martes, 17 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Economía

El bienestar de los empleados y fidelizar el talento, las urgencias del sector financiero

Al igual que los bancos actualmente se centran en la experiencia de cliente y le colocan en el centro de su atención, lo mismo debe ocurrir con los integrantes de las plantillas

14 de agosto de 2019. 08:45h Alexandra Gheorghiu
  • El bienestar de los empleados y fidelizar el talento, las urgencias del sector financiero

Tras algo más de una década del inicio de la crisis económica que azotó España, en la actualidad continúan viéndose sus efectos. Uno de los más visibles es el paro y la precarización del empleo además de la pérdida del prestigio del sector financiero, entre otros. De hecho, el informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) arroja que la banca española goza de buena salud, sin embargo, subsanar el déficit reputacional continúa siendo uno de los retos ya que la sociedad continúa teniendo en mente hechos pasados como las cláusulas suelos, el rescate bancario, etc, que han deteriorado su prestigio. En este sentido, las entidades buscan recuperar la confianza de sus empleados, así como la imagen que las había caracterizado.

Este sector se encuentra inmerso en plena transformación tanto en sus estructuras como en su capital humano, unos cambios que no solamente están promovidos por las constantes fusiones y adquisiciones que llevan a cabo las entidades son también por la reducción de personal en los años más crudos de la recesión. Además, la transformación digital supone una reinvención del modelo tradicional de banca hacia uno automatizado y digital que implica recortes en el número de oficinas y, por tanto, en empleo. En este sentido, la desconfianza, el estrés o la incertidumbre se instala en las plantillas. Por ello, ¿de qué manera se puede cuidar el bienestar de los empleados y favorecer su vínculo e implicación con la empresa?

Al igual que los bancos actualmente se centran en la experiencia de cliente y le colocan en el centro de su atención, lo mismo debe ocurrir con los integrantes de las plantillas según señalan desde Randstad, creando employee experience, o lo que es lo mismo, una buena experiencia del empleado. "Los trabajadores somos una pieza clave, dado que somos los que tenemos el trato diario con el cliente, los que damos la cara en cualquier circunstancia", señala a DIRIGENTES Luis José Rodríguez Alfayete, Presidente de la organización sindical Fine. En este sentido añade que "la crisis nos ha golpeado por partida doble, como empleados y como personas, ya que además de sufrir directamente los efectos de los recortes laborales en el sector, tenemos las mismas preocupaciones e inquietudes que cualquier otro ciudadano".

El bienestar de los empleados y fidelizar el talento, las urgencias del sector financiero

En este contexto de incertidumbre es importante que las corporaciones en las que trabajan estos profesionales tomen acciones para que se sientan cómodos en el desarrollo de su actividad, además de fidelizar el talento. Rodríguez Alfayete apunta a que lo primero es el respecto, la seguridad en el puesto de trabajo además del apoyo de sus superiores en situaciones complejas y disponer de recursos suficientes.

Otro punto que destaca es "conciliar nuestra vida familiar con la vida laboral porque, como demostró la encuesta que realizamos en Fine sobre 'Conciliación, clima y seguridad laboral', el 69% se ve obligado a alargar su jornada laboral, teniendo que sacrificar la vida familiar". Añade que "la desaparición de más de 90.000 empleos en la última década en el sector, ha conllevado una importante sobrecarga de trabajo que padece el 84% de los empleados, según manifestaron en nuestra encuesta, y que les ha generado problemas de salud como trastornos del sueño, ansiedad o estrés". De hecho, según arroja el estudio 'Empleo Postcrisis en la Banca Española' de Fine, cuantificó en más de diez millones las horas anuales no trabajadas, más de la mitad de ellas por estrés.

Hay un clima generalizado de negatividad entre los profesionales en cuanto a las expectativas de cara a los próximos años. El presidente de Fine señala que "la situación no es muy halagüeña. Desde hace diez años vamos encadenando despidos, EREs, recortes, pérdida de poder adquisitivo, fusiones, cierres de oficinas, desapariciones de entidades... y las perspectivas no nos hacen presagiar que las condiciones laborales vayan a mejorar sustancialmente".

Para mejorar el ambiente laboral en el sector financiero Luis José Rodríguez Alfayete apela a que se motive a los empleados para continuar prestando un servicio excelente a los clientes. "El reconocimiento laboral, mejor trato profesional o facilitar la promoción profesional serían, sin duda, aspectos a impulsar por las empresas. Además, esta conjunción de elementos no sólo es positiva para el personal, también para las compañías ya que influye en la productividad y el rendimiento". Concluye que "lograr estabilidad laboral es uno de los principales retos del personal del sector, así como disponer de los recursos adecuados para desempeñar nuestro trabajo con los mejores resultados posibles".