economia

29,9 millones de euros: es lo que nos toca a cada español en deuda pública

El Banco de España prevé una reducción ya de dos puntos este 2021

29 DE septiembre DE 2021. 08:51H Natalia Obregón

5ec52e68f5f696fd402c05b2972f6b5d.JPG

No se asusten por estos grandes números, porque no nos va a tocar pagar nada, de momento a cada uno de los españoles. Sin embargo, esos 29,9 millones de euros es lo que nos toca a los ciudadanos individuales, más de 47,3 millones en el último censo del INE, del total que adeuda ahora mismo España en los mercados internacionales.

Como todos saben, nuestro país, tal y como hacemos nosotros con nuestros créditos para comprar una casa o u coche, ha de salir en la búsqueda de inversores que apuesten por comprar deuda soberana, la que emite el Estado, el grueso de la financiación en nuestro país. El proceso es igual que el nuestro, solo que venden deuda con distinto vencimiento: desde letras hasta obligaciones. Lo único que cambia es su denominación en función del tiempo de vencimiento, desde meses hasta años. Y siempre comparada con el PIB. La deuda con respecto a lo que producimos.

LOS DUEÑOS DE NUESTRA DEUDA PÚBLICA

En España, la mayoría de la deuda la tienen lo que se conoce como no residentes, los extranjeros, casi la mitad del total. Le siguen los bancos, el Banco de España, así como, en menor medida y por este orden, seguros, fondos de pensiones e inversión, empresas, administraciones y también personas.

En los últimos años, tras venir de otra gran crisis, la pandemia ya nos pilló bastante endeudados: con niveles que rozaban el 95,5% del nuestro PIB en 2019. De ahí que el efecto Covid-19 haya elevado en gran cuantía nuestro nivel de deuda pública actual. Alcanza en concreto los 1,417 billones de euros, por encima del 120% del PIB en los últimos datos del Banco de España, los de julio.

Este aumento de la deuda se debe a las medidas para combatir la crisis, como es natural, más dinero para ayudas como los ERTE, compra de vacunas, etc. Pero también por lo que se llaman los estabilizadores automáticos, partidas de gasto que se incrementan por sí mismas de forma automática. Es el caso de las prestaciones por desempleo y las pensiones. A esto hay que sumar el elevado nivel de déficit del 11% del PIB.

Todo ello nos ha llevado a estos niveles actuales y que podemos superar con respecto a Europa, que fiscaliza los gastos de cada país comunitario, porque con la crisis pandémica se aparcaron hasta 2023 las reglas fiscales, que ahora vuelven a negociarse en Bruselas. Con este impás, se inyecta dinero en la economía en estos momentos difíciles.

Pero la deuda, hay que pagarla, de ahí que haya que tener en cuenta factores como la futura subida de los tipos de interés, que encarecería los rendimientos que España ha de pagar a los tenedores de la deuda y elevaría nuestro endeudamiento más si cabe. Es un desequilibrio importante, ahora desfasado, ya que se encuentra en máximos históricos y al que hay que prestarle mucha atención.

LAS PREVISIONES SON OPTIMISTAS CON LA DEUDA

Si miramos bien el dinero, parece que las previsiones ayudan. Estimaciones que acaba de actualizar el Banco de España y que nos dicen que, a final de año, la deuda pública alcanzará una ratio del 117,9% del PIB, dos puntos por debajo de la registrada el pasado año. Y si sus proyecciones se cumplen bajará incluso en 2022 y 2023 hasta el 114,3% de nuestra riqueza nacional. Lo bueno es que se irá reduciendo, lo malo es que el ritmo seguirá siendo elevado en nuestro endeudamiento.

Desde BBVA Research consideran que tal y como ha ocurrido en épocas pasadas, entre 1996 y 2007, la economía española reducirá su endeudamiento sin recortar el gasto, y con otro factor fundamental: sin incrementar los impuestos significativamente.

Y la fórmula por la que apuestan es la de aumentar la capacidad de crecimiento. En especial por el efecto virtuoso que pueden producir, en la reforma de la economía, la productividad y el empleo, los Next Generation EU. De momento la OCDE acaba de decir que este año España será la economía desarrollada que más crezca, un 6,8%.

9 de cada 10 autónomos no puede soportar más la presión fiscal

¿Qué piensan los CEOs españoles del futuro de sus empresas?






Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"