sábado, 17 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Economía

El aumento de temperatura perjudicaría a las economías del sur

El FMI recoge que, si bien la mayor parte de las economías resultarían dañadas, los estados más al norte podrían verse beneficiados de un aumento de la temperatura

08 de mayo de 2019. 00:00h Mario Talavera
  • Image

Hace apenas unas horas la ONU, en palabras de su secretario general António Guterres, alertó de las consecuencias de dejar que el cambio climático se siga produciendo sin reaccionar. “No es demasiado tarde, pero estamos acercándonos al momento en que será irreversible”, explicó Gutierres.

Es “absolutamente esencial no ir más allá porque los impactos en el mundo serán catastróficos”. Entre ellos, se encuentran la desaparición de un millón de especies entre animales y vegetales. En particular, la ONU señaló a África, donde más se sufrirá el “impacto negativo” del que habla Guterres.

En París en 2015 se alcanzó el compromiso de evitar que la temperatura aumentara por encima de los 2ºC y dejarlo en 1,5ºC. Sin embargo, el Acuerdo París recoge medidas que mitigarían el aumento a 3ºC. Para que el incremento sea de 2ºC deberían reducirse en un tercio las emisiones hasta 2030.

Por su parte, el FMI no se queda en el aumento de 1,5ºC, que sería el mejor escenario que proyecta la ONU. Analiza el impacto que puede tener un aumento la temperatura de 1ºC en el mundo. El organismo que dirige Christine Lagarde, quien señala el cambio climático como “el gran reto existencial de nuestro tiempo”, coincide con la visión de la ONU: África será el continente donde más se sufrirá el cambio climático. Además de la Cuna de la Humanidad, el FMI pone el punto de mira en el hemisferio sur, con especial foco en América Central y del Sur, Oriente Medio, India y Oceanía.

Según el FMI, el crecimiento del PIB per cápita en los países con clima cálido está limitado por las temperaturas altas. Esto se debe a la incidencia de los shocks meteorológicos, que serían menos frecuentes pero más intensos, lo que provoca que los desastres naturales sean más numerosos.

En todo caso, el organismo internacional sugiere que el aumento de la temperatura tiene efectos desiguales según el país. “En países donde la temperatura promedio es elevada, su aumento reduce el ritmo de actividad económica, pero en países con clima mucho más frío esto tiene el efecto contrario”, concluye el FMI. Esa conclusión se refleja en el mapa adjunto elaborado por la organización financiera.

El resumen es que en las economías emergentes, con un clima “mucho más cálido”, el aumento de la temperatura “reduce apreciablemente el crecimiento del PIB per cápita”. La reducción de esa variable alcanza los 0,9 puntos en un país emergente medio. Hay que tener en cuenta que aunque los países más vulnerables generan la quinta parte del PIB mundial, cobijan el 60% de la población mundial, un porcentaje que se elevará al 75% a finales de siglo.

Por el contrario, se puede observar una aceleración de la actividad económica en las regiones más frías. Estas corresponderían a Canadá, Alaska, Groenlandia, Rusia, y las zonas altas de China, en la cordillera del Himalaya. Hay que señalar que el análisis del FMI solo refleja el impacto del aumento de temperatura, sin reparar en que la subida del nivel del mar o los posibles conflictos sociales derivados de hambrunas y epidemias pueden equilibrar las consecuencias adversas entre países más y menos desarrollados.