jueves, 16 agosto 2018
ZONA PREMIUM
Economía

Coche eléctrico, una realidad a desarrollar en España

Los episodios de contaminación que se producen cada cierto tiempo en las grandes ciudades han dado la voz de alarma para tratar de frenar esa problemática

13 de agosto de 2018. 00:00h Dirigentes
  • Shutterstock

La concienciación ciudadana acerca de que hay que modificar la manera en que nos desplazamos ha crecido, lo que se une a que el 40% de los coches no podrán circular en Madrid en días de alta contaminación. Así, el vehículo eléctrico aparece como un actor fundamental, una alternativa limpia pero, a la vez, con poco desarrollo aún en España.

De acuerdo con los datos del Observatorio Sectorial DBK de Informa, las ventas de turismos, vehículos comerciales y cuadriciclos eléctricos alcanzaron las 8.581 unidades en España en 2017. El parque de automóviles eléctricos en nuestro país llegó así a las 23.215 unidades, siendo el 71% turismos y vehículos todoterreno. Algo más de la mitad son vehículos eléctricos de batería o eléctricos puros, aunque han ido reduciendo su peso en los últimos años en favor de los híbridos enchufables, que representan ya el 40% del total.

Según esos mismos datos, para 2020 se espera que circulen 115.000 unidades en España, siendo los vehículos híbridos enchufables los que más dinamizarán el mercado. La nota discordante corre a cargo de las empresas, ya que solo el 16% de las compañías tienen la intención de introducir coches eléctricos en su flota en 2020, debido al coste/uso, que resulta más elevado que el convencional.

No obstante, entre las empresas con conciencia ecológica se encuentra Endesa, que ha multiplicado desde 2010 el número de vehículos eléctricos puros y, a finales de 2017, alcanzó la cifra de 100 vehículos eléctricos. De hecho, su objetivo es que en 2021 el 15% de la flota sea eléctrica, de manera que se consolide la presencia devehículos híbridos (un 20% del total) y en cinco años desaparezcan el 25% de los que funcionan por combustión. El resultado: una reducción de emisiones del 20%. No obstante, entre las empresas con conciencia ecológica se encuentra Endesa, que en su flota ha multiplicado por diez el número de coches eléctrico desde 2010 y que en tres años quiere que el 155 se transforme a eléctrica. Pero es más. 534 de sus empleados, un 6% de la plantilla, circula sin emisiones pero a nivel particular, gracias a las tres ediciones del plan de movilidad eléctrica para empleados.

Con respecto al coste de los eléctricos, Dekra y el Institut für Automobilwirtschaft (instituto de la Industria de la Automoción) calculan que continuará recortándose en los próximos años. En 2020, los costes totales de los vehículos eléctricos serán un 3,2% de los motores de combustión, incluyendo todas las variables como la propia adquisición, electricidad, mantenimiento y reparaciones.

El hándicap que persigue a España es la falta de implementación de los puntos de recarga. Sin embargo, ya está en marcha el proyecto CIRVE (Corredores ibéricos de Infraestructura de Recarga Rápida de Vehículos Eléctricos). Se trata de una iniciativa que cuenta también con el apoyo de Portugal. Es un proyecto liderado por el gestor de recarga español Ibil y del que forman parte del consorcio EDP, Endesa, GIC, Ibil, Iberdrola y la Asociación AEDIVE, junto a otros socios internacionales como Renault y el Centro para la Excelencia e Innovación de Portugal, CEIIA.

El objetivo de este proyecto es ubicar 25 nuevos puntos de recarga rápida en España y adaptar otros 15 sistemas que ya están en funcionamiento en determinados puntos estratégicos de los corredores ibéricos. De esta forma, la Península Ibérica podrá conectar con el resto de países de la Unión Europea a través del transporte eléctrico por carretera, con una financiación del 50% por parte de la Comisión Europea.

En comparación con esa situación, en Europa ya existen proyectos más que avanzados para facilitar la adopción del coche eléctrico. Una de las estrategias más destacadas es Ionity, impulsada por Volkswagen, BMW, Daimler y Ford, que pretenden poner en marcha en Europa 400 estaciones en tres años.

Lo que hace diferente a Ionity de otros proyectos es que se trata de un servicio de recarga rápida abierto al resto de fabricantes. Ya se han empezado a construir veinte estaciones de carga en las principales carreteras alemanas, noruegas, austriacas y danesas con una separación entre estaciones de 120 kilómetros. La parte que le toca a España de Ionity es la instalación de 50 puntos de recarga con una inversión de 400 mil euros para cada uno.

Frente a esas 400 estaciones que poblarán Centroeuropa, en Italia, Francia y España se desarrollará un proyecto similar, con la instalación de 14 estaciones de recarga ultra rápida. Se trata de E-VIA FLEX-E, un proyecto experimental en el que colaboran EDF, Enedis, Verbund, Nissan, el Grupo Renault e Ibil, con una inversión de 6,9 millones de euros y con el apoyo de la Comisión Europea, que aporta 3,3 millones de euros. Ese programa será coordinado por Enel, principal accionista de Endesa. Desde el punto de vista de la energética, la electricidad es el vector capaz de conciliar requerimientos medioambientales sin renunciar a satisfacer las necesidades energéticas de los ciudadanos.

En esa línea, el director general de Endesa X, Josep Trabado, cree que “es fundamental romper la barrera de entrada que supone el miedo a quedarse sin batería, y por eso, estamos firmemente comprometidos con el despliegue de una infraestructura de recarga inteligente y suministrando energía limpia”. Muestra de este compromiso es la red de recarga ecaR, una iniciativa encaminada a que los vehículos eléctricos tengan a su alcance una red eléctrica lo suficientemente eficiente y eficaz como para recorrer una isla como Mallorca o Ibiza en coche eléctrico 100% libre de emisiones: ni en destino ni tampoco en origen, porque la energía está certificada renovable.

ENDESA HACE POSIBLE CIRCULAR SIN MIEDO A QUEDARSE SIN BATERÍA

Si escucháramos a alguien decir que se puede recorrer una isla como Mallorca sin repostar ni una gota de gasolina o de diésel, pensaríamos que se trata de alguien venido del futuro o que, sencillamente, ha confundido el argumento de una película con larealidad. Sin embargo, en esta ocasión la realidad vuelve a adelantar a la ficción y a adelantarse al futuro.

Este mes de junio Endesa y Smart han estrenado una red de recarga semirrápida para vehículos eléctricos que permite circularcompletamente con cero emisiones por Ibiza. El Smart EQ cuenta con cinco cargadores de 22 kW con dos puestos en cada uno, de manera que se puede cargar del 10 al 80% de batería en menos de 40 minutos. Y cada quince minutos de carga aportan una autonomía adicional de 40 km.

La iniciativa viene a complementar la acción que ya inició Endesa en Mallorca en 2015. Entonces colaboró con distintos fabricantes de vehículos eléctricos, entre otros, para crear el Club de Auto-Recarga, una asociación que permite utilizar los seis puntos de recarga rápida que Endesa tiene en la isla, a través de la aplicación ecaR.