latam

Brasil busca inversores españoles

El país pretende dinamizar sus relaciones comerciales con el exterior

22 DE enero DE 2020. 08:26H Mario Talavera

67cce1e62b9d866f1e2b2ad0decdb7ad.jpg

El potencial económico de Brasil lleva siendo observado por las economías desarrolladas desde hace años. Sin embargo, en los últimos tiempos no ha crecido tanto como se esperaba. Su economía creció un 1,3% en 2018, un 1,2% en 2019, y las estimaciones del FMI señalan que avanzará un 2,2% y un 2,3% en 2020 y 2021 respectivamente.

Aun así, la economía brasileña es la novena del mundo, gracias a que su territorio y su población (210 millones de habitantes) representan más de la mitad de todo el continente suramericano. No obstante, el país sigue queriendo sacarse una espina, ya que a pesar de que su mercado interior es grande y fuerte, desarrollar el mercado exterior podría ayudar a alcanzar el siguiente nivel.

La suma de las transacciones del país con el exterior ronda el 20%, lo que supone una cuarta parte de las cifras que registran en los países desarrollados, ya que la media de la OCDE ronda el 80%. Una de las medidas más destacadas para cambiar esa situación es la apertura de las líneas aéreas al capital extranjero.

Resulta un ejemplo paradigmático, ya que es precisamente el sector turístico el que puede situar a Brasil a la altura de otros países desarrollados. Eso explicó Vinicius Lummertz, secretario de Turismo del Estado de Sao Paulo, en una presentación previa a Fitur en Madrid, en la que llamó a su país a seguir modernizando el sector.

Para ello, Lummertz indicó la importancia que tiene el capital extranjero en el asunto, teniendo en cuenta que el ahorro ronda el 15% en el país, un porcentaje insuficiente a su juicio para acometer reformas. En ese sentido, cree que es importante mejorar la competitividad a través de la digitalización que, a la larga, proporciona una mayor oferta que incentiva el turismo.

El secretario de estado reconoció diversos asuntos que debe enfrentar tanto su país como el estado de Sao Paulo, entre ellos una "industrialización tardía", la mencionada "baja productividad", la situación de las pensiones o la necesidad de proporcionar herramientas que faciliten que el trabajo sea más flexible. Por el contrario, se lamenta de que el país lleva "mucho tiempo para hacer estos cambios".

En todo caso, frente a esos obstáculos, la nación cuenta con el mayor potencial natural para el turismo, según el Foro Económico Mundial y la Organización Mundial del Turismo, de modo que la naturaleza supone un foco para desarrollar el turismo en torno a ese recurso. De momento, se trata de un arma poco explotada, ya que apenas 6,5 millones de turistas internacionales visitan Brasil al año, mientras que España superó los 83 millones de visitantes durante 2019.

Esa comparación hace plantearse a las autoridades brasileñas que España puede ser una importante fuente de experiencia y conocimiento para situarse como un referente en el sector. "Hay espacio para inversiones", comenta Lummertz, en particular en el estado de Sao Paulo, donde el turismo creció en 2018 a un ritmo del 5,4%%, frente al 2,2% del conjunto de Brasil, y la proyección es que en 2020 crecerá por encima del 6%.

Estos datos representan una oportunidad de negocio desde el punto de vista del dirigente brasileño. "Ya hay empresas españolas en Brasil como el banco Santander, Telefónica, o en sectores como el de las carreteras o la energía", comienza Lummertz, "no tiene por qué no pasar igual en turismo". Así, el secretario de estado siente que "mostrar Sao Paulo al mundo" es una necesidad para atraer el interés inversor.

Más aún ocurre en el sector turístico. "España es el país preferido para esto por su competencia y experiencia", analiza Lummertz, dado que apenas han entrado en el negocio Globalia y Meliá. En cualquier caso, también es consciente de que se necesitan mejorar las infraestructuras: "Viajaríamos más si tuviéramos infraestructuras mejores". Junto a eso, cree que resulta clave mejorar la calidad de sus productos, además de la variedad natural que ofrece su región.


Evers: "Tenemos un peso del 10% en oro en las carteras moderadas"