DIRIGENTES-PORTADA_ENERO24
Suscríbete a la revista
Sábado, 15 de junio de 2024
D
D

Vicente Ferrio: "Muchos profesionales tienen un gran impostor dentro"

Vicente Ferrio, impulsor de la libertad profesional, autor de Crea tu Plan B y fundador sincronizatutalento.com habla con DIRIGENTES el síndrome del impostor que el tejido empresarial sufre. A través de su libro y de su enfoque de ser un “emprendedor a tiempo parcial”, Ferrio ofrece una metodología práctica para que los individuos se liberen […]

Gestión y Liderazgo

Dirigentes Digital

02 jun 2023

Vicente Ferrio, impulsor de la libertad profesional, autor de Crea tu Plan B y fundador sincronizatutalento.com habla con DIRIGENTES el síndrome del impostor que el tejido empresarial sufre. A través de su libro y de su enfoque de ser un “emprendedor a tiempo parcial”, Ferrio ofrece una metodología práctica para que los individuos se liberen y tomen el control de sus vidas, buscando oportunidades alineadas con su talento y propósito personal, ahora más que nunca, cuando la digitalización y la inteligencia artificial (IA) han llegado para quedarse.

DIRIGENTES (D.) Impulsor del concepto “libertad profesional”, ¿podría explicarnos su verdadero significado?

Vicente Ferrio (V.F.) El concepto de “libertad profesional” trata de tomar el control de tu carrera, hacerte responsable de tu vida y pasar del victimismo y la queja de la que muchos profesionales se ven sumidos, por trabajos que los atrapan y que no saben cómo salir de ellos, al concepto de responsabilidad y tomar un propósito real en su carrera que les conecte con su talento.

En algún momento de nuestras carreras, todos queremos tomar el control, y dejar de depender de cosas que no controlamos. Si cambiamos el eje de nuestra vida y pasamos de una búsqueda continua y un trabajo ideal que no existe, (sobre todo cuando estamos buscando algo que no sabemos lo que es, quitándonos energía), y cambiamos ese eje por encontrar oportunidades y atraerlas, conseguimos multiplicar opciones en nuestra vida.

La libertad profesional es muy amplia. Está aplicado a profesionales que, de alguna manera quieren independizarse, en el amplio sentido de la palabra, de un sistema que no obedece a nuestros propios intereses personales.

¿Qué buscan los profesionales en ese concepto de libertad? Algunos buscan libertad de propósitos, de relaciones, económica, geográfica, del tiempo… este concepto engloba a los nuevos profesionales que, de alguna forma, quieren salir de la matriz corporativa y hacerse dueños de su destino.

D. ¿Está la sociedad atrapada en su trabajo?

V.F. Sin duda. Muchísimos profesionales tenemos diferentes etapas en nuestra vida y en nuestra carrera. Una primera fase consiste en el aprendizaje, en la prueba-error, el descubrimiento, la exploración… Y una segunda parte en la que ya empezamos a tener claro lo que no queremos hacer más, descubriendo lo que sí nos gusta hacer, conectándolo con nuestro talento y nuestro propósito vital.

Buscamos más realización y más disfrute. El reto de estos profesionales es identificar ese punto de inflexión en nuestra carrera para hacer una transición lógica de una primera etapa de descubrimiento a una segunda etapa de realización. Es ahí donde yo introduzco el concepto de “emprendedor a tiempo parcial” o “emprendedor 20%” que, en definitiva, es ser emprendedor del conocimiento.

Nos han alineado en un concepto erróneo de lo que significa emprender, asumiendo mucho riesgo, con demasiada temeridad, que es mejor buscar un buen trabajo, por cuenta ajena, ser funcionario, algo fijo, seguro, para toda la vida. Ese concepto de seguridad y riesgo ha cambiado; tenemos esa alternativa y, sin embargo, el sistema orquestado por la sociedad, empresa e instituciones académicas se han encargado de atrofiar esa iniciativa. Eso es a lo que muchos profesionales les duele, anquilosándose como un dolor crónico.

Quisiera hacer algo por mi cuenta, crear algo propio, sentirme realizado… y muchas veces no encontramos ese espacio de crecimiento dentro de las organizaciones que nos pagan. Pero en algún momento se hacen la pregunta de “qué puedo hacer”, ese punto de inflexión donde debemos escuchar la llamada de la iniciativa. Somos sapiens iniciadores, emprendedores de nuestra propia vida.

D. Aprendemos a ser autónomos en los diferentes ámbitos de la vida, ¿por qué ese miedo a la toma de decisiones en el trabajo?

V.F. Tratamos de responsabilizar de nuestra circunstancia a cosas que no controlamos. Lo cómodo es no tomar decisiones, porque muchas veces el sistema nos ha dogmatizado en creencias erróneas de lo que significa tomar decisiones, de lo que significa riesgo, seguridad… Decidir implica hacerte responsable de tu vida y tu carrera, y eso es incómodo, duele, porque te enfrentas a tu propia responsabilidad.

Lo que hoy es cómodo, mañana te puede doler; será por has elegido el camino que la sociedad te ha impuesto. No obstante, tomar decisiones difíciles hoy, implicará estar bien contigo mismo en el futuro.

Tenemos que ser conscientes de que nada dura para siempre y en algún momento tengamos que tomar el control de nuestra propia carrera.

Vicente Ferrio, impulsor de la libertad profesional y autor de Crea tu Plan B

D.    ¿Cuáles son las barreras más frecuentes a las que hacemos frente en el ámbito laboral?

V.F. Tenemos muchas dudas a la hora de cómo dirigir nuestra carrera, de cómo podemos construir un proyecto paralelo a lo que estamos haciendo sin que nos cree problemas en el trabajo que tenemos. Tenemos miedo de las expectativas ajenas, de lo que nos van a decir los demás, de nuestro propio ego… Todos los profesionales tienen dudas, creándose una gran encrucijada.

Por un lado, tienen lo que les dice su sentido común, la realidad, el mercado. Por el otro están los miedos, los complejos, sus inseguridades, todo lo que la sociedad le ha inculcado sobre lo que no tiene que hacer. Al final se trata de poner en una balanza cuál es el coste de oportunidad de quedarme como estoy hoy o asumir el riesgo, sin importar la edad que se tenga. Porque, ¿dónde está la edad de jubilación hoy en día?

En el momento en el que encuentras algo que te guste ya no hay edad para ello, sobre todo cuando vamos a vivir décadas de vida, más ahora con la esperanza de vida tan alta que hay. Tenemos la obligación moral de crear una oferta de valor alrededor de nuestro conocimiento.

Muchos profesionales tienen un gran impostor dentro. Pensamos que no somos lo suficientemente válidos para crear algo por nuestra cuenta, aunque sea un proyecto paralelo a lo que tenemos. Siempre nos excusamos en, “no estoy lo suficientemente preparado”, “tengo que formarme más”, “que van a decir los demás” … Son esas limitaciones las que tenemos que romper.

Hoy en día, cuyo pronóstico es que unos años se destruyan el 80% de los puestos de trabajo existente, hay que ser más “empleables”, destacar por encima de los demás, aparte de ocupar nuestras vidas y encontrar sentido al día a día. Por eso abogo por tener un plan B profesional, no para renunciar, si no para construir un proyecto paralelo y simultáneo con el trabajo que tienes ahora. Para ser más visible y destacar por encima de los demás.

D.    ¿Cuáles son los principales factores que restringen la libertad profesional?

V.F. El sistema se ha orquestado para que los trabajadores en general se conviertan en un comodity. Ese concepto de ser mano de obra barata, para llenar los corporativos cada día, choca frontalmente con la libertad profesional. Al final, está ligado al puro existencialismo. El individuo es el responsable de su vida y ninguna circunstancia externa va a alterar el rumbo que elija tomar.

Todos somos conscientes de lo que hacemos y eso no liga con un sistema que se ha organizado para que los trabajadores no se hagan preguntas. Si se hacen preguntas van a empezar a hacer ruido que, por mucho que las organizaciones pongan interés en darles mejores condiciones, finalmente el individuo se decantará por la libertad que todos buscamos.

Hoy en día estamos sobrestimulados con información que quizás las generaciones anteriores no las tenían, no se hacían tantas preguntas, no se planteaban que existieran tantas oportunidades ahí fuera. Sin embargo, hoy sabemos que hay mucha información que nos hace sufrir porque nos comparamos. Queremos tener una vida más saludable, más flexibilidad, más conciliación, viajar más…

El reto de las organizaciones en el futuro va a ser cómo van a poder atraer, no retener, perfiles válidos, más ahora que se tiene a un desempleo crónico en los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) que va a llegar al 60% porque no va a ser necesario que las personas trabajen. La digitalización, robotización, IA, se van a llevar por delante cientos de miles de trabajo. El resto serán los pocos elegidos que las empresas quieran que trabajen con ellos y, las empresas, serán los nuevos señores feudales. Muchos trabajadores harán lo imposible por trabajar.

Lo paradójico es que las empresas se quejan de que no encuentran mano de obra cualificada y los trabajadores que no encuentran puestos de trabajo adecuados a su valía, convirtiéndose así en el principal reto.

D.    Su libro, Crea tu Plan B, ¿es un manifiesto contra esta realidad laboral o un decálogo a seguir?

V.F. Es un libro práctico, una metodología a seguir por cualquiera que haya llegado a ese punto de inflexión en su carrera. Invita a desatar al emprendedor que todos llevamos dentro.

Para ello no se necesita invertir capital, ni tener una idea brillante. Solo con poner en valía el conocimiento de cada uno, dedicarle tiempo y contar con una red de contactos cualquier profesional puede construir una propuesta de valor que va a ser sobre lo que gire su vida y su carrera a partir de ahora.

Cualquiera somos expertos anónimos no reconocidos en nuestro tema. Pasar a ser un referente en tu especialidad no es un título más, es una decisión personal. Construir una metodología para ayudar a los demás a ser mejores personas de la temática que sea, está al alcanza de su mano. Ese es el concepto del plan B profesional.

 

D.    ¿Cómo promueve Vicente Ferrio la libertad profesional?

V.F. A través del concepto de “emprendedor a tiempo parcial” o “emprendedor 20%”, ese alguien que aplica entre una y dos horas al día, todos los días, a construir un proyecto paralelo y simultáneo que va a ser complemento a su carrera, como un amortiguador de todos los cambios e incertidumbre que nos envuelve hoy en día en el mundo laboral.

Ese es el camino a su libertad profesional, que básicamente, está distribuido en tres etapas:

  • Autoconocimiento, quien es uno mismo, su identidad, dónde está en este momento de su vida y su carrera, cómo ha llegado hasta aquí y hacia dónde quiere llegar.
  • Construir su oferta, su propuesta de valor al mundo.
  • Cómo comunicar, atraer y venderse con eficacia. No nos han enseñado en la educación tradicional a eso.

D.    ¿Cuál es el mejor consejo que le puede dar a un profesional atrapado en su trabajo?

V.F. A lo largo de la vida, los trabajos, las posiciones, van y vienen continuamente. Lo que queda para siempre es la marca personal de cada individuo y su propuesta de valor al mundo. Hay que preguntarse a que se está dedicando más tiempo.

Artículos relacionados

Directivos

Se abre el plazo para la presentación de candidaturas al VII Premio de Buenas Prácticas en Gestión

 Tiene como objetivo reconocer, fomentar y potenciar la difusión de la gestión excelente, innovadora y sostenible a través del intercambio de conocimiento y experiencias que han obtenido resultados
Directivos

Habemus plan de negocio

“Recomendamos crear un Plan de Negocio en una sola hoja para que se pueda tener la visión completa de hacia dónde vamos, cómo vamos y con quién vamos”
Directivos

Gestión 5.0: liderando hacia el futuro

Opinión de Susana Fábregas directora de Socios y Sostenibilidad del Club Excelencia en Gestión
Cargando siguiente noticia:


Suscríbete a nuestra newsletter para estar informado


Carlos González: "El value presenta una oportunidad histórica"


Nuestros podcasts. 
Todo sobre economía y sus derivados

Po



© Piles Cincuenta S.L 2024 Todos los derechos reservados