economia

Dime dónde vives y te diré dónde pagarás menos impuestos

Madrid encabeza la mejor fiscalidad autonómica frente al farolillo rojo que ocupa Cataluña en el ranking nacional

05 DE enero DE 2022. 08:30H Natalia Obregón

df434e507b2597666856b38ff010db94.jpg

Si hablamos de ganancia y pérdida de competitividad fiscal, Madrid y Cataluña son las dos caras de la moneda en España. Ambas repiten puestos, el primero y el último en las clasificaciones sobre dónde se pagan más y menos impuestos, tanto nacionales como propios, lo que revierte directamente en ese parámetro de competitividad fiscal. Mientras en la capital ese dinero no sale del bolsillo de los ciudadanos, las trabas impositivas catalanas ahogan más a ciudadanos y empresas.

Madrid versus Cataluña en material fiscal

No es una sino dos las últimas clasificaciones que colocan en polos opuestos la fiscalidad propia de las dos regiones. Por un lado, nos encontramos con el estudio realizado por el Consejo General de Economistas en el que colocan a Madrid, Navarra y País Vasco como las comunidades autónomas más competitivas. Sin embargo, advierte de la pérdida de competitividad general para las regiones que ha supuesto la pandemia. Del orden del 2,3% en el global de España.

Y dentro de ella hay varias comunidades, como Canarias, Extremadura, Andalucía y las Islas Baleares, que presentan peores niveles de recuperación. En el otro lado, entre las mejores posicionadas para esa recuperación se encuentran Aragón, Asturias, Cantabria y La Rioja, junto con Cataluña y las mejor posicionadas fiscalmente hablando, con presión impositiva más baja.

Consideran además que en el caso de Cataluña sus numerosos impuestos propios le separan de esos primeros lugares ocupados por Madrid, Vizcaya, Álava Guipúzcoa y Canarias. Presión fiscal especialmente significativa en transmisiones patrimoniales, aunque supera claramente a la media, según los datos del Consejo General de Economistas, en especial por los numerosos impuestos propios que tiene.

En el caso concreto del IRPF supone un incremento de hasta el 11% frente a los más bajos, los que pagan los madrileños. Una brecha que además se mantiene a lo largo del tiempo y que para un sueldo medio alto puede suponer hasta una diferencia que supere los 500 euros a pagar.

Y que puede elevarse tras los últimos cambios en la fiscalidad madrileña: 334 millones de euros, con un recorte para las rentas medias de algo más de 310 euros, tras la rebaja en medio punto del IRPF en la escala autonómica de la región.

Territorios con mayor competitividad fiscal

Por otro lado, según el Índice Autonómico de Competitividad Fiscal 2021 elaborado por Cristina Enache para la Tax Foundation y la Fundación para el Avance de la Libertad, los cinco territorios más competitivos fiscalmente en España coinciden por este orden: Madrid, Vizcaya, Álava, Guipúzcoa y Canarias. Y en la cola del ranking encontramos a Cataluña, Comunidad Valenciana, Aragón, Asturias y Extremadura.

Destaca especialmente que Cataluña presenta hasta el doble de impuestos autonómicos que el resto de las CCAA y señala además que cuenta con grandes deficiencias en la estructura del índice del IRPF, Patrimonio y en el Impuesto de Sucesiones. En el caso concreto de los impuestos propios estos se elevan hasta 15, sin comparación alguna con el resto de los territorios que, en el peor de los casos como el de Andalucía o Asturias, suman hasta 6.

Una de las razones es que no ha emprendido reformas fiscales que mejoren esta peor puntuación, al igual que las últimas del ranking. Aunque en el caso de la Comunidad Valenciana destaca varias reformas, con la introducción de dos nuevos tramos en el IRPF, que le han hecho caer hasta la penúltima posición de esa clasificación. La diferencia entre lo mejor y lo peor en el ranking supera los 2,5 puntos. 

¿Qué impuestos esperar en el futuro cercano?

Cómo mejorar la fiscalidad mediombiental

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"