miércoles, 20 febrero 2019
ZONA PREMIUM
Mercados

¿Y si el cambio de discurso se vuelve contra la Fed?

Desde Fidelity analizan las nuevas implicaciones de la política monetaria en los mercados.

08 de febrero de 2019. 11:00h Héctor Chamizo
  • Image

La Reserva Federal mantenía sus tipos de interés sin cambios, como se esperaba, pero el tono general de la declaración de Jerome Powell sorprendía a los inversores por su cariz expansivo. En su evaluación de las condiciones económicas no introdujo cambios reseñables, ya que tildó el crecimiento de sólido y el mercado laboral de fuerte. Por eso se abren posibilidades sobre lo que puede suceder ante este esquema.

La evaluación de los riesgos ha cambiado considerablemente. Powell puso el foco en varias corrientes contrapuestas que apuntan a unas perspectivas menos propicias, como la desaceleración progresiva del crecimiento mundial, un conjunto de riesgos políticos como el Brexit, la incertidumbre comercial y el cierre de la administración estadounidense, así como unas condiciones financieras menos favorables. También destacaba las tenues presiones inflacionistas, lo que sugiere que el riesgo de aumento de la inflación ha disminuido.

Pero lo más notable es que los comentarios sobre la evolución prevista de los tipos de interés y la normalización del balance han oscilado completamente y ahora muestran una postura expansiva; así, los “aumentos” de la horquilla objetivo para los tipos de los fondos federales han dado paso a los “ajustes”, lo que vuelve a poner sobre la mesa los recortes de los tipos de interés. Y ahora también se contempla variar el ritmo de normalización del balance y el tamaño último de este, algo que la Fed ha optado por plantear mucho antes de lo previsto.

En general, en opinión de Anna Stupnytska, Economista global de Fidelity International, el tono muy expansivo de la Fed es netamente "positivo para el riesgo y a los mercados les gusta la ‘put de Powell’".

Con todo, a la vista de la más que aceptable coyuntura económica en EE.UU., este cambio tan marcado en el discurso, según la experta, "podría volverse contra la Fed dentro de unos meses, cuando se disipen las distorsiones de los datos, se aclare el panorama y la economía demande tipos más altos".