economia

'El 77% de los negocios abiertos con un microcrédito siguen funcionando’

Entrevista con el Presidente de MicroBank, Antonio Vila Bertrán

05 DE octubre DE 2018. 09:49H Daniel Tordable

1170202-01_76511_20181005103057.jpg

Cuando se hace referencia a la responsabilidad social de las empresas, generalmente se destaca el compromiso medioambiental, la eficiencia o el capital humano. Pero, a veces, se olvida hablar de la “S” de la RSC, el aspecto social. Aquí es donde entra en juego una entidad como MicroBank, el banco social de CaixaBank y líder europeo en microcréditos. Desde el inicio de su actividad, ha contribuido a generar 181.000 empleos y ha dado soporte a más de 135.000 proyectos empresariales.

MicroBank se autodefine como un banco social, ¿qué significa?

MicroBank tiene como principal misión facilitar el acceso al crédito a aquellos colectivos que pueden tener más dificultades en obtenerlo. Tener una financiación adecuada, cuando se necesita, es esencial para el bienestar y el desarrollo tanto de familias como de emprendedores y pequeños negocios.

La mayor parte de sus acciones van de la mano de los microcréditos, ¿qué importancia tienen?

En MicroBank ofrecemos financiación a aquellas familias cuyos ingresos conjuntos no superan los 17.200 euros anuales, muchas de estas familias no han tenido la posibilidad de generar ahorro y el acceso a un pequeño préstamo (microcrédito) es esencial para que puedan afrontar gastos imprevistos o hacer frente a pequeñas inversiones necesarias (estudios, reformas,...), además impacta de manera directa en el bienestar de sus miembros.Para los emprendedores y las microempresas, la dificultad de acceso al crédito es una de las principales barreras, tanto para la puesta en marcha de nuevos negocios como para la consolidación o ampliación de los ya existentes, y especialmente se ven afectados aquellos que no tienen capacidad de aportar garantías.

En un estudio realizado por el Instituto de Innovación Social de ESADE sobre los microcréditos concedidos por MicroBank en sus 10 años de historia, se concluye que los microcréditos concedidos en este periodo han contribuido a crear más de 181.000 puestos de trabajo, un dato que pone de manifiesto la importancia de este instrumento como dinamizador de la economía y generador de riqueza.

Es algo que está vinculado también al emprendimiento, ¿no es así?, ya que muchas personas no tienen el capital inicial para llevar a la práctica sus ideas y negocios.

Efectivamente. Los recursos propios de un emprendedor y el apoyo que a veces pueden conseguir de su familia y amigos, la mayor parte de las veces no son suficientes para poner en marcha un proyecto. Cuando solicitan financiación, suelen encontrar mayores dificultades para conseguirla ya que los ingresos para pagar el préstamo dependerán del funcionamiento del propio negocio financiado y, en general, no pueden aportar garantías adicionales que mitiguen este riesgo. En MicroBank, estamos especializados en valorar este tipo de proyectos y lo hacemos a través de la red de oficinas y profesionales de CaixaBank, que cuentan con una amplia experiencia en el tratamiento de este tipo de operaciones y además nos permiten llegar a todo el territorio. El apoyo de instituciones europeas, como el Fondo Europeo de Inversiones, nos permite ofrecer los microcréditos sin necesidad de solicitar garantías, basando nuestra concesión en la confianza en el solicitante y la viabilidadde su proyecto.

Por último, para aquellos emprendedores que además de financiación también necesitan un asesoramiento previo, tenemos acuerdos de colaboración con más de 590 entidades que ofrecen servicios de soporte técnico y acompañamiento a los emprendedores que lo solicitan.

Durante la pasada crisis económica, el microcrédito ha sido la tabla de salvación de muchas familias y emprendedores, ya que no tenían acceso al crédito normal, ¿qué habría pasado sin estos microcréditos?

Una de las consecuencias más notorias de la pasada crisis fue la reducción del nivel de crédito facilitado por los bancos tradicionales, que afectó especialmente a aquellas familias, emprendedores y negocios con menor nivel de solvencia o garantías.

En este contexto, donde la población con dificultades para acceder al crédito aumentó considerablemente y el resto de entidades reducían su exposición al crédito, MicroBank no solo mantuvo su oferta sino que creció en su actividad de manera exponencial, mostrando un comportamiento “contracíclico”, claramente diferencial y propio de un banco diferente al resto.

Los microcréditos concedidos por MicroBank durante sus primeros 10 años de vida han permitido financiar las necesidades de más de 600.000 personas o familias, sin esta financiación muchas de ellas no hubiesen podido hacer frente a determinadas situaciones como atender costes sanitarios, gastos del hogar u otros gastos necesarios.

En el caso de los emprendedores, el periodo de crisis añadió un factor adicional: la aparición de una nueva categoría de emprendedores, conocida como “emprendedores por necesidad”, integrada por personas que, ante la dificultad de conseguir un trabajo, se planteaban emprender como última alternativa. Un 23% de nuestros clientes que ha puesto en marcha un proyecto partía de esta situación. Los emprendedores que han recibido un microcrédito durante estos primeros 10 años, manifiestan de manera contundente que los 135.000 proyectos financiados difícilmente hubiesen podido hacerse realidad sin el apoyo de MicroBank: un 56 % de los mismos nos dice que de ningún modo lo habrían conseguido y, el resto, que hubiesen tenido mayores dificultades, hubiesen tardado más o hubiesen reducido el tamaño.

Hay que tener en cuenta que en el 62% de los casos, la contribución del emprendedor al presupuesto familiar supone la mayoría de los ingresos disponibles y que, para las personas empleadas en dichos negocios, generalmente es la única fuente de ingresos de sus familias.

La recuperación económica actual y la situación de los mercados hacen que los bancos incrementen la concesión de crédito, sin embargo, siempre hay el riesgo de que determinados colectivos puedan quedarse al margen y no puedan sumarse a esta mejora.

Por ello en MicroBank vamos adaptando nuestros productos a los colectivos más vulnerables, para que también ellos puedan sumarse a esa tendencia.

Señor Vila, volviendo al tema de los microcréditos, lo que promueven con ellos no puede ser considerado como limosna, ¿estaríamos hablando más de ese proverbio que dice que es mejor “enseñar a pescar que dar pescado”?

En nuestra sociedad hay entidades especializadas en administrar los recursos que, tanto la administración como las entidades privadas, destinan a los colectivos más vulnerables a través de subvenciones o donativos.

Este no es nuestro caso. Nuestra misión es facilitar el acceso a la financiación a aquellos que más lo necesitan y, adicionalmente, a través de la red de Entidades Colaboradoras de MicroBank, ofrecer soporte técnico a aquellos emprendedores que lo requieran para ayudarles a convertir su idea de negocio en un proyecto viable y bien estructurado.

Efectivamente, creo que con el apoyo financiero y técnico que ofrecemos a emprendedores y microempresas estamos contribuyendo a la creación y consolidación de proyectos capaces de generar ingresos y aportar bienestar de manera sostenible.

¿Y favorecen los microcréditos la cohesión social y la reducción delas desigualdades, a través de la generación de empleo?

Ofreciendo microcréditos a las familias con menor nivel de ingresos, reducimos la desigualdad en el acceso a la financiación y contribuimos a la inclusión financiera y crediticia de los colectivos económicamente más vulnerables. Las experiencia de estos 10 años, confirma sin lugar a dudas, que los microcréditos concedidos a emprendedores y microempresas son un instrumento con una notable capacidad transformadora, que no solo contribuyen a la creación y consolidación de pequeños negocios, sino que también impulsan la creación de puestos de trabajo, generando una fuente de ingresos estable tanto para el propio emprendedor como para losempleados de su negocio. Se inicia de esta manera un círculo virtuoso en el que la economía del barrio, del municipio y del país se ve beneficiada por la mejora en el nivel de renta disponible de estas personas.

Según los datos del estudio de impacto de ESADE, el 77% de los negocios abiertos con la ayuda del microcrédito sobreviven, ¿qué significa esto para MicroBank?

Se trata de una cifra que es muy superior a la tasa de supervivencia media de las nuevas empresas en España y, en nuestra opinión, demuestra varias cosas: el acierto en la selección por parte de los gestores de CaixaBank de los emprendedores más capacitados y los proyectos más viables, el valor añadido que aporta a muchos de los proyectos el apoyo técnico prestado por las Entidades Colaboradoras y, sin duda alguna, el impacto favorable que tiene poder acceder al crédito en condiciones competitivas en el funcionamiento de los nuevos negocios y su capacidad para prosperar de manera sostenible.

Para nosotros es una de las cifras que refleja de manera más tangible el impacto diferencial que genera la actividad de MicroBank.

Buy and Hold: “Google o Facebook a un PER 20/21 no son empresas caras”