economia

Así se preparan los cruceros en el mundo posCOVID

Las características de este tipo de instalaciones obligan al diseño de un estricto protocolo que abarca desde pruebas de antígenos a todos los pasajeros, incluida la tripulación, hasta el refuerzo de las instalaciones médicas y acuerdos con autoridades locales para facilitar el retorno a casa, en caso de positivo.

17 DE mayo DE 2021. 08:30H Carmen Muñoz

El año 2020 será recordado por la industria crucerista como un ejercicio prácticamente nulo. Como en una sucesión de piezas de dominó, la rápida propagación de la COVID-19 paralizó el mundo entero en cuestión de semanas, provocando auténticos dramas en alta mar. Un claro ejemplo de ello es lo que sucedió a bordo de Diamond Princess, que fue puesto en cuarentena en febrero de 2020, tras detectar un brote de coronavirus que se saldó con 700 contagios y más de una decena de fallecidos, odisea a la que sumaría poco tiempo después el MS Zaandam.  

Más de un año después del inicio de la crisis sanitaria, el aumento de la campaña de vacunación en diferentes partes del mundo arroja un halo de optimismo para la industria, tras perder alrededor de 77.000 millones de dólares (unos 64.000 millones de euros) y poner en juego más de medio millón de empleos, según datos de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés). De esta cantidad, en España -segundo mercado europeo por volumen de cruceristas- se han visto comprometidos 2.400 millones de euros y más de 20.000 puestos de trabajo.  

De cara a 2021, las perspectivas se presentan algo más halagüeñas, en un contexto que fuerza a las navieras a reforzar los protocolos de salud y seguridad una vez que retomen la actividad. Entre las medidas más extendidas se encuentran la realización de una PCR antes de embarcar, el uso obligatorio de mascarilla o estrategias de ventilación para renovar el aire.

En este sentido, Norwegian Cruise Line (NCL) ha sido una de las compañías que han decidido poner fecha a su retorno a los mares. En concreto, lo hará el próximo 25 de julio, 488 días después de que el último pasajero desembarcara a causa de la situación que vivía el mundo entero. "Vemos una gran demanda acumulada de cruceros en Europa, que se ha reflejado en nuestras fuertes reservas para el cuarto trimestre de 2021,2022 e, incluso, 2023”, comenta a DIRIGENTES el director general de NCL para Europa, Kevin Bubolz. La declaración va en línea con las estimaciones de CLIA, desde la que detectan que dos de cada tres turistas que han viajado en crucero lo volverán a hacer este 2021 y más de la mitad de las personas que nunca han probado esta experiencia no descartan hacerlo en los próximos años.  

Europa y el Caribe han sido las regiones elegidas por la citada empresa para retomar actividad, después de diseñar un protocolo intensivo en medidas sanitarias. “Nos hemos apoyado en la ciencia y en la orientación de los principales expertos en sus campos, para guiarnos en la mejora y evolución de nuestras ya sólidas medidas de salud y seguridad”, añade Bubolz. El holding que integra las marcas de Norwegian Cruise Line, Oceania Cruises y Regent Seven Sean Cruises, ha desarrollado el programa SailSAFE, en base al cual desplegarán las diferentes medidas dentro de cada barco y que se dividen en tres pilares: seguridad para los huéspedes y la tripulación, seguridad a bordo y seguridad en tierra. Esto incluye la realización del check-in con “responsabilidad social, el uso de mascarillas, control de aforos, desinfección continua de manos, ampliación del espacio disponible en zonas comunes como comedores y lugares de entretenimiento, así como servicio de comidas sin contacto. 

“Desde el principio, nos comprometimos a volver a desplegar nuestra flota solo cuando fuera absolutamente seguro hacerlo. La creciente disponibilidad de la vacuna ha supuesto un cambio y respaldará las medidas de seguridad que estamos poniendo en marcha para reanudar las operaciones”, subraya. Además de mostrar una prueba PCR negativa, todos los pasajeros que embarquen hasta el 31 de octubre de 2021 deberán presentar el certificado de vacunación con la pauta completa. “Dada la naturaleza siempre cambiante de la pandemia, el avance de la vacuna y la evolución rápida de los conocimientos científicos, sería inapropiado tomar decisiones a más largo plazo”, agrega.  

Asimismo, la tripulación y los usuarios deberán someterse a una prueba de antígenos antes de subir al barco. Si el test no da el resultado esperado, se le denegará el embarque de manera automática tanto al individuo como a todas las personas que viajen con él, y la compañía les ayudará a coordinar y cubrir los costes de vuelta. “Aunque confiamos en nuestro programa de Salud y Seguridad Sail SAFE, y en los protocolos mejorados, debemos estar preparados para una situación de un positivo a bordo”. Como parte de su plan de contingencia, NCL ha diseñado diferentes niveles de actuación para casos sospechosos o confirmados a bordo, que incluye ampliaciones de las instalaciones médicas. “Contamos con la colaboración de las autoridades locales y los centros médicos de tierra para proporcionar tratamiento y transporte a casa a todos los huéspedes y la tripulación”, remarca Bubolz, quien confía en que, de darse esta circunstancia, no se produzcan cambios significativos o no se tenga que interrumpir el itinerario. 

La costa española ensaya para la llegada de cruceristas

Conscientes del impacto de esta industria en algunos puntos de la geografía española, las autoridades regionales quieren acelerar cuanto antes la reactivación de este mercado, caracterizado por el elevado nivel de gasto que genera. Si bien el veto de cruceros en las costas españolas lleva vigente desde marzo de 2020, algunas comunidades autónomas han decidido actuar de manera unilateral para tener todo listo cuando el Gobierno anuncie el levantamiento de las restricciones. 

En este contexto, destaca la Junta de Andalucía, desde la que han presentado su plan de actuación para cruceros nacionales con escala en esta comunidad autónoma. Se trata de un marco normativo elaborado por la Consejería de Salud y Familias en colaboración con Suncruise Andalucía, asociación formada por los puertos andaluces, con el objetivo de “establecer una serie mínima de procedimientos” que recojan las medidas referidas a la prevención y control del coronavirus. En concreto, este exige la obligatoriedad de una serie de requisitos a los buques para viajes por puertos nacionales que permitan probar la eficacia de este experimento antes del retorno de los grandes buques. 

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"