martes, 17 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Economía

CaixaBank espera mantener el payout por encima del 50%

La entidad prevé reducir su capilaridad en "más de 800 sucursales", según explica en el documento remitido a la CNMV

27 de noviembre de 2018. 09:35h Mario Talavera
  • CaixaBank espera mantener el payout por encima del 50%

Digitalización, eficiencia y buen servicio al cliente son las tres principales prioridades que perseguirá CaixaBank desde ahora hasta el año 2021, que es el tiempo que contempla el Plan Estratégico que ha presentado este martes. La entidad se ha marcado la transformación digital como una prioridad y espera que eso acabe repercutiendo en los resultados de los próximos años.

Desde la entidad afirman que están obteniendo “buenos resultados”, además de que existe “potencial para aumentarlos”. En particular, una de las principales cuestiones que se recogen en el Plan es conseguir que la rentabilidad (ROTE) alcance el 12% en 2021, contando con un entorno de tipos favorable. No obstante, si la curva de tipos de interés se mantuviera plana esperan que esa rentabilidad se eleve por encima del 10% dentro de tres años.

En ese sentido, CaixaBank prevé que se produzca “una subida muy gradual”, lo que favorecería estos objetivos. Asimismo, desde el banco tienen la aspiración de “reforzar el liderazgo en el mercado”. Para ese fin, CaixaBank cuenta con una estrategia dirigida al ámbito digital, en el que ya tiene 6,1 millones de clientes, tras el aumento del 47% del año pasado.

En esa línea, el banco tiene previsto mejorar su modelo de atención remota inTouch, que actualmente cuenta con 600.000 clientes. No obstante, a finales del año 2021 espera alcanzar 2,6 millones de clientes por medio de esta modalidad.

En cuanto a la cercanía con el cliente, CaixaBank presenta su capilaridad como uno de sus puntos fuertes. La red comercial del banco se verá aumentada hasta las 600 sucursales de su modelo de oficina urbana Store en 2021, desde las 285 que prevé tener a finales de este año. Por otra parte, la apuesta de la entidad pasa por mantener su presencia en el ámbito rural con el modelo de oficina AgroBank, con más de 1.000 oficinas en poblaciones de menos de 10.000 habitantes.

En todo caso, la modalidad tradicional, denominada como "urbana" por la entidad, reducirá su número en un 40%, por lo que quedarían alrededor de 1.600 oficinas urbanas. En total, cuantificando las surcursales urbanas, store y rural, la entidad tendrá unas 800 oficinas menos, desde las 4.461 actuales hasta las 3.640 que prevé tener en 2021.

Así, esta serie de objetivos están orientados a seguir mejorando la rentabilidad y la eficiencia del banco. De esa forma, CaixaBank espera mantener “una política de dividendo atractiva para los inversores”. Para ello, espera dedicar más del 50% de los beneficios para pagar dividendos.