economia

Calviño se mantiene firme: "No hay un frenazo de la economía"

La titular de Economía se ha defendido ante las "voces alarmistas" asegurando que las previsiones de PIB son elevadas

11 DE septiembre DE 2018. 11:32H Carmen

calvino-nueva-economia_68783_20180911135727.jpg

La Ministra de Economía, Nadia Calviño, ha reafirmado su mensaje ante los datos que evidencian la desaceleración de la economía española. La responsable de Economía ha asegurado que ésta continúa mostrando un crecimiento "robusto", ya que se asienta sobre una "sólida" base por lo que no revisarán la previsión del 2,7% estimada para este año.

Durante su intervención en la Nueva Economía Fórum, la responsable de Economía ha aseverado que la tasa de crecimiento es "elevada" y superior a la media del conjunto de la Eurozona y por ello, ha pedido no lanzar un "mensaje alarmista". Eso sí, ha alertado de que España tendrá que afrontar riesgos derivados del agotamiento de los vientos de cola como el fin del programa de compras del BCE, la inclinación hacia el proteccionismo por parte de EE.UU., así como una menor demanda interna. "Hay que seguirlos de cerca para analizar posibles impactos negativos", ha remarcado, subrayando a su vez, que si hubiera que revisar a la baja, "tampoco sería un drama".

Justo cuando se cumplen los primeros 100 días del Gobierno encabezado por Pedro Sánchez, la ministra ha destacado el cambio de signo de la balanza por cuenta corriente o la reducción del endeudamiento privado como algunas de las fortalezas que presenta la economía.

Calviño, que ha estado respaldada por otros miembros del Ejecutivo como la ministra de Política Territorial o Meritxell Batet la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, entre otros, también ha vertido algunas críticas contra el anterior Gobierno de Mariano Rajoy, criticando que no han corregido los desequilibrios económicos.

En este sentido, ha mostrado una actitud contundente respecto a los problemas que deben atajarse y que son el "alto" déficit público estructural, un "inaceptable" aumento de la pobreza y la desigualdad, el incremento de la deuda pública, además de la precarización del mercado laboral que ha propiciado un trabajador "pobre". "El objetivo es que esta fase dure el mayor tiempo posible", ha enfatizado. En su opinión, la solución pasaría por destinar más dinero a la educación, aumentar la inversión en I+D+i y en poner en marcha una serie de reformas estructurales bajo la denominación de la "agenda del cambio".

De hecho, ha defendido una subida de los ingresos impositivos con el objetivo de reforzar el Estado de Bienestar, ya que la bajada de impuestos llevada a cabo por Rajoy ha costado 12.000 millones de euros a las arcas públicas que se traducen en medio punto porcentual de déficit público y un punto de deuda pública.

El nuevo Gobierno se ha propuesto subir los ingresos fiscales por cualquier vía, pero esa situación dependerá de si se aprueba o no la nueva senda de déficit del 1,8% en lugar del 1,3% que pretendía el anterior Ejecutivo.

En esta línea, Calviño ha apostado por emular el camino de Francia en materia del impuesto sobre transacciones financieras, país donde la experiencia ha sido "positiva" en términos de recaudación y no ha provocado una deslocalización de capitales, según ha dicho.

CRR Markets: "los inversores no están prestando atención a la volatilidad"