asia

China: Go-West

El desarrollo económico del gigante asiático, ha tenido más fuerza tradicionalmente en las regiones del Este del país.

21 DE octubre DE 2019. 08:58H Alberto Lebrón (Hubei, China)

f1a9b261e002af0f5143756771a78b22.jpg


El desarrollo económico chino, tradicionalmente, ha tenido más fuerza en las regiones del Este. China, como suele decirse a menudo, encierra dentro de sus extensas fronteras un continente más poblado que EE.UU. más toda la UE. Si trazáramos una diagonal de Noreste a Suroeste, la mitad inferior resultaría en la zona con más población del planeta por kilómetro cuadrado. Y el otro sector, al contrario, contaría con la menor densidad de población del mundo. Es la China de las contradicciones. En Wuxi, Chongqing, la gente sigue viviendo entre montañas sin acceso a servicios básicos como el agua corriente. En Pekín, sin embargo, el salario medio ha superado recientemente los mil euros al mes.

La población urbana china, sin embargo, ha ido aumentando a lo largo de los años hasta superar el 50%. El desarrollismo, hacia las zonas del Centro-Oeste, es una realidad

incontestable desde hace tiempo. Y DIRIGENTES ha querido comprobar este extremo viajando hasta dos provincias emergentes del Suroeste. Chongqing, la cual estuvo tres lustros consecutivos creciendo dobles dígitos (hasta 2017), fabrica uno de cada tres ordenadores del mundo. En Chongqing operan multinacionales punteras como CISCO, HP, Acer o IBM. Y sus exportaciones de ordenadores aumentaron un 85% durante 2018. El desarrollo logístico, sobre todo los ferrocarriles que conectan Chongqing con Alemania o Rotterdam en menos de dos semanas, han hecho de esta región Centro- Occidental china toda una referencia en lo relativo al sector electrónico (si bien ahora existe cierta incertidumbre derivada de la guerra comercial con EE.UU.). Chongqing, análogamente, también ha sido el primer productor automovilístico de China. Sin embargo, al haberse especializado en vehículos contaminantes de bajo valor añadido, la industria sufrió un retroceso del 17% en 2018. Pero la reconversión hacia el segmento de los coches eléctricos ha otorgado a esta provincia una cuota nacional del 5%.

Hubei, la segunda de estas provincias del Suroeste, también está creciendo rápidamente. Wuhan, la capital, tiene más de seis mil empresas extranjeras. Y uno de cada tres euros invertidos por Francia, en China, tiene como destino Wuhan. La dotación logística de esta ciudad, situada a orillas del río Yangtzé, explica el incremento notable de las inversiones. Y la educación superior, con más universidades que ninguna otra ciudad china (excepto Pekín), es otro atractivo enorme. El Valle de la Óptica Electrónica, uno de los parques industriales de referencia en Wuhan, espera poder facturar 400 mil millones de euros hacia 2020.

Existen, por tanto, muchas oportunidades más allá de las grandes ciudades chinas como Pekín o Shanghai. China ha puesto en funcionamiento casi una veintena de zonas económicas especiales especializadas en diferentes industrias. Áreas donde las facilidades para invertir, además, van desde una fiscalidad favorable hasta exenciones regulatorias. En algunas zonas especiales de Chongqing, los bancos extranjeros están autorizados a operar con sucursales propias, según ha podido saber DIRIGENTES.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"