economia

¿Cómo puede afectar la subida de precios a nuestra recuperación?

La clave está en si la inflación es coyuntural o estructural

17 DE septiembre DE 2021. 08:33H Natalia Obregón

0bd1a4c9846c4899b3c4ac7ee8f6069d.jpg

El fenómeno de la subida de precios de consumo y su impacto económico es tan global como la pandemia. En realidad, es un efecto directo del lugar al que nos ha dirigido la Covid-19 a todos los países. Los precios en negativo del año pasado contrastan sobremanera con los repuntes elevados que vemos en la inflación global. Ahora, lo más difícil es establecer si estamos, en esta situación creada, ante un panorama de precios que durará unos meses y luego se reconducirá, o si, por el contrario, este incremento ha venido para quedarse y lastrar la recuperación creando varias velocidades.

INFLACIÓN COYUNTURAL O ESTRUCTURAL

Los mercados financieros han venido apostando, junto con numerosos economistas, porque la subida generalizada de los precios va a permanecer durante mucho tiempo, en nuestros productos y servicios. Un aumento que repercutiría negativamente, ya que debería trasladarse a salarios públicos y privados así como a las prestaciones para que los ciudadanos y las empresas no perdamos poder adquisitivo. Un empeño muy difícil, sin contar, con la repercusión que tendría para los colectivos menos favorecidos y más que dañados por la crisis pandémica. Todo sería más caro y, por si esto fuera poco, mes tras mes, sostenido en el tiempo.

Y es una tesis, que, en general, la de volver a los niveles de precios de consumo de los 70, va perdiendo fuerza. Incluso, la más que prestigiosa encuesta de los gestores de compras que cada mes publica Bank of America recoge que los precios se contendrán en el año próximo y 7 de cada 10 piensan que será coyuntural, un cambio sustancial con meses precedentes cuando pensaban lo contrario.

Esa temporalidad de la subida de precios la reflejan claramente los bancos centrales. Desde la FED al BCE con las declaraciones del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos en las que destaca, en estos días, la transitoriedad de la medida.

LA INFLACIÓN EN ESPAÑA

En nuestro país, agosto ha marcado una tasa anual del 3,3%, mientras el pasado año en ese mismo mes reflejaba una cifra negativa de medio punto. Pero lo cierto es que, si miramos a la inflación subyacente, la que descuenta el peso en el indicador de los alimentos frescos y de la energía, los precios apenas suben un moderado 0,7%.

Y es que la subida de la luz y de los carburantes es lo que de verdad impacta en el repunte de nuestros precios de consumo. Un 11,5% anual en ese mes para la electricidad y un 8,8% en el encarecimiento de los carburantes. Un factor que suma y sigue, que va a continuar al menos en los próximos meses. Nuestros ingresos son iguales pero la energía, para los negocios y nuestras viviendas, es mucho más cara. Con ello por el camino perdemos capacidad de compra con el dinero.

RAZONES DEL AUMENTO DE LOS PRECIOS

A pesar de que hay factores que todavía no dejan expandirse como debería a la recuperación, lo cierto es que la intensidad de la mejora es de tal calibre que ha traído lo que los expertos llaman cuellos de botella. Vuelve la actividad de golpe y para todos, de forma que se producen problemas como la subida de los precios de las materias primas, el encarecimiento de los fletes en el comercio o la escasez de los semiconductores ante el exceso de una demanda que la oferta, ante su volumen, no puede cubrir.

Entre los posibles blindajes, el ahorro acumulado, de gran calado, que se vería penalizado, pero también si persisten las subidas, se espera que entren en juego los bancos centrales para equilibrar la ecuación, o al menos es lo que esperan los mercados, ante su mayor miedo, la inflación.

Energía de todo tipo, desde la electricidad al petróleo que se encarece, la comparativa con un pasado año en negativo, lo que se conoce como efecto base y la abrupta recuperación en todos sus modos y maneras con una demanda que arrasa son las causas fundamentales de este repunte de los precios del que todos hablan, pero del que nadie, en realidad, conoce su persistencia en el futuro. Otra de las incertidumbres que nos deja en el horizonte la pandemia.

El sector turístico resurge en un largo camino por recorrer

La escalada de precios merma los márgenes de los negocios








Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"