economia

El fin del estado de alarma dispara las reservas turísticas en junio

El portal para estancias cortas, Weekendesk, concentra casi el 40% de la demanda para este mes

23 DE junio DE 2020. 08:30H Carmen Muñoz

0a3c7c5e3ba86707ed863b93123ce162.jpg

El levantamiento de las restricciones a la movilidad ha coincidido con el inicio de la temporada estival. Si bien todo parecía indicar que se trataba de un verano diferente y, sin duda lo es, los casi cien días que ha durado el estado de alarma han avivado las ganas de vacaciones. Prueba de ello es que la plataforma de escapadas temáticas, Weekendesk, ha detectado que el 39% de las reservas realizadas en los últimos días se concentran en este mes de junio. Cabe recordar que en algunas comunidades autónomas ya se podía viajar por todo el territorio. En este sentido, desde el citado portal comentan que su tráfico web se ha disparado un 419%. 

También es destacable el aumento para los meses de julio y agosto del viajero que recurre a Weekendesk, con estancias por encima de los tres días y con un gasto medio de 245 euros, un 20% más elevado de lo habitual.  

En cuanto al punto de partida, los madrileños, catalanes y valencianos son los que más ganas muestran de viajar, preferiblemente a destinos catalogados como la ‘España verde’, entre los que se encuentran Galicia y Asturias. No obstante, también existe interés por la zona costera del Mediterráneo. DIRIGENTES charla con la directora de operaciones de la compañía, Brigitte Hidalgo, para hablar sobre el turismo que viene este verano. 

¿Cómo van a ser los viajes en esta nueva normalidad?

Para nosotros está siendo un continuo aprendizaje. Han cambiado bastante las cosas. Este parón de tres meses ha afectado a nivel global. Francia ha sido el país que más rápido ha mostrado indicios de recuperación. La desescalada ha sido más rápida y ha habido una mayor precisión en cuanto a cómo y dónde podían viajar. Lo mismo ha ocurrido en Bélgica. En ambos países estamos en niveles muy cercanos a los alcanzados en 2019.

En España, hasta una semana antes de levantarse el estado de alarma no se había apreciado esta subida, aunque es cierto que ha comenzado a detectarse un incremento del ritmo de las reservas de manera progresiva. Lo que sí apreciamos son tendencias diferentes. El viajero busca flexibilidad de cancelación y modificación. Anteriormente había mucha oferta no reembolsable. Ahora quiere saber con certeza si puede anular en caso de rebrote y le puedan devolver el dinero gastado. También se preocupa más por las medidas sociosanitarias. Si bien hace un mes buscaba destinos poco masificados, ahora no renuncia a la playa. 

Hay determinadas zonas más frecuentadas por españoles y son las que se están empezado a llenar un poco más. Los hoteles van a intentar aprovechar esta demanda existente, ya que no todo el mundo se va a animar a coger un avión, en el que también influye el tema económico. El filtro del precio se está utilizando un 30% más con respecto a otras épocas. El cliente español va a salir tocado de esta crisis y no hay que olvidarse de este aspecto. 

¿Cuáles son las zonas con más tirón?

Claramente el turismo de interior. Sin embargo, ha impactado menos en Castilla-La Mancha y Castilla y León que, junto a la Comunidad de Madrid han sido las zonas más afectadas por el coronavirus. En cambio, la denominada ‘España verde’ ha repuntado en ventas, hasta el punto de que hace un mes era el destino más solicitado para la temporada estival. En los momentos más duros del confinamiento, Galicia se ha posicionado mucho. En términos generales, los destinos rurales y vinculados a la naturaleza y menos masificados pueden hacer una buena temporada.


¿De dónde provienen la mayoría de las reservas?

Madrid y Cataluña concentran el 60% del origen del tráfico, seguido de Valencia, Bilbao y Sevilla. En las dos primeras ciudades los usuarios han mirado mucho, pero no han comenzado a comprar hasta hace un par de días. La causa radica en que si bien sabían que desde el inicio del verano ya se podrían desplazar por toda España, al ser las regiones más impactadas no contaban con la garantía total de que fuera a ser así. 

¿Se ha reducido el ticket medio de las reservas?

Al contrario, ha aumentado porque se están planeando escapadas un poco más largas. La estancia media ha crecido entre un 20% y un 30% con respecto al año pasado. Si miramos el precio por noche, la tendencia es similar. La gran mayoría de las reservas oscilan entre los 50 y los 60 euros. Entiendo que esto se ha producido por dos variables. La primera es que tras el confinamiento, la gente tiene ganas de salir más tiempo. Por otro, el cliente está acostumbrado a irse unos días de viaje, pero ahora sus vacaciones van a ser escapadas y, por tanto, intenta alargar un poco más. La gente prefiere quedarse más tiempo y que, a su vez, el precio por noche no sea muy elevado. 

¿Cómo encara la compañía este semestre?

Estimamos un verano en caída en comparación con el ejercicio anterior, con un descenso medio de entre 30% y el 40%. Francia nos ha sorprendido por su evolución. Esperamos una recuperación paulatina a partir del mes de octubre, sin tener en cuenta un rebrote. Hemos reubicado y reorientado los esfuerzos de todos nuestros equipos a destinos muy específicos. Nuestra previsión es pasar el tercer trimestre más complicado e ir recuperando poco a poco de manera paulatina hasta el cuarto trimestre. Nos gustaría acabar 2020 igual, e incluso, un poco mejor. Nuestro año fiscal es diferente porque va a caballo entre dos años, pero somos optimistas en cuanto a la recuperación, siempre que no haya un nuevo brote.  

Spainsif: "Los planes de pensiones han sido la punta de lanza de la Inversión Sostenible en España"