martes, 14 agosto 2018
ZONA PREMIUM
Mercados

Y después de la primera tormenta... ¿Ahora qué ocurre con Italia?

¿Seguirá Italia siendo miembro de la zona euro y cumplirá las promesas electorales de salir del estancamiento económico? Lombard Odier responde las principales preguntas.

12 de junio de 2018. 17:02h Víctor Ranera
  • Image
  • Image

La agitación política de Italia, que no ha desaparecido con la llegada del nuevo gobierno, ha creado la tercera crisis relacionada con el euro en menos de una década. ¿Seguirá el país siendo miembro de la zona euro y cumplirá las promesas electorales de salir del estancamiento económico? Estas preguntas aún abiertas han llevado al aumento del rendimiento de los bonos de referencia del gobierno italiano y la disminución del euro mientras que los inversores analizan las distintas posibilidades.

Las negociaciones entre el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y La Liga de derechas para crear un nuevo gobierno se resolvieron finalmente esta semana después de casi tres meses de conversaciones. La coalición había amenazado con nuevas elecciones después de que el presidente, Sergio Mattarella, vetara la primera elección de la coalición del ministro de Finanzas, Paolo Savona de 81 años, quien ha abogado por dejar el euro. Savona ahora tiene la responsabilidad de los asuntos europeos y Giuseppe Conte, un académico sin experiencia política, será primer ministro. Los líderes de ambos partidos se convertirán en viceprimeros ministros.

"Trabajaremos intensamente para cumplir nuestros objetivos políticos que ya hemos establecido en nuestro contrato gubernamental", dijo Conte, según informó Reuters. El contrato común de la coalición incluye un salario mínimo universal, una revisión fiscal corporativa y personal, y revocar el incremento de la edad de jubilación establecida en el 2011. El programa puede costarle al país hasta 126 mil millones de euros, lo que equivale a más del 7% del PIB nominal, de acuerdo con el pronóstico del Fondo Monetario Internacional de 2018. El "pacto fiscal" de la Unión Europea compromete a Italia a recortar su ratio deuda/PIB del 132%.

Punto de fricción a la vista

El rendimiento del bono soberano italiano a 10 años llegó al 3,164% el 29 de mayo después del veto de Mattarella, y ahora se ha reducido hacia un 2,6% por las noticias sobre el acuerdo de coalición. El diferencial entre los bonos a 10 años del gobierno italiano y la deuda soberana alemana se redujo a 219 puntos básicos, desde el máximo del 30 de mayo de 269 puntos básicos.

La relación entre el gobierno de coalición de Italia y la Unión Europea será turbulenta. La coalición chocará inevitablemente con sus vecinos europeos por su retórica antiinmigración y el objetivo común para eliminar las sanciones de la UE a Rusia. Ya se ha quejado de los insultos de los funcionarios de la Comisión Europea. El peligro es que La Liga y el M5S puedan depender de esa tensión con la UE para mantener su cooperación

La crisis también tiene implicaciones más amplias fuera de la zona euro. La UE parece más decidida a hacer que el Brexit sea lo más doloroso posible para el Reino Unido, con la finalidad de mostrar el coste de dejar el bloque a los ganadores electorales de Italia. Es tentador echar un vistazo a la historia económica reciente de la zona euro para orientarse. Pero a diferencia de 2011 y 2012, no estamos viviendo una crisis de solvencia soberana. Esa crisis se resolvió a través de tipos de interés más bajos y préstamos baratos, mientras que cuatro de las economías de la zona monetaria estaban registrando déficits y riesgo de impagos.

La crisis actual no se trata de los fundamentales en Italia ni en los países que comparten la misma moneda. Los niveles de deuda en la zona euro se han estabilizado, hay amplios superávit por cuenta corriente. El perfil de la deuda de Italia sigue siendo sostenible con plazos de vencimiento bastante largos, mientras que las previsiones apuntan a que el PIB aumentará y el desempleo disminuirá. Italia también está favorecida por su superávit primario (los ingresos por impuestos son más altos que los gastos excluyendo los intereses sobre la deuda). La agitación política de Italia junto con datos más suaves de la zona euro explican que los mercados anticipan bajos tipos de interés continuos ante la expectativa de que la normalización de la política monetaria se verá retrasada.

Lo que asusta a los inversores es que la combinación del estancamiento económico a largo plazo y la inestabilidad política plantea un desafío institucional que la izquierda y la derecha utilizarán en Italia para alimentar el populismo, debilitando las aceptaciones democráticas liberales de la integración europea.