eeuu

Crisis en Juul, el mayor fabricante de cigarrillos electrónicos

De prohibirse los sabores para los cigarrillos electrónicos, como pretende la administración Trump, las pérdidas para el sector podrían alcanzar los 8.400 millones de dólares.

26 DE noviembre DE 2019. 07:30H Cristina Rodríguez (Nueva York)

db73c75dfe79ceae2b12b65b3e2cfa8e.jpg

Juul Labs ha anunciado que va a despedir a 650 empleados en un plan de reducción de costes que ascendería a mil millones de dólares en su esfuerzo por reestructurar la compañía.

El mayor fabricante de cigarrillos electrónicos del mundo está en el punto de mira de los reguladores, y hasta de los políticos, después el “vapeo” haya acabado con la vida de 39 personas en Estados Unidos y de que otras 2.051 hayan sido hospitalizadas por graves lesiones pulmonares, según datos de los Centros para el Control de Enfermedades de EE.UU. No obstante, hay que matizar que, según el último informe de CDC, la sustancia más preocupante encontrada en los cigarrillos electrónicos con daños pulmonares es la Vitamina E. En ese sentido, dicha vitamina se encuentra en los productos que contienen THC, de los que Juul no comercializa ninguno.

Gran parte de los recortes de Juul afectarán al departamento de marketing que ha sido acusado de que su estrategia era impulsar la venta de sus productos entre los adolescentes. Según un comunicado, los futuros esfuerzos publicitarios de la compañía se centrarán en el “marketing directo” y, además, no se anunciarán en televisión, de manera impresa o en línea.

Los 650 recortes de empleos representan alrededor del 16% de la fuerza laboral global de Juul, que en apenas unos meses ha pasado del apogeo a la decadencia. A principios de 2019, Juul estaba contratando a un promedio de 300 personas por mes. La empresa dijo en un comunicado que esos despidos son parte de su esfuerzo por “ajustar el tamaño del negocio” y comunicó que continuará invirtiendo en su equipo de productos. Y añadió que explora “nuevas tecnologías para combatir el uso entre menores”, en un intento de recuperar la confianza del público.

El CEO de Juul desde septiembre, KC Crosthwaite, dijo que, además, están “intentando obtener una licencia para operar en Estados Unidos y en todo el mundo”.

Juul se está preparando para la decisión de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. sobre una normativa que podría eliminar algunos productos de vapores de nicotina con sabor del mercado estadounidense. En todo caso, según explica Juul a DIRIGENTES, ya se han retirado los sabores de mango, crema, fruta y pepino, tanto en el canal minorista con en la venta online.

La posible prohibición de los vapores con sabor podría conducir a la pérdida de 150.000 empleos en el sector, y supondría un golpe en las ventas directas de unos 8.400 millones de dólares, según un informe publicado por un grupo comercial de la industria del vapeo.

Hace dos meses, la administración del presidente Donald Trump anunció un plan radical para prohibir todos los sabores de cigarrillos electrónicos y vaporizadores, excepto el tabaco, pero aún no se ha tomado una decisión final.

Trump se reunirá con distintos grupos, incluidos representantes de la industria del vapeo, para discutir el endurecimiento de las regulaciones sobre los cigarrillos electrónicos.



Demandas contra Juul

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, anunció una demanda contra Juul Labs alegando que la empresa de cigarrillos electrónicos comercializó ilegalmente esos cigarrillos con sabores a adolescentes, iniciando así una crisis de salud relacionada con el vapeo.

La querella afirma que Juul lanzó una campaña de marketing coordinada dirigida a niños de entre 13 a 17 años y minimizó los riesgos para la salud de los productos de cigarrillos electrónicos con alto contenido de nicotina.

Nueva York busca la prohibición de lo que llama las “tácticas engañosas de marketing y ventas de Juul dirigidas a los niños”, así como multas y daños legales.

La fiscal James señaló que más de 6 millones de estudiantes de secundaria de todo el país usan cigarrillos electrónicos, citando una Encuesta Nacional de Tabaco para Jóvenes.

En Nueva York, “un tercio de los estudiantes de secundaria fuman cigarrillos electrónicos”, explicó en una rueda de prensa Letitia James.

“No cabe duda de que la publicidad agresiva de Juul ha contribuido significativamente a la crisis de salud pública que ha dejado a los jóvenes en Nueva York y en todo el país adictos a sus productos", continuó James.

California y Carolina del Norte han presentado demandas similares contra Juul. El fiscal general de California, Xavier Becerra, dijo que “la compañía comercializa sus productos a adolescentes y no advierte sobre los posibles riesgos para la salud de los mismos”.

Varios estados se están moviendo para prohibir los cigarrillos electrónicos por completo y los principales minoristas, como Walmart, han anunciado que ya no venderán productos de vapeo.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"