que se está entrando en compañías pequeñas que todavía tienen que demostrar cosas pero que si lo demuestran puedes tener un resultado de poder multiplicar por varias veces tu inversión. Esta es la parte positiva, la mala es que, a lo mejor, pasados dos o tres años esa compañía por cualquier motivo pierda el tren, se caiga o incluso se pueda llegar a liquidar, es decir, que se pueda llegar a perder el 100% en una inversión. Ese es un riesgo que hay que asumir, aunque también se puede ganar mucho más del 100%, por eso no es un mercado para todo el mundo: quien invierta en cinco o 10 de estas compañías pequeñas tiene que saber que quizás pueda llegar a perderlo todo en una o dos, pero en las buenas (como ha sido el caso de Más Móvil o de Grenergy...) puede llegar a multiplicar la inversión por 15 o 20.

¿Ustedes invierten únicamente en pequeñas compañías españolas?

Hoy por hoy sí. Somos un vehículo privado, cerrado y pequeño que se centra exclusivamente a día de hoy en el BME Growth, pero cuando crezcamos y tengamos un capital superior al actual abriremos el abanico a mercados alternativos europeos o incluso mundiales.

¿Hasta qué punto se ha notado la crisis en el número de compañías que han salido a cotizar a este mercado?

Para mí, el BME Growth creo que tiene un problema de captación de empresas. Son muy pocas. Hay dos segmentos, el de empresas en expansión y el de Socimis. Todas juntas suman unas 120 en número redondo, unas 40 empresas en expansión y el resto Socimis. Nosotros nos centramos en las primeras y creemos que 40 empresas los más de diez años que lleva este mercado es muy poco. El año pasado se incorporaron tres y este año solo llevamos una ( Making Science) aunque es verdad que hay otras dos que estaban a punto de salir hasta que irrumpió la crisis actual, que ha hecho que vayan todavía más lentas las incorporaciones. Cuatroochenta está preparada para tocar la campana en el último trimestre del año y la biotecnológica Laminar Pharma también está cerca, pero para mí es un balance un poco pobre. Sin embargo, con el cambio a BME Growth, con la nueva directiva de BME o con los nuevos programas europeos si se puede potenciar y que este mercado crezca creo que será bueno tanto para empresarios como para inversores porque tener una alternativa de inversión como es ésta es muy bueno. 

Evers: "Tenemos un peso del 10% en oro en las carteras moderadas"