economia

Crece el apetito por el negocio bancario: desde Rakuten a MásMóvil

Tras el reciente lanzamiento de Orange Bank, es patente el interés de otros sectores por el segmento bancario

29 DE noviembre DE 2019. 07:34H Mario Talavera

038beafbff84716edb1180e26d37e0ea.jpg

Empresas de todo tipo, desde fabricantes de vehículos, compañías de telecomunicaciones hasta supermercados o grandes superficies llevan tiempo gestionando los pagos de sus clientes. Para ello, su apuesta consistía en crear sociedades registradas en el Banco de España, de modo que estuvieran autorizadas para ofrecer préstamos, financiación y facilitar el cobro de los distintos servicios que prestan.

El avance de la tecnología ha hecho que, una vez cuentan con plataformas tecnológicas para gestionar estos servicios, algunas compañías se plantean ir un paso más allá. Como demuestra el caso de Orange Bank, la experiencia de las grandes compañías tecnológicas puede servirles para obtener beneficios por medio de servicios financieros que trascienden la oferta de su negocio principal.

Esta es la situación de MásMóvil que, según el Banco de España, dio de alta en septiembre su propia propuesta para conceder préstamos y créditos. En concreto, se trata de Xfera Consumer Finance, una sociedad que es de su propiedad en un 49%, mientras el 51% restante pertenece a la entidad francesa BNP Paribas.

Según consta en los registros del regulador español, esta entidad tiene como finalidad la concesión de préstamos y créditos, entre los que se encuentran el crédito al consumo, el crédito hipotecario y la financiación de transacciones comerciales.

Aunque la página web aún no funciona, se espera que esta sociedad esté enfocada a la financiación de terminales móviles y a servicios de su sector. No obstante, el hecho de que cuente con autorización para conceder créditos -también en el terreno hipotecario- abre la posibilidad de que pueda extender la actividad de esta compañía.

El registro de Rakuten Europe Bank es menos reciente. Se dio de alta como entidad a principios de 2016, si bien su actividad en Europa, concretamente en Luxemburgo, no se inició hasta 2017. En ese momento, Rakuten anunció su entrada en “operaciones de banca comercial en Europa”, del mismo modo que ya lo había hecho en Japón, su país de origen. Además, Rakuten obtuvo la licencia bancaria en Luxemburgo en 2015.

En ese sentido, según explicaba Masayuki Hosaka, vicepresidente de Rakuten, su compañía pretendía prestar servicios como tarjetas de crédito, banca, valores y seguros de vida. Así, el dirigente nipón afirmó que el objetivo de Rakuten Europe Bank es “proporcionar servicios bancarios en Europa”, lo que deja poco lugar para la interpretación.

En medio de estas grandes empresas proliferan otras entidades que pretenden hacerse un hueco en el sector bancario español. Hace apenas un mes que se registró Solution Bank como entidad dedicada a los préstamos. Este grupo italiano cuenta con 25.000 clientes en su país de origen, además del respaldo del inversor SC Lowy, un grupo bancario y financiero internacional que ha adquirido el 90% del capital social.

La ambición de Solution Bank es ampliar su oferta de productos bancarios tradicionales, como son la gestión de activos, la concesión de préstamos e hipotecas y las oportunidades de inversión. No obstante, la diferenciación de esta compañía pasa por la financiación a empresas locales y nacionales basados tanto en el crédito ordinario como en la financiación especializada.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"